Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

Reconozcámoslo: A pesar de que Amazon es ya una empresa asentada en gran parte del mundo desarrollado, su modelo de negocio y sus, digamos, agresivos hábitos de negocio, siguen causando todo tipo de alergias y pruritos allá donde decide llevar a cabo sus actividades. Incluso en regiones tan maduras a nivel de eCommerce como Europa. Las pasadas Navidades fue Alemania la protagonista, a causa de una sucesión de conflictos de la empresa de Jeff Bezos con libreros, editores y, finalmente, incluso sus propios trabajadores, que amenazaron con llevar a cabo una huelga. Ahora, el campo de batalla europeo de Amazon se traslada a Francia y el arma definitiva de Jeff Bezos es… un céntimo.

Round 1: Amazon Vs Hachette

La relación conflictiva de Amazon con el país galo se intensificó hace unas semanas, cuando Hachette, un gigante del sector editorial europeo, se negó a seguir accediendo a la agresiva política de descuentos (y consiguiente reducción de márgenes) que Amazon exige a los editores para poner a la venta sus productos en su plataforma.

La reacción del gigante del comercio online no se hizo esperar, decidiendo suprimir el botón de “encargar por adelantado con un solo clic” de los libros de Hachette, e imponiendo plazos de entrega de “tres a cinco semanas” en la venta de sus eBooks, lo que implica una sentencia de muerte para dichos libros electrónicos.

Round 2: Amazon Vs Libreros y Gobierno francés

“Hoy todo el mundo está harto de Amazon, una compañía que, por su práctica de dumping, tira abajo los precios con el fin de penetrar en los mercados para después, una vez en una posición de cuasimonopolio, hacer que los precios vuelvan a subir”  (Aurélie Filippetti, ministra de Cultura francesa)

Como puedes ver, no sólo Hachette está molesta con la forma de operar que Amazon está desarrollando en el país vecino.  El pasado 25 de junio, y tras las contínuas quejas recibidas por parte del gremio local de libreros, el Gobierno francés dio el visto bueno a una ley que prohibirá a los distribuidores de libros a través de Internet (Amazon controla el 70% de ese mercado) aplicar rebajas por debajo del precio fijo de las librerías y ofrecer a la vez gastos de envíos gratuitos a sus clientes.

Con Amazon afectada directamente por esta ley, ayer conocíamos que, tras su entrada en vigor el día 8 de julio, el gigante del eCommerce ha anunciado una medida tan ocurrente como efectiva para esquivarla: Amazon cambia sus gastos de envío gratuitos en Francia por… gastos de envío a un sólo céntimo. 

Sin poder prever cuál será la reacción del gobierno galo ante esta decisión de Amazon, lo que parece probable es que las hostilidades entre compañía y país continúen en las próximas semanas, con los clientes de eCommerce galos como espectadores de excepción.

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram