Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

En analítica web suelen utilizarse bastante los mapas de calor para medir ciertas áreas de los sitios web. Pero, ¿a qué llamamos mapa de calor? ¿en qué consiste? Hoy te lo explicamos.

Los mapas de calor o heatmaps

Un mapa de calor es un tipo de gráfico que muestra los resultados de mediciones (habitualmente interacciones en una web) mediante zonas de distintos colores 

Por ejemplo, si medimos en una web el número de clics o las zonas por donde pasa más el puntero del ratón, obtendremos un mapa de calor con ciertas áreas resaltadas en colores cálidos en aquellas zonas que atraen una mayor atención del usuario.

Su representación suele ser la siguiente:

  • colores rojo, naranja y amarillo en las zonas de mayor interés.
  • colores fríos como los verdes, azules o turquesas para las zonas con peores resultados

 Generalmente los heatmaps necesitan de una muestra amplia de datos, y su objetivo principal es obtener datos útiles del comportamiento de los usuarios de nuestra web. Este medio de analítica permite por tanto evaluar la visibilidad de ciertos espacios de nuestro site, y poder así mejorarlo y darle un enfoque más personalizado pensado para el usuario.

Lo cierto es que este tipo de gráficos no son algo propio de la era digital. El origen de los mapas de calor proviene de la llamada técnica “eye tracking”, utilizada en psicología y marketing para detectar dónde se posa la mirada de un individuo al ver una imagen o un texto.

Tipos de mapas de calor

Podemos identificar tres grandes clases de mapas de calor o heatmaps según su uso en marketing digital:

  • Mapas de clics. Representan las zonas donde los usuarios hacen clic mayor número de veces. Suelen ser los tipos de mapas más fiables, ya que se basan en acciones concretas, no en el simple paso del ratón en pantalla.
  • Mapas de movimiento de ratón. Son los mapas que registran el paso del ratón por pantalla, y miden así las zonas de la web con más actividad.
  • Mapas de scroll. Utilizadas en páginas únicas con scroll, detectan qué puntos del sitio web son los que reciben mayor atención por parte de la audiencia.

Objetivos de los heatmaps

Como antes adelantábamos, los mapas de calor o heatmaps se utilizan en analítica web. Pero veamos de una forma más precisa los principales objetivos de la utilización de este tipo de gráficos.

Conocer los espacios o elementos más visibles de nuestra web

Los mapas de calor nos dan toda la información acerca de los distintos elementos de nuestro espacio web. Si queremos por ejemplo, resaltar una sección determinada de nuestro site, los heatmaps pueden darnos datos sobre los puntos calientes del mismo, para poder ubicar esa sección en el sitio de mayor visibilidad.

Medir los sitios más propicios de nuestra web para poner publicidad

Relacionado con el anterior, el mapa de calor puede orientarnos sobre los sitios más favorables de nuestra web para poner anuncios. Por lo general, los puntos calientes o lugares de mayor atención no son los más recomendables para destinarlos a publicidad, ya que despistarían sobre el propio contenido de la web

Detectar fallos en nuestra web

En lo que a diseño se refiere, un mapa de calor puede también orientarnos sobre la disposición de los elementos gráficos. Por ejemplo, si la combinación de imagen-texto que utilizamos es la correcta (si los puntos de mayor atención se centran en las imágenes, quizás deberíamos cambiarlas por otras en favor de la atención al contenido escrito).  

 

Imagen: ShutterStock

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram