Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

Las nuevas tecnologías en el ámbito de Internet y sus dispositivos de acceso han transformado las estructuras de gobierno y sus servicios, la industria del entretenimiento, la educación, la salud, etc. Somos partícipes de una revolución global en diversos sectores económicos y financieros. Un término que probablemente has escuchado con frecuencia y que de cierta forma resume esta ola de cambios es la economía digital.

La economía digital: ¿qué es?

La economía digital es un sistema financiero en el cual las transacciones monetarias se realizan a través de plataformas digitales. En la mayoría de los países industrializados las transacciones financieras con dinero en efectivo en mano se han reducido dando lugar a las operaciones online.

Forma parte del ecosistema de la economía digital desde el depósito de los salarios directamente en nuestras cuentas de banco, el uso de criptomonedas para hacer pagos online, los negocios que realizan venta de productos a través de Internet (eCommerce, juegos online, SaaS…) hasta las aplicaciones de pago.

Nicholas Negroponte, profesor emérito de la Universidad de Phoenix la define como “el uso de bits en lugar de átomos”. Con un beneficio importante para el consumidor: mayor comodidad para realizar operaciones desde cualquier rincón del planeta y en el momento más adecuado.

Click To Tweet

Entendiendo la economía digital y su impacto en nuestras vidas

Ya es impensable el futuro sin Internet, sin dispositivos móviles, sin las facilidades de la hiperconectividad y el acceso perenne a información online. La mayoría de los gobiernos europeos, en concreto 27 países de los 34 miembros, desarrollan programas de apoyo a las empresas que innovan o emprenden en el ámbito de la economía digital.

La apuesta global ya se ha realizado en esta área y seguirá creciendo como una parcela clara de éxito y cuantiosos beneficios. Según un informe del 2015 de la Organisation for Economic Co-operation and Development (OECD) el sector ha crecido un 30% anual desde 2001.

Nuevas tecnologías y tendencias como el 4G, los coches autónomos, el yo cuantificado (Quantified Self), las barreras de pago en el consumo de noticias (News paywall), el cloud computing, son solo pequeños ejemplos de cómo nuestras vidas.

Los retos principales de la economía digital

Los principales retos que enfrenta hoy la economía digital están relacionados con que el establecimiento de un negocio en este ámbito generalmente tiene asociado costes más reducidos que en otras industrias tradicionales.

El ciclo de vida de los productos y la innovación continua forman parte del ADN de la economía digital. Nos encontramos con pequeñas compañías cuyos recursos son limitados para ser resilientes y entrar con éxito en mercados más competitivos.

La mayoría de los nuevos emprendimientos en la economía digital están abocados al fracaso a menos que crezcan de forma rápida. Y para ello recurren a capital semilla y otras alternativas que se adoptan aún antes de que las empresas tengan la madurez estructural para asumir la expansión.

El mapa estratégico de las empresas digitales carece de coherencia. La profusión de nuevas tecnologías y modelos de negocio aún en ensayo (start-ups) hace difícil crear una proyección a largo plazo que garantice resultados confiables para inversores.

Y eso sin hablar de los problemas de inclusión equitativa en la economía digital. Hay profundas diferencias entre las oportunidades que se ofrecen en ámbitos urbanos y rurales; entre países desarrollados y países en vías de desarrollo.

Con todo y los retos, la economía digital crecerá. Necesita para ello el soporte y la colaboración coordinada con sectores tradicionales. Es una forma eficaz de entender las necesidades de los mercados y darles respuestas.

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram