Tiempo de lectura: 6 minutos
Shares

La norma no es nueva. Jeff Bezos no usa PowerPoint y desde hace varios años, en la reuniones ejecutivas de Amazon, el uso de presentaciones PPT está vetado. Al igual que en otros entornos directivos, de aprendizaje o de toma de decisiones, la prohibición responde a la necesidad de conectar con los asistentes, de fomentar el debate y de lograr una comunicación eficaz.

No, Jeff Bezos no usa PowerPoints, tampoco en 2018

Jeff Bezos no usa PowerPoint porque no quiere que las reuniones de su compañía se conviertan en un monólogo sin fin basado en una sucesión de slides capaz de desconectar el cerebro del público. Al contrario, busca una audiencia activa, capaz de comprometer al ponente y de estimular la discusión.

Según su experiencia, los PPT ahorran información esencial y pasan por alto el contexto necesario para transmitir información de calidad, analizar en profundidad un asunto, asimilar ideas clave y comprender mejor cada nueva propuesta.

Si el objetivo es estimular la innovación, nuevos negocios o mejores tomas de decisión (y más rápidas) por parte de su equipo directivo, la solución no pasa por una simple presentación de diapositivas donde queda mucho por resolver. En Amazon, la solución es narrativa.

Historia de Jeff Bezos: el niño prodigio que sueña con llevar a Amazon a la Luna 

“No powerpoint presentations from now on”

Para el fundador de Amazon, el PowerPoint es una pérdida de tiempo. “Pone las cosas más fáciles al orador pero más complicadas al asistente”. Por eso, en 2003, decidió implantar su propio estilo, un método que hizo oficial un año más tarde a través de un email cuyo asunto no dejaba lugar a dudas: “No powerpoint presentations from now on at Steam”.

En ese correo dirigido al equipo de líderes senior de la compañía les explicaba porqué a partir de ese momento, cada vez que quisieran hacer una propuesta o presentar una idea para analizar, deberían evitar un PPT con conceptos sueltos.

Y si Jeff Bezos no usa PowerPoint, ¿cuál es su alternativa?

El mismo reconoce que su elección resulta extraña. Se trata de un documento similar al memorando en el que cada ejecutivo o equipo responsable de liderar una reunión tiene que desarrollar su propuesta, exponer sus argumentos y crear un texto narrativo bien estructurado.

Jeff Bezos habla de ‘choque cultural’ para explicar la sorpresa de los nuevos ejecutivos de la compañía en sus primeras reuniones. Acostumbrados a fijar la vista en una serie de diapositivas para dejar volar a imaginación, se encuentran, de repente, con una nota de seis páginas (como máximo) que resume la esencia de lo que se va a presentar.

Los memos se leen en la sala. De esta forma se asegura de que todo el mundo ‘estudie’ el contenido y no simplemente finja haberlo hecho. “Todos se sientan en silencio durante 30 minutos para leer el memorando estructurado narrativamente con oraciones reales, con verbos y sustantivos temáticos”.

Superado ese tiempo, el equipo está listo para debatir a fondo el asunto y el presentador de la iniciativa preparado para responder a las preguntas que puedan hacerle sus compañeros.

Cómo sobrevivir a un elevator pitch: 5 consejos para una gran presentación

Narrativa Vs bullet points

Bezos defiende que esta práctica favorece un análisis más profundo y concienzudo del tema que se expone, y transmite más mensajes que una relación simple de ideas dispersas en una pantalla.

Es un ejercicio exigente porque obliga a los autores a escoger bien cada palabra, ya que no contarán con material gráfico o audiovisual de apoyo; lo que supone, al mismo tiempo, un estímulo y un desafío para pensar mejor y comprender qué elementos son más importantes en términos de argumentación.

Lo explicaba en el mensaje original a sus trabajadores, en 2004, y lo recuerda en la carta anual de 2018 a los accionistas de la empresa. Los memorandos ayudan a crear contexto, a preparar la reunión para un debate de gran calidad y a comunicar de forma más efectiva. Pero escribir un memo brillante y reflexivo requiere tiempo, esfuerzo y dominar el tema que se quiere discutir.

“Un memorando de alto nivel de seis páginas no se puede escribir en unas pocas horas, ni siquiera en uno o dos días. Se necesita una semana o más. Los grandes memos se escriben y se vuelven a escribir, se comparten con colegas a los que se les pide que mejoren el trabajo, se guardan un par de días y se vuelven a editar con la mente fresca”.

5 ventajas de los memorandos según Bezos

1. Silencio: los directivos de Amazon empiezan sus reuniones en silencio. Todos están obligados a leer y a concentrarse en el contenido del memo.

2. Análisis: los asistentes tienen libertad para optimizar la lectura. Pueden tomar notas o seguir su propio método a la hora de examinar y asimilar la información que recoge el documento.

3. Enfoque: el objetivo del memorando, los datos y las razones que contiene motivan una discusión centrada en la propuesta, en los propios argumentos y en el análisis de su puesta en marcha.

4. Precisión y claridad. La información compartida favorece un debate de calidad, un intercambio de preguntas cada vez más agudas, convirtiendo la reunión en un desafío intelectual para todo el equipo.

5. Calidad: los presentadores comparten información esencial para crear contexto, comunicar sus pensamientos y consolidar sus proyectos, por lo que conviene estudiar a fondo el informe.

3 razones por las que la narrativa es mucho mejor que los PPT según Bezos

1. Nuestro cerebro está cableado para la narrativa

La habilidad de contar, de intercambiar historias es inherente al ser humano. Sirva de ejemplo la importancia de la tradición oral, cuyos relatos fueron desde siempre fuente de instrucción, advertencia e inspiración. Procesamos el mundo mediante estructuras narrativas, hablamos siguiendo esas estructuras y, en clave de liderazgo, las personas retenemos más información y de manera más efectiva cuando se nos presenta en forma de historia.

2. Las historias son persuasivas

Combinan carácter, razón y emoción. Una fórmula que también funciona en el mundo de los negocios si lo que se busca es transmitir una idea y hacer que cale. Lo dice un fanático confeso de las anécdotas en el trabajo. En el Foro de Liderazgo celebrado en primavera en el Centro Bush de Dallas Jeff Bezos explicó que, a menudo, las anécdotas de los clientes son más persuasivas que los datos. “Me di cuenta de que cuando las historias y las métricas no coinciden, las historias suelen ser correctas”. Por lo que la lógica de los datos debe estar en consonancia con la narrativa para que el negocio prospere.

3. Los bullet points son siempre menos efectivos que un relato

El cerebro no está preparado para retener información estructurada en forma de viñeta dentro de una diapositiva. Los puntos clave no inspiran, tampoco un texto proyectado sobre una pantalla. Pero las historias ayudan a comunicar ideas.

Esta es la experiencia que comparte desde hace tres lustros el fundador de Amazon en sus discursos públicos y en sus cartas abiertas a colaboradores, empleados y accionistas. Una práctica que gana cada vez más adeptos en universidades, centros de investigación y grandes multinacionales. Jeff Bezos no usa PowerPoint y no es el único. Tampoco Sundar Pichai (Google), Elon Musk (Tesla) o Richard Branson (Virgin).

 

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram