Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

Cada vez son más los sitios web que cuentan con una política de cookies. Así, cuando entramos en una página, nos aparece un mensaje advirtiéndonos que utiliza cookies, y por tanto, si queremos navegar por ella se van a instalar estas cookies en nuestro navegador. Para que el mensaje desaparezca, y podamos seguir navegando con comodidad, debemos aceptarlo. ¿Pero… qué son y para qué sirven las cookies?

Qué son las cookies y para qué sirven

Tal y como te explicamos en Qué son las cookies, consisten en pequeños archivos pensados para recopilar información que envía un sitio web y que quedan almacenadas en nuestro navegador, cuando navegamos por la página. 

Estos textos encriptados se crean cuando el navegador de un usuario carga una página concreta. Esta página envía información al navegador y se genera el archivo de texto. Cada vez que el usuario regresa a la misma página, el navegador rescata este archivo y lo envía al servidor de la página. También aparecen en una misma página las de otras webs (cookies de terceros) que ofrecen anuncios en la URL que el usuario visita.

Las cookies están pensadas para:

1. Controlar el número de usuarios que navegan por la página

Cuando introducimos nuestro nombre de usuario y contraseña, estos quedan almacenados en una cookie. De esta manera, cada vez que abrimos una página del servidor no tenemos que volver a introducir estos datos. Hay que tener en cuenta, que una cookie no identifica a una persona, sino a un ordenador-navegador-usuario.

2. Obtener información de los hábitos de navegación del usuario

Al sitio web le interesa saber las veces que hemos navegado por su página y la interacción que hemos tenido con ella. Normalmente la política de cookies solo va dirigida a sitios web con fines comerciales, y rara vez la encontraremos en blogs personales.

La importancia de la Política de Cookies

En el caso que nuestro sitio web disponga de cookies, estas deben cumplir con la legislación vigente. Estos serían los pasos que deberías seguir:

1.  Conocer qué tipo de cookies utiliza mi sitio

Para ello, podemos utilizar Editthiscookie para Google Chrome o Firecookie para Mozilla Firefox. Estos sistemas, nos informarán de distintas cosas; qué tipo de cookies tenemos instaladas, los valores que tienen y durante cuánto tiempo se guardan en el ordenador del usuario. Es imprescindible que para su utilización, obtengamos la confirmación del usuario.

2.  Añadir un texto legal

Se debe informar siempre que el sitio web utiliza cookies, quiénes son los propietarios, qué información recogen y qué uso se les da.

3. Implementar técnicamente la solicitud del consentimiento del usuario

Es necesario poner un enlace donde se le informa al usuario que la web utiliza cookies. Después de conocer qué son y para qué sirven las cookies, si nos interesa instalar una política de cookies en nuestro sitio web, podemos hacerlo mediante una programación propia, es decir, modificando el código del sitio web, o instalando alguno de los plugins que se encuentran disponibles.

Y si no lo cumples…

Nota importante, debemos ser conscientes que si no cumplimos con la legislación de las políticas de cookies, podemos afrontar una sanción de hasta 150.000 euros. Además, es imprescindible informar al usuario de la utilización de esta política, así como, tener su consentimiento para poder instalar en su navegador una cookie.

Ester Ribas, Formaldocs.com

Imagen: ShutterStock

Shares