Qué es la identidad visual: claves sobre un elemento fundamental para tu empresa

Construir una identidad visual coherente te ayudará a plasmar visualmente cuál es el concepto y cualidades de un producto o marca.
Imagen que desde un plano cenital muestra una mesa de trabajo en la que una persona, de la que solo se ven las manos, está trabajando en el diseño de un logotipo para su marca, como parte del proceso de construcción de su identidad visual
24 de enero de 2024
Copiar enlace

En un mundo sobresaturado de productos y marcas es muy importante crear una identidad visual que te permita distinguirte de la competencia, para así dejar una huella y mantenerte en la mente del consumidor. Se puede definir la identidad visual como una serie de elementos o características de una marca que la hacen única y diferente del resto, a la vez que reflejan cómo es la empresa y sus valores.

Estos elementos necesitan encajar en conjunto para proporcionar coherencia, consistencia y flexibilidad en los medios en los que se presenta la marca. Todo esto se hace bajo una serie de normativas de uso, que más adelante se materializan en un manual de marca o manual de identidad corporativa. En pocas palabras, la identidad visual consiste en plasmar visualmente cuál es el concepto y cualidades de un producto o marca en general.

Elementos tangibles de una marca

Algunos de los elementos más importantes cuando se quiere desarrollar la identidad visual de una empresa son el logo, la tipografía, la paleta de colores, los materiales de divulgación y los elementos de redes sociales. Estos últimos incluyen imágenes de post, avatar y portadas.

Logo

Esta es la representación visual de la marca, lo que hace que las personas la reconozcan y diferencien del resto. Está compuesta por elementos tipográficos y/o gráficos, que al combinarlos deben expresar un mensaje claro y directo. Un logo bien definido y claro puede promover una tasa de reconocimiento del 80%.

Tipografía

Es necesario definir la fuente tipográfica, así como el tamaño a utilizar para lograr una mejor jerarquización de la información según cada tipo de contenido que se desarrolle. Una misma marca puede tener una tipografía principal o corporativa, para el logo principal, y una tipografía secundaria para otras informaciones que quiera incluir en un formato audiovisual específico.

Paleta de color

Cada color genera respuestas emocionales y asociaciones en los consumidores, comprender la psicología del color es clave. Será necesario definir una paleta de color principal o corporativa, que se use en el logotipo principal de la empresa, y una paleta de color secundaria, que esté basada en la principal pero con pequeñas variaciones. Además de esto, hay que aclarar en qué momento o en qué mensajes se debe usar una u otra.

Extensiones visuales

Estos son elementos gráficos, patrones e iconografías que ayudan al consumidor a reconocer la marca. Aunque estas tienen un uso específico y no todas las marcas las utilizan, las extensiones visuales ayudan a crear lineamientos gráficos específicos para cada tipo de contenido, lo que ayuda a las personas a tener una visión más organizada de la empresa.

Personalidad de la marca y tono de voz

Este elemento se refiere a la forma en que la marca se dirige a su público. A través del tono y la personalidad, se puede apelar mejor a la audiencia objetivo de la marca, si es seria, juvenil o tiene unas características o forma de ser en específico. 

Una pregunta que ayuda a su construcción es imaginar a la marca como una persona y tratar de preguntarse ¿cómo sería?

Proceso de construcción de la identidad visual

La identidad visual no es algo que debe tomarse a la ligera y debe hacerse de forma ordenada a través de diferentes fases:

Fase inicial

  1. Briefing: en esta primera fase se empieza por darle un nombre a la marca, describir las cualidades del producto o servicio, así como definir el sector, público que se persigue y valores corporativos.
  2. Estudio del sector: es importante conocer qué hace o no la competencia para así tener una perspectiva global del sector y conseguir una línea de diferenciación. De los otros competidores se puede estudiar el estilo, líneas, tipografía, tipos de formas y como se dirigen al público.

Etapa creativa

  1. Primeros bocetos: con base en el briefing y la competencia, es hora de comenzar a definir la composición, color y forma del logo. Se pueden crear varios bocetos jugando con las tipografías y demás elementos hasta conseguir una que se adapte a los valores corporativos de la marca.
  2. Selección de ideas: con los bocetos creados se deben perfeccionar los aspectos para ir descartando las propuestas que no se ajusten a los valores de la marca. Lo ideal es quedarse con las propuestas que sean simples, que pueda ajustarse a diferentes tamaños y formas sin perder legibilidad y que sean fácilmente reconocibles por los clientes. 

Fase final

  1. Revisión de la identidad visual: teniendo una propuesta escogida, es hora de retocarla probando diferentes combinaciones de color, aplicaciones en diferentes soportes y demás.
  2. Manual de branding: esta es la mejor forma de definir correctamente las bases y normas de comunicación de la marca que pueden ser usadas tanto por diseñadores internos como por colaboradores externos. 

Ejemplos de marcas con una sólida identidad visual

Spotify

Esta plataforma de música, podcasts y vídeos digitales, se ha basado en una identidad visual con elementos y diseños sencillos, optando por el verde y el negro como colores principales. Así mismo, la marca ha sumado una gran variedad de colores secundarios a su paleta de colores, combinando tonalidades más oscuras con otras más llamativas en busca de una estética alternativa y juvenil. También apuestan por los degradados y por las formas y estética psicodélicas que nos transportan a un mundo alternativo, fresco y divertido. Esto es algo que Spotify transmite muy bien con los diseños de las portadas de sus Wrappeds, por ejemplo. 

Diferentes diseños de las portadas del Wrapped de Spotify

Netflix

Para hacer frente a las diferentes culturas y códigos visuales presentes en cada mercado al que entra se han decantado por un logo de letras que puede ser reconocido por cualquiera. Su paleta de colores son el negro y el rojo con una tipografía que refleja la curvatura de un cinemascopio antiguo, reforzando la asociación entre la marca y la calidad audiovisual.

Así mismo, han logrado convertir su primera letra, la «N» en un icono reconocido que sirve para presentar el inicio de los contenidos de la plataforma. Según la propia Netflix, esta letra «representa conexión y un flujo interminable de historias. Simple e icónica, genera instantáneamente reconocimiento de marca». 

A la izquierda: imagen del símbolo de la N de Netflix en rojo sobre fondo negro. A la derecha: imagen de la ICG completa de la marca

Correos

La imagen de Correos experimentó un rebranding en 2019 que dejó como protagonista absoluto a su símbolo, compuesto por la cornamusa y la corona, eliminando su propio nombre del logotipo. En cuanto a los colores, el amarillo y el azul marino se presentan como tonos brillantes, alegres y con fuerza. Su diseño y estética buscan transmitir sencillez a la par que digitalización, aludiendo a la modernización de una empresa icónica en España con una larga trayectoria a sus espaldas.

imagen corporativa de Correos. Se ve su símbolo (la cornamusa con la corona) en azul oscuro sobre un fondo amarillo

 

Por su parte, la fuente tipográfica es exclusiva de la marca y se llama «Cartero», en honor a sus trabajadores que realizan entregas de cartas y paquetes cada día.

Foto: Depositphotos

 

Otros artículos de

Publicado por

Redactora de Marketing4eCommerce
Redactora de Marketing4eCommerce desde 2022. Soy del país de la arepa, donde me gradué como Licenciada en Comunicación Social (2014).

Suscríbete a M4C

Únete a nuestro canal de Telegram

¡Todo lo que necesitas saber!

Apúntate a nuestra newsletter y recibe gratis en tu correo nuestros mejores artículos sobre eCommerce y marketing digital.