Tiempo de lectura: 6 minutos
Shares

La consultora Euromonitor, firma especialista en investigaciones de mercado, acaba de concluir un singular informe que pretende, de alguna manera, predecir cómo serán las pautas de consumo en 2040 y definir los rasgos que caracterizarán al comercio en un plazo de 20 años.

Este documento “Commerce 2040: Revolutionary Tech Will Boost Consumer Engagement”  trata de describir la visión futura de cómo los consumidores vivirán, trabajarán y consumirán, y en qué grado la tecnología puede cambiar nuestro mundo en dos décadas. En concreto, pretende abordar de qué manera el comercio, tal como se le conoce hoy en día, puede evolucionar creando nuevas vías de negocio gracias a las nuevas posibilidades .

Las tendencias que van a definir el futuro más cercano

La tecnología ha sido el impulsor más importante en la remodelación del mundo en los últimos años, y probablemente también esté actuando como factor clave en la estructura del consumo en 2040. En cualquier caso, lo más interesante de este estudio es la exposición detallada de las tendencias actuales que sin duda ya están influyendo en la articulación del comercio en el futuro más cercano. 

El poder de los Social Media 

No hay que negar que en la actualidad los social media juegan un papel esencial a la hora de equilibrar el poder entre marcas e individuos. Es decir, ayudan a que un consumidor cualquiera sea más que una cara entre la multitud.

Las marcas ya no tienen un control total sobre el contenido que ofrecen a la audiencia, sino que muchas veces son los propios consumidores los que tienen la información más útil y aprovechan la interacción de las redes sociales para verbalizar su experiencia. La hiperconectividad tiene un impacto significativo en los grupos sociales ya que los coloca en igualdad de condiciones respecto a las marcas. Y esto sin duda irá a más en el futuro.

Cuáles son las redes sociales con más usuarios del mundo (2018)

El usuario busca más experiencias que posesiones

Hasta no hace mucho, el proceso de compra se consideraba una simple transacción para adquirir un bien, producto o servicio. Ahora se puede decir que ir de compras es un viaje en el que cuenta tanto llegar al punto final como el trayecto. Para aquellas empresas o minoristas que tienen complicado ser competitivos por el precio, esto significa una oportunidad de oro.

En esta misma línea, los consumidores sienten cada vez más el deseo de experimentar creando, al mismo tiempo, un cambio fundamental en sus propios valores. Los usuarios dan prioridad a las experiencias respecto al hecho de adquirir más posesiones. Lo que quiere decir que las marcas pueden añadir valor y potenciar precios más altos si se atreven a ofrecer experiencias únicas a sus clientes. En ese sentido, humanizar a las marcas asegura relevancia y longevidad.

El consumo en 2040 y la experiencia individualizada

El informe destaca que los ‘neoconsumidores’ son unos auténticos buscadores de experiencias gastando un 16% de sus ingresos en este cometido. De alguna manera, la sociedad de masas está mutando poco a poco en la historia de cada individuo.

El estudio vaticina que el consumo en 2040 estará totalmente orientado a la experimentación personalizada. Los ‘bots’ o robots serán los encargados de diseñar las experiencias individualizadas a través de recomendaciones y direcciones o a través de cartas personalizadas inteligentes en los restaurantes, por poner dos ejemplos.

El consumo en 2040 en el entretenimiento, en el retail y en el hogar

De igual modo, el informe de Euromonitor apunta que el desarrollo tecnológico condicionará de manera insólita, eso sí, el tipo de consumo en 2040 en lo que respecta al entrenimiento, al retail minorista y al hogar del futuro. Las características más destacables que se mencionan son:

El Entrenimiento del futuro

  • El machine learning optimizará las opciones y preferencias para la selección de asientos en los eventos (los solteros podrán elegir sentarse con otros solteros… etcétera).
  • Los fanáticos podrán revivir los eventos de manera personalizada, y tendrán múltiples opciones de restaurantes ajustados a sus necesidades.
  • La posibilidad de identificación biométrica y escaneo fácil para los clientes habituales.

Las tiendas minoristas en 2040

  • Los ‘wearables’ o ‘ropa inteligente’ guiarán a los consumidores por toda la tienda; y los productos serán añadidos automáticamente a una cesta de la compra virtual tras la selección.
  • Los pagos también se realizarán de forma automática pero al salir de la tienda.
  • El escaneo facial ayudará a identificar a los consumidores tras su entrada a la tienda, lo que permitirá a los comerciantes ofrecer una experiencia más personalizada a los consumidores.

Vista de la calle de cómo se verá una tienda minorista en 2040 (Fuente: Euromonitor International)

Los hogares hiperconectados e inteligentes

Mención aparte merece la descripción del hogar del futuro. El estudio habla de una eclosión asombrosa y definitiva del ‘internet de las cosas’ donde lo habitual será que todos los aparatos y electrodomésticos estén conectados.

Se entiende que el nuevo consumo fomentará que el consumidor encuentre cada vez menos razones para salir de casa y que una mejor tecnología integrada en el hogar simplificará la vida de los usuarios.

Características de la Smart Home futura

Así, en 20 años nos encontraremos con cosas como:

  • Perfiles preconfigurados de cada miembro de la familia para ajustar automáticamente la iluminación, temperatura o ambiente a gusto de cada uno.
  • Los electrodomésticos monitorizarán el consumo de productos habituales como detergente o aceite para reponerlos o comprarlos automáticamente cuando se agoten y los residentes podrán pedir comida, bebida o reservar viajes solamente con su voz.
  • Los espejos también se conectarán para funcionar como estilistas personales o canales de compras. El estilista virtual hará recomendaciones en función del vestuario actual, la estación del año, el clima y las actividades del día.

Las características principales que tendrá el hogar del futuro (fuente: Euromonitor International)

Un escenario incierto a pesar de todo

El estudio realiza una reflexión muy interesante acerca de las tendencias actuales que influirán en el futuro, sobre todo en el más cercano, sin embargo, parece que en ocasiones el informe cae en el vicio de ser un poco osado y pretencioso. Hay que recordar que las nuevas tecnologías se conocen por su naturaleza impredecible. Si ya resulta complicado saber qué va a pasar en un plazo de 5 años, en 20 años el escenario a descubrir es bastante incierto hoy por hoy.

De hecho, hace 20 años hubiera sido utópico poder describir la digitalización actual, y muchos de los vaticinios futuristas de los últimos 30 años – sobre todo en cine y literatura- han pecado de ser demasiado fantasiosos. Se adivina cierto síndrome de “Black Mirror” (sí, como la serie) en el estudio, donde se augura un impacto directo excesivo de la tecnología.

Es decir, es cierto que las nuevas tecnologías han definido nuestro mundo en los últimos años, pero siempre respetando la naturaleza offline del hombre , ya que hoy en día hay cosas que son insustituibes y no parece que en un plazo tan corto como son 20 años vayan a cambiar las cosas de forma tan trascendente.

En resumen, cuando hablamos de nuevas tecnologías y digitalización siempre es más prudente realizar un análisis actual para poder anticipar el futuro más cercano antes que ir más allá en el tiempo y caer en saco roto.

Imagen: DepositPhotos

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram