Facebooktwitterlinkedin

El manejo de la información es un factor clave para el funcionamiento de cualquier empresa, ya sea grande o pequeña. Con esto nos referimos a la gestión de las comunicaciones, bases de datos, correos electrónicos, mensajería o aplicaciones. En fin, cualquier tipo de información que sea relevante dentro de la empresa. De esta manera es posible optimizar los procesos y tener mayor control sobre los resultados y datos obtenidos por cada departamento, campaña o proyecto.

En las grandes empresas, que manejan bases de datos masivas y un flujo de información constante, mantener una gestión eficiente y apropiada de la información se plantea como un reto. Onna es una startup catalana que nació con la intención de solventar este reto a través de su software de integración de información. Un planteamiento que le ha servido para crecer y con el que ha conseguido levantar recientemente su cuarta ronda de financiación por 9,4 millones de euros.

Así es Onna, la startup de integración de datos barcelonesa

Creada en 2015, Onna es una startup que ofrece servicios de integración de datos para empresas en modo SaaS (Software as a service), ayudando a centralizar, gestionar y asegurar toda la información de las compañías procedente de múltiples fuentes y aplicaciones, para los que ofrece distintos conectores. De esta manera las herramientas de la empresa barcelonesa permiten crear un ambiente de trabajo más eficiente, permitiendo que la información relevante sea más accesible de forma sencilla.

Tal y como explica la empresa, «La primera solución en nuestra plataforma fue una herramienta de eDiscovery para profesionales legales y de TI que ayuda a los equipos a comprender las montañas de información necesaria en procedimientos oficiales como litigios, investigaciones internas y auditorías». 

Los datos que ingresan a la plataforma de Onna se indexan y pasan a través de una serie de motores de procesamiento de lenguaje natural y aprendizaje automático para extraer información. A través de sus herramientas, impulsadas por IA, los clientes pueden reducir el tiempo que lleva encontrar lo que necesitan, al tiempo que brindan el contexto que genera información y conocimiento, y potencia una mejor toma de decisiones.

La seguridad es uno de los grandes mantras de la startup, ya que ayudan a preservar los datos sensibles, como la información de clientes o empleados, al mantenerlos en un base de datos centralizada, en vez de mantenerse a través de diferentes aplicaciones. De esta manera, como plantea Salim Elkhou, fundador y CEO de Onna, la startup apunta a un futuro donde el conocimiento de la información sea la principal base de interacción en el mundo digital.

«La forma en que interactuamos con la tecnología en el futuro será sin duda mucho más personalizada que en la actualidad y se basará en el conocimiento obtenido de nuestros datos. Onna se creó para ayudar a acelerar la extracción de conocimiento de un mar de datos, hacer que ese conocimiento funcione para las personas que lo poseen y, lo más importante, mantenerlo seguro y privado.»

Actualmente Onna cuenta con una plantilla de más de 100 empleados, repartidos entre su doble sede en Barcelona y Nueva York. Además también cuenta con equipos de trabajo situados en Tolousse (Francia) y Carolina del Norte (Estados Unidos). Entre sus clientes, grandes empresas como Lyft, Electronic Arts o Fitbit.

Onna suma 48 millones de euros en financiación en sus 6 años de trayectoria

Además de esta última ronda de financiación liderada por Nauta Capital, Dawn Capital y Atomic, a lo largo de su trayectoria Onna ha levantado otras tres rondas de financiación para impulsar su desarrollo. La primera de ellas en 2017, una ronda de capital semilla por 5 millones de dólares, unos 4,46 millones de euros, por parte de Nauta Capital. Dos años después presentó la segunda inyección de capital, de la mano de Dawn Capital, por un estimado de 12.7 millones de dólares, equivalentes a 10,91 millones de euros.

Durante 2020 llegó la tercera ronda de financiación, siendo esta una de las más grandes realizadas en España durante el primer semestre de este año. Esta logró levantar 27 millones de dólares, aproximadamente unos 24 millones de euros. La misma fue liderada por Atomic y Glynn Capital, contando además con la participación de Dawn Capital, Nauta Capital y Slack Fund. Esta operación sirvió para dar entrada a Ben Blume (Atomic) dentro de la junta administrativa de la compañía, uniéndose a Jordi Viñas (Nauta Capital) y Norman Fiore (Dawn Capital).

 

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram