Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

En uno de los golpes más duros a la compañía de transporte colaborativo desde su fundación se ha dado a conocer que Londres ha rechazado la solicitud de renovación de licencia de operación de Uber.

La Autoridad de Transportes de Londres (TFL por sus siglas en inglés) anunció su decisión de retirar la licencia de operación de Uber ya que de acuerdo al comunicado, la compañía “no es adecuada ni apropiada para tener una licencia de operador de autos de alquiler privado” por lo cual no se le concederá un reemplazo al expirar su licencia actual a finales de este mes.

Se niega la renovación de la licencia de operación de Uber por cuestiones de seguridad

Los motivos que han motivado la no renovación de la licencia de operación de Uber residen principalmente en que sus regulaciones para empresas de alquiler privado y taxis tienen como objetivo garantizar la seguridad de sus pasajeros. Pero afirman que el enfoque y conducta de Uber demostraron “una falta de responsabilidad corporativa, en relación con una serie de situaciones que tienen implicaciones potenciales para la seguridad pública

De hecho, Sadiq Khan, alcalde de Londres, ha mostrado su apoyo sobre esta decisión, explicando que “estaría mal seguir emitiendo una licencia a Uber si esto puede suponer un riesgo para la seguridad de los londinesesy señala que “todas las empresas deben respetar las normas y adherirse a los estándares vigentes, especialmente en lo que se refiere a la seguridad de los clientes”.

Y no es el único en reforzar la drástica decisión de retirar la licencia de operación de Uber. También el presidente de la comisión parlamentaria sobre taxis, Wes Streeting, comentó que la empresa ya ha sido prohibida en otras ciudades de Europa y Estados Unidos, y recordó que Uber no denunció apropiadamente en el Reino Unido presuntos delitos de violación y abuso sexual a pasajeros, que además ha sido demandada por sus empleados debido a que no garantiza los más básicos derechos laborales.

Uber planea recurrir la medida

Ante esto y respondiendo la decisión de la TFL, Tom Elvidge, Gerente General de Uber London, comentó que tanto los conductores de Uber como quienes utilizan su servicio en esta capital están sorprendidos por esta noticia, y que se tienen planes de apelar la decisión en los próximos 20 días, período en que puede continuar sus operaciones hasta que el proceso haya concluido.

 Además, Elvidge señaló que la decisión de negar la renovación de la licencia de operación de Uber muestra que tanto TFL como el alcalde de Londres habrían cedido ante un pequeño número de personas que buscan restringir la elección del consumidor.

“Si esta decisión se mantiene, dejará sin empleo a más de 40.000 conductores con licencia  y privará a los londinenses de un medio de transporte cómodo y asequible” advirtió Elvidge.

Mediante su comunicado. La empresa recalca que los conductores de Uber en Londres tienen una licencia otorgada por Transport for London, pasando los mismos controles de antecedentes penales que los taxistas, y que su tecnología ha incluso mejorado las condiciones de seguridad de sus trayectos, que pueden quedar registrados por medio del GPS.

Sin duda Uber sigue pasando por un período de gran polémica y retos que enfrentar. Su nuevo presidente, el Ex director de Expedia, Dara Khosrowshahi, además de intentar sofocar las acusaciones contra el ex director Travis Kalanick por llevar una cultura empresarial sexista y agresiva, enfrentarse a las investigaciones por sospechas de corrupción y lograr desafiar la afrontación contra los taxis que ven en la aplicación una amenaza, también tendrá que recurrir este caso que sin duda será un gran golpe para la aplicación de transporte colaborativo.

Imagen: Shutterstock.com

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram

Escribir comentario

¡Mantente al día!

Recibe los mejores contenidos de marketing digital y comercio electrónico en tu email.

Acepto recibir comunicaciones comerciales perfiladas conforme a la política de privacidad de Iniciativas Virtuales.