Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

Surge una nueva polémica en torno a las políticas de privacidad de Facebook en relación a los datos de usuario, ya que se ha revelado un documento que indica que la red social estaría ofreciendo datos a anunciantes para llegar a los adolescentes vulnerables.

La escandalosa polémica en torno a las políticas de privacidad de Facebook

Facebook no solo es el rey de las redes sociales con sus casi 2.000 millones de usuarios, también es uno de los dos principales actores en el mercado de publicidad online, logro compartido con Google. Mark Zuckerberg ha sabido monetizar cada espacio de su plataforma, algo que ha hecho que los ingresos publicitarios trimestrales de la red social hayan alcanzado los 7.158 millones de euros en su último informe de resultados.

Sin embargo, su sistema publicitario se encuentra ahora en entredicho: una investigación del diario australiano The Australian sacó a la luz a principios de este mes un documento oficial y confidencial de parte de Facebook donde la compañía ofrecía a los anunciantes la oportunidad de dirigirse a 6,4 millones de usuarios jóvenes de su plataforma, algunos de ellos de solo 14 años, que estaban pasando por momentos de “vulnerabilidad psicológica”. Los estados de ánimo referidos por el diario serían la desmotivación, inseguridad, estrés, ansiedad y el sentirse fracasados.

Aseguran que Facebook monetiza los estados de ánimo sin permiso de los usuarios

Este documento de 23 páginas se preparó con el objetivo de atraer a potenciales anunciantes, y resaltaba la habilidad de Facebook de dirigir publicidad a un público muy específico, en este caso “jóvenes que necesitaban un aumento de su confianza en sí mismos”.

De acuerdo al informe de The Australian, Facebook había estado monitorizando los mensajes y actividad en internet en tiempo real para poder rastrear estos estados emocionales. Por su parte, Facebook se apresuró a emitir un comunicado donde señala que el artículo es “engañoso” ya que la red social no ofrece herramientas para que los anunciantes puedan captar usuarios basándose en su estado emocional.

Además aclara que el análisis, realizado por un investigador australiano, tenía la intención de ayudar a los publicistas a entender cómo las personas se expresan en Facebook, y que nunca fue utilizado para orientar los anuncios, que se basaron en datos anónimos. Sin embargo el medio online norteamericano Wired asegura que la investigación señaló a dos empleados de Facebook como los creadores de este análisis, y que además, ambos son directivos que conectan a Facebook con agencias de publicidad.

El comunicado finaliza diciendo que “Facebook tiene un protocolo para revisar los estudios que se realizan y esta investigación en particular no lo siguió, por lo que lo revisarán para corregir cualquier negligencia” lo que implica que el estudio no había sido analizado por la compañía previamente.

Facebook continúa envuelta en la polémica

Para los investigadores de las redes sociales como para los defensores de la privacidad, las políticas de privacidad de Facebook no se ajusta a la Ley de protección de privacidad contra los niños, que en Estados Unidos prohíbe a las compañías recopilar datos sobre menores de edad, así como evitar las prácticas engañosas de las empresas.

Esta fuga llega en un momento crucial en su campaña por lograr directrices más estrictas, y no es un tema nuevo, ya que la Unión Europea ha tenido varios desencuentros por la privacidad de datos de Facebook, el Grupo de Contacto (la alianza para las Autoridades de Protección de datos) instaron a la compañía a cesar el rastreo de datos de los internautas que no eran usuarios de la red social por medio de las cookies y de los plugins sociales.

Imagen: Shutterstock.com

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram