Tiempo de lectura: 4 minutos
Shares

¿Dónde están los límites del marketing a la hora de publicitar una marca, un producto o una idea? Cada vez es más habitual que marcas comerciales, organizaciones e incluso personas con cierta actividad pública como los youtubers, lleven su estrategias de marketing al extremo con campañas publicitarias dirigidas a la polémica, todo ello para conseguir notoriedad a muy bajo coste. Muchas veces estas campañas resultan ofensivas, groseras o insensibles, pudiendo incluso rozar la ilegalidad.

Que hablen de uno, aunque sea mal

Resulta muy complicado sorprender al público hoy en día, ya que éste se halla absorbido por la sobrecarga informativa que lidera Internet. Por eso, es muy posible que el poder persuasivo del mensaje publicitario se haya visto mermado y que se busquen nuevas estrategias para llegar a la audiencia. A pesar de que estas técnicas puedan dejar atrás, moralmente y éticamente, los límites del marketing.

Love your curvesPor ejemplo, recientemente Zara ha sido criticada por exhibir en Dublín un cartel con el eslogan ‘Love your curves’ en el que aparecen dos chicas visiblemente muy delgadas.

Lo interesante es que el grupo liderado por Amancio Ortega ya tiene mala reputación por ofrecer tallas muy pequeñas en sus prendas de ropa. Aunque pudiera tratarse de otra campaña más que ha resultado ser desafortunada, no hay duda de que la controversia por este tema garantiza que se hable de la marca.

Se considera, pues, que una buena vía para destacar sobre los demás es la difusión de contenidos que provoquen discusión. La audiencia ve estos mensajes, se ofende y se ocupa de difundirlos gratis – por ejemplo, por redes sociales como Twitter o Facebook- y en muchos casos también los medios de comunicación. Se obtiene una viralidad inmediata sin invertir demasiado. Lo importante es que se hable de uno, aunque sea mal.

Estrategias a corto plazo que buscan impactar al público rozando los límites del marketing

Hablamos de estrategias a corto plazo que utilizan el impacto emocional para motivar la reacción del público y así crear polémica. Para minimizar el efecto negativo que estas acciones publicitarias puedan acarrear, es necesario que el plan de marketing tenga muy claro dos puntos: el mensaje que se quiere transmitir y la audiencia a la que va dirigido dicho mensaje.

Sin embargo, el gran problema de este tipo de publicidad es que es muy díficil calcular las consecuencias que estas acciones pueden traer consigo. Ya no solo por si molestará más o menos al público, sino por los perjuicios a largo plazo que puedan causar al agente que se publicita.

El marketing polémico de Hazte Oír

Otro de los casos más recientes y famosos de marketing polémico es el del bus tránsfobo de Hazte Oír. La asociación, que ya se hizo popular en el pasado por sus actitudes homófobas, puso en circulación un autobús con un mensaje que cuestionaba claramente la identidad de niños y niñas transexuales.

Hazte Oír bus

Con mucha rapidez se hizo viral en redes sociales y no tardó en salir en medios de comunicación, incluso internacionales. A pesar de que a las pocas horas el fiscal de la Comunidad de Madrid había inmovilizado el vehículo, ya contaba con una repercusión significativa sin haber salido casi del garaje.

¿Sabían que el mensaje era comprometedor y que iba a causar la rápida reacción de la gente? Es muy probable, sobre todo teniendo en cuenta que no es la primera vez que realizan movimientos de este tipo para buscar polémica. Por ejemplo, hace poco, se dedicaron a enviar folletos a colegios públicos y concertados en los que se criticaba las leyes de diversas comunidades autónomas que protegen al colectivo LGTB.

Sobrepasar los límites del marketing puede provocar consecuencias indeseables

El problema es que, además de haberse ganado el sambenito de organización fundamentalista, ahora corre el peligro de perder todos los privilegios de los que se beneficiaba al ostentar el título de Asociación de Utilidad Pública. Ya que, debido a la polémica, varios partidos políticos van a pedir que se les revoque esta distinción.

No hay que olvidar tampoco el caso del youtuber Sergio Soler, MrGrBomba, y su “caranchoa”. Tal y como te contamos en su momento, aunque no era muy conocido, el joven ya se dedicaba a gastar bromas y grabarlas antes de que el asunto se le fuese de las manos. Argumentó que era lo que sus seguidores querían ver y que por eso lo hacía. Lo paradójico del asunto es que el incidente con el repartidor no solo le dio la fama, sino que también provocó su caída. Se vio obligado a cerrar sus cuentas en Twitter y Youtube debido a las críticas de otros usuarios.

La polémica no es siempre sinónimo de éxito. Queda claro que las estrategias de marketing controvertidas son herramientas infalibles si lo que se quiere es lograr gran visibilidad, pero también es cierto que cualquier efecto negativo que se genere a partir de éstas afectará de igual manera a la marca que se está publicitando.

Algunas veces de manera irreversible.

¡Mantente al día!

Recibe los mejores contenidos de marketing digital y comercio electrónico en tu email.

Acepto recibir comunicaciones comerciales perfiladas conforme a la política de privacidad de Iniciativas Virtuales.

Escribir comentario