Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

Sólo tienes que echar un vistazo a nuestras páginas para ver cómo los términos anglófilos se han vuelto los protagonistas absolutos del mundo del marketing y la publicidad: desde palabras que tienen sentido como formas de abreviar conceptos (marketing frente a mercadotecnia, eCommerce frente a comercio electrónico) a otras que simplemente se utilizan en inglés por origen, moda… o costumbre, como lead nurturing, community manager o real time bidding.

En el mundo de la publicidad pura y dura, esta pasión por lo anglosajón se traslada también a claims, slogans y (ejem…) textos que hacen que en numerosas ocasiones, muchos spots (ejem ejem) acaben siendo ensaladas de términos en inglés. Un poco cansada de esta situación, la RAE y Grey Spain (ejem) han lanzado una divertida campaña online con la que concienciar a usuarios, publicistas y marcas de lo (en su opinión) absurdo de dejar de lado el castellano en este sector.

Aquí puedes ver el resultado:



¿Tiene razón la RAE?  ¿Se abusa realmente del inglés en publicidad?

Mi opinión es que sí. Rotundamente. Sin paliativos. Hoy en día es prácticamente imposible asistir a una charla, clase o conferencia centrada en el mundo del marketing y publicidad que no contenga una media de tres palabras inglesas por minuto cuadrado. Pero, una vez reconocido esto, la siguiente pregunta sería… ¿y es lógico usarlas?

Pues creo que sí, al menos en un porcentaje bastante alto de los casos. 

Igual que en ciencia y tecnología se utilizan términos ingleses, en publicidad y marketing pasa algo muy parecido. Básicamente porque es en ese idioma en el que surgen las innovaciones (productos, programas o aplicaciones) a las que se refieren.

Piénsalo detenidamente: el mundo del marketing online es tan reciente que hasta hace apenas diez años los estudiantes de marketing no contaban con formación oficial relacionada con Social Media, eCommerce, SEM o SEO. Y la formación que existía venía directamente de los pioneros en su uso, los norteamericanos.

Por eso es lógico que las palabras en inglés dominen en el mundo del marketing y la publicidad. Si a ello le sumas el matiz cool/trendy que suelen tener las palabras en otro idioma (no sólo en inglés, como bien saben las marcas de belleza y cosmética a través de sus Eau de Cologne y Parfums), el resultado es bastante previsible.

Otra cosa es que haya un sobreabuso en palabras fácilmente traducibles (como en el caso de Content Curation, terriblemente traducida y asumida como curación de contenidos, por cierto) y, sobre todo, que la RAE deba defenderse y tratar de promover el uso del castellano.

Es su trabajo, y lo está tratando de hacer bien: su spot ha quedado genial.

Shares