Tiempo de lectura: 2 minutos
Shares

Una de las reglas del SEO más conocida por especialistas y público general es que nunca, bajo ninguna opción, hay que generar contenido duplicado. Porque Google es muy listo y se da cuenta, lo que penaliza el posicionamiento. Pero… ¿qué pasa con LinkedIn Pulse?

Qué es LinkedIn Pulse

Empecemos por el principio porque quizás quienes utilicen poco LinkedIn en su estrategia de Social Media no conozcan Pulse. Se trata de un espacio propio para los contenidos de los usuarios de esta red profesional, donde pueden publicar artículos, y que puede verse por todos los contactos (no como las publicaciones). Lo encontrarás en la pestaña de inicio bajo el nombre de ‘escribir un artículo’, aunque algunos perfiles pueden no tenerlo activo por lo que es necesario hacer primero un cambio de idioma al inglés. Esta imagen es un extracto de uno de los posts publicados por Bill Gates en su Pulse:

pulse

Básicamente, como muchos lo definen, es el blog de LinkedIn y para componer y publicar un artículo solo hay que cargarlo y maquetarlo como en cualquier otro editor. Por tanto, es una herramienta muy útil para lanzar contenido pero… también se indexa en Google.

Posts en LinkedIn Pulse y contenido duplicado

Uno de los grandes atractivos de utilizar LinkedIn Pulse es precisamente que tiene una buena indexación en Google, pero ahí está también su riesgo, ya que si el contenido es idéntico al publicado en el blog personal o en la página web, Google lo verá como duplicado, pudiendo penalizar el SEO de esa web.  El problema por tanto radica en cuando Google considera que el contenido original es el de Pulse y no el del propio blog.

Este es un problema directamente relacionado con el SEO, que una gran cantidad de expertos en posicionamiento han abordado desde diferentes perspectivas. Recientemente los redactores del medio especializado Search Engine Journal han recomendado esperar una semana tras la publicación del artículo original para publicarlo en Pulse, con el objetivo de que Google entienda que la fuente original (y la que debe posicionar) es la de la web, y no la de Pulse.

Además de ese consejo, para evitar la duplicación, el primer paso es, obviamente, no hacerlo. Pero esté claro que muchos usuarios quieren compartir los contenidos que tanto les ha constado escribir y que pueden interesar a una gran audiencia, por tanto se hace necesario reelaborarlo, darlo otra perspectiva, o acortarlo con otras palabras, redirigiendo al contenido original.

Esto demuestra lo imprescindible que es generar contenido único y especial para cada red social. No solo porque cada una tenga un perfil diferente de público, (y este público busque con diferentes intereses en ella), sino porque además en este caso el esfuerzo por publicar se puede convertir en una desventaja.

Shares