Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

Los procesos de automatización dentro del email marketing han crecido en importancia para la agenda de los profesionales y agencias; te sorprenderá saber que la automatización del email marketing, así como personalización y la optimización móvil de newsletters son 3 de los puntos clave para los profesionales del email marketing en el 2017 según el 2017 Email Marketing Industry Census, estudio publicado en abril de este año por Econsultancy y Adestra.

Y es que para más de uno, las newsletters automatizadas se han vuelto herramientas indispensables tanto en los procesos de educación a los suscriptores como en el envío de mensajes orientados hacia la compra o consumo. 

Te lo digo yo: si aún no has analizado el beneficio de las newsletters automatizadas dentro de tu estrategia de email marketing, corres el riesgo de que tu negocio o marca queden rezagadas respecto a tu competencia en un futuro nada lejano.

El reto de las newsletters automatizadas

Si hasta aquí te he convencido de hacer uso de las newsletters automatizadas, te felicito; ya diste el primer paso y es mostrar interés por el tema. Ahora toca que comprendas qué es lo que hay que hacer previo a montarte con un flujo de newsletters en “modo automation“.

1.Objetivo

Lo primero que deberás tener en cuenta es el objetivo y tema sobre el cual se enfocará tu flujo de newsletters. Para darte un ejemplo del email marketing en el sector de automoción los procesos de decisión de compra de una persona son normalmente largos (pueden pasar semanas o meses para que el usuario se decida por una prueba de conducción), por lo que el intervalo del proceso de decisión se vuelve un pretexto perfecto para ir lanzando un flujo de newsletters automatizadas, programadas de tal modo que vayan educando al usuario, que, a priori, se puede convertir en un consumidor.

2.Frecuencia

Aunado al punto anterior, tienes que decidir la periodicidad entre cada envío, así como el factor o comportamiento previo que hace que una newsletter se envíe al usuario. Basándome en el ejemplo de la automoción, si cojo un intervalo de 3 meses como el proceso de educación al usuario, mi ideal (y es sólo una recomendación) sería enviar en modo automatizado una newsletter una semana después de agregado o suscrito el usuario a la base de datos, para que éste después reciba otra newsletter 2 semanas después de abierto el primer correo, y así consecutivamente hasta alcanzar 3 meses calendario a partir de la suscripción.

3.Mejora continua

Por último, considera que en el mismo proceso de envíos descubrirás algunos puntos de mejora, por lo que desde el mismo momento de la planificación de tus flujos de newsletters debes considerar que tus procesos deben poder ser sujetos a modificaciones.

¿Cuál es tu experiencia con los envíos de newsletters automatizadas? Aquí (y en Mittum) estaré atento a tus comentarios y tus dudas, ¡Ánimo!

Shares