Facebooktwitterlinkedin

Después de la última recesión, las empresas han empezado a tomarse las finanzas aún más en serio. Ahora se atribuye una gran importancia a la realización de controles exhaustivos de las finanzas para usar los datos obtenidos en la toma de decisiones en la compañía. Un trabajo tan esencial tiene que hacerlo un especialista, por eso se creó la posición del Controller financiero.

¿Quieres saber más sobre su papel en la empresa? A continuación te explicamos qué es y cuáles son las principales funciones del controller financiero.

Qué es un controller financiero

En términos generales, el controller financiero es el responsable del control de las finanzas de la empresa. Funciona como un puente entre diversos departamentos, como contabilidad y dirección. El suyo es un papel muy beneficioso para la empresa porque permite hacer seguimientos detallados del progreso de los proyectos y sus resultados. Además el controller analiza esos datos para desarrollar planes de mejora y diseñar estrategias para evitar situaciones de crisis.

Anteriormente los sistemas de control se centraban exclusivamente en la contabilidad de costes y no tenían en cuenta la planificación. Ahora se le da mucha más importancia al control y la previsión. Esto hace que el puesto del controller financiero sea imprescindible para crear planes de control sobre los diversos proyectos de la empresa que permitan hacer un seguimiento de los costes de la compañía teniendo en cuenta el presupuesto, las previsiones y los resultados en cada caso. 

Las principales funciones del controller financiero

Por encima de todo, el controller financiero se encarga de la información financiera de la empresa para asegurarse de que sea exacta y esté actualizada. Así se pueden evitar situaciones de crisis, inseguridad y desequilibrio

Para cumplir con esa responsabilidad, un controller financiero diseña planes para controlar la gestión financiera de la empresa y elabora presupuestos anuales. Esto incluye la coordinación de auditorías internas y creación de informes para los directivos para informar de la situación actual y apoyar en la toma de decisiones. Debe analizar las decisiones estratégicas de la compañía en torno a nuevos productos, optimización de los recursos o inversiones, realizando a la vez un control de riesgos, para actuar conforme a los resultados. Se encarga además de comunicar a accionistas, auditores y otros agentes externos, aspectos claves de las finanzas de la empresa cuando sea pertinente.

Es importante que el controller tenga en cuenta las tendencias sociales, económicas e incluso tecnológicas de su entorno para localizar nuevas oportunidades e introducir mejoras. También se coordina con el controller de gestión: juntos pueden detectar errores en diferentes departamentos y corregirlos. Los objetivos de la compañía tendrán que concordar con el ecosistema económico de cada momento y ajustarse a los presupuestos establecidos por el controller financiero. 

La productividad de los empleados también es de su incumbencia. Es imprescindible que preste atención a los procedimientos de trabajo y supervise su correcto cumplimiento o diseñe alternativas en el caso de detectar áreas de mejora.

En definitiva el trabajo del controller financiero consiste en “analizar el pasado, gestionar el presente y mejorar el futuro,” según la Asociación Española de Controllers, .

El papel del controller financiero en la gestión de proyectos

Cómo se realiza una evaluación de proyectos en el sector financiero

Antes de empezar un proyecto, el controller desarrolla los planes de control y establece previsiones. Cualquier error que ocurra en esta fase afectará a las siguientes, por lo tanto este es un paso muy importante a la vez que delicado. Un buen trabajo de planificación marcará el tono para el resto del proyecto y puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso.

Mientras el proyecto está en curso, el controller debe comprueba y verifica el cumplimiento de las previsiones, haciendo un seguimiento de los primeros resultados. Si se produce algún desvío, se pueden tomar decisiones inmediatamente y corregir posibles desajustes.

Una vez ejecutado el proyecto, el controller analiza los resultados y los contrasta con las previsiones. A continuación debe realizar los informes del proyecto, donde deja constancia de los pasos que se han seguido desde la elaboración del plan de control hasta los resultados finales, detallando las previsiones, modificaciones y desvíos que hayan podido tener lugar. Estos informes se directamente a la Dirección o la Gerencia de la compañía, para que actúen conforme la información que contienen.

Para ejercer como profesional en este ámbito es imprescindible complementar tu título universitario con la formación pertinente, como el Master en Controlling de IEBS, con el que obtendrás los conocimientos necesarios para ejercer la profesión de la mano de expertos en activo en el sector.

 

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram