Los 3 latigazos de la crisis de suministros: Covid, colapso y dependencia de China

La dependencia de China para la producción, el encarecimiento de la energía y los problemas en el transporte pronostican un 2022 complicado.
26 de noviembre, de 2021
Copiar enlace

Precios de transporte y de materias primas que se disparan, retrasos en los envíos internacionales, los principales puertos del mundo colapsados… y para colmo, el sofá que me tenía que llegar en septiembre se retrasa casi 2 meses como consecuencia de este fatal aletear de la mariposa del supply chain. Se está produciendo un bullwhip effect o efecto látigo: cuánto más larga es la cadena de suministros, más grande es el golpe. Y cuanto más largo es el látigo, más duele.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

En primer lugar, hay un problema que viene desde hace tres décadas. China se ha convertido en la fábrica de Occidente y los precios han subido porque no hay una alternativa real a poder fabricar tales volúmenes en otro lugar del mundo. ¿Miramos hacia África? Adivina quién la ha comprado para llevarse ahí la fiesta productiva.

Pero esas fábricas no se mueven si no están provistas de energía. China se enfrenta en 2021 a una presión cada vez mayor para aumentar las importaciones de carbón y garantizar suministros para mantener las luces encendidas, las fábricas abiertas y el agua fluyendo mientras una severa crisis de energía sacude el corazón industrial del noreste del país. Ciudades como Shenyang y Dalian, hogar de más de 13 millones de personas, se han visto afectadas, con interrupciones en las fábricas propiedad de proveedores de empresas como Apple y Tesla. Jilin es una de las más de 10 provincias obligadas a racionar la energía a medida que los generadores sienten el calor de los altos precios del carbón que no pueden transmitir a los consumidores.

Goldman Sachs estima que hasta un 44% de la actividad industrial de China se ha visto afectada por la escasez de energía, lo que podría causar una disminución del 1% en el crecimiento anualizado del PIB en el tercer trimestre y una caída de dos puntos porcentuales de octubre a diciembre.

Otros afectados son, ahora que está tan caliente el tema, los agregadores de FBA, que pagan sumas millonarias por comprar sellers que fabrican en China. La tormenta actual pone en peligro el horizonte temporal del retorno de la inversión (aquí un interesante hilo de Twitter).

OK, ya tenemos 2 grandes problemas identificados: gran dependencia de un polo de producción y encarecimiento de la energía que mueven las fábricas.

Otra gran causa es la fragilidad de la cadena de suministro global. Pongámoslo así: si hay un retraso de A a B, entonces C saldrá más tarde. El mundo “se paró” durante varios meses. No se hablaba de que hubiera una crisis global porque inmediatamente la comparábamos con la crisis financiera del 2008, lo que más reciente teníamos, que se basaba en un problema estructural que olía a chamusquina. Simplemente, lo del covid era un parón, no un problema de deuda.

Sin embargo, el efecto se está notando en el mediano plazo: toda la cadena de suministros se ve afectada por un primer descenso de la demanda mundial durante marzo-junio del 2020. ¿Para qué voy a seguir cultivando soja si nadie demanda? ¿o fabricando componentes electrónicos? La fabricación se ralentiza y no está preparada para el repunte de consumo que vuelve a haber a finales de año, cuando se relajan las restricciones y los consumidores (que han ahorrado todo ese tiempo) reactivan la billetera. Un ejemplo: IKEA subirá sus famosos precios bajos en 2022 precisamente por este desajuste de oferta y demanda, por su incapacidad de satisfacer el pico de consumo de mundial madera (que está en su punto más alto desde 2008) post-covid y por el transporte.

La última gran causa, el transporte. Los flujos marítimos también se ralentizaron con el covid: las líneas y rutas principales entre Asia y Occidente se llenan de barcos con contenedores vacíos. La situación en los principales puertos de Estados Unidos sigue siendo crítica, especialmente en los puertos de Long Beach y Los Ángeles. Esta situación ha generado reacciones en cadena con la administración Biden ordenando a las terminales operar 24 horas con el fin de desbloquear los cuellos de botella en puestos estadounidenses.

El desajuste ha sido de tal calibre, que se producen auténticas subastas al mejor postor para llenar el espacio en los barcos. Martillazo. Los 1.200$ que costaba traer un contenedor de 40 pies (estándar en la industria) desde Shanghái al puerto de Barcelona en 2019, se empezaron a disparar en agosto del 2020 hasta los actuales 10.000$ ¡Hoy resulta 10 veces más caro fletar un barco que hace 2 años!.

Y para terminar de ponerle cara, recordad el famoso incidente del tapón del Ever Given en el Canal de Suez en marzo de este año, que dio el empujón final al precio de los fletes, hiriendo de gravedad a las ya congestionadas rutas globales.

¿Qué hacemos con todo este cóctel?

Aquí suben los precios porque tenemos que pensar que como consumidores somos el último eslabón de una cadena que lleva unos cuantos sobrecostes por el caminoenergía más cara, costes de fabricación más caros, transporte más caro y menos márgenes para los intermediarios que acaban subiendo aun más el precio. Esto aplícalo a un tomate, un semiconductor o un mueble de IKEA.

¿Acabará pronto este problema? ¿Seguirá disparándose la inflación y, lo que es más grave aún, los precios en Black Friday? ¿Llegará mi sofá a tiempo? Yo no tengo ni idea, pero preguntando a profesionales de los sectores afectados que hemos comentado, parece que en 2022 seguiremos recibiendo latigazos. Hay algo en lo que sí coinciden todos: es una oportunidad para el producto local y es un buen momento para pensar en cómo vamos a producir más cerca de casa.

Alberto Abel Sesmero es Head of Marketplace Expansion en Alibaba Group y creador de la newsletter Hola Mundo Tech.

 

Publicado por

Head of Marketplace Expansion (Alibaba Group)

Suscríbete a M4C

Únete a nuestro canal de Whatsapp

¡Todo lo que necesitas saber!

Apúntate a nuestra newsletter y recibe gratis en tu correo nuestros mejores artículos sobre eCommerce y marketing digital.