Tiempo de lectura: 4 minutos
Shares

El crowdfunding está de moda porque funciona. Y si hace unos días te hablamos de los buenos resultados cosechados por la startup Splitfy con su crowdfunding para gestionar el bote de toda la vida pero a través de Internet, hoy te queremos hablar de otro proyecto muy interesante: la plataforma de cowdfunding Verkami, una propuesta de micromecenazgo que tiene por objetivo general “promover toda acción creativa, venga de donde venga, sin distinciones”, según indican en su web.

Crowdfunding Verkami: una apuesta por la cultura

La plataforma de crowdfunding Verkami entiende el micromecenazgo como una manera de financiar proyectos a través de aportaciones de muchas personas que, a cambio, reciben compensaciones o recompensas exclusivas en forma de productos, servicios o experiencias. Las aportaciones suelen rondar los 15-20 euros, aunque el margen puede ser muy amplio. Hay proyectos que ofrecen la posibilidad de colaborar desde con cinco euros hasta con 1.000.

Hay que tener en cuenta que los mecenas no están realizando una inversión para obtener beneficios económicos. Los creadores conservan el 100% de todos los derechos y beneficios de sus obras. Y los colaboradores obtienen “recompensas” tangibles por sus aportaciones como entradas para el evento, libros dedicados, o alguna experiencia exclusiva relacionada con el proyecto en concreto. Creadores y emprendedores del mundo del arte, la cultura y la sociedad civil, gente del cine, música, teatro, cómic, proyectos comunitarios, diseño, software, fotografía, tecnología, obras sociales, inventos, periodismo, vídeo, literatura, entre otros, tiende cabida en Verkami.

Cómo funciona la plataforma de crowdfunding Verkami

La plataforma brinda un espacio en su web para cada proyecto, con un plazo máximo de duración de 40 días. Ese es el tiempo del que dispone el impulsor de la iniciativa para alcanzar su objetivo de financiación, que establece el propio creador en función de sus necesidades y previsiones. Es muy importante que esos objetivos sean realistas ya que al finalizar el plazo existen dos escenarios:

  1. Que no se haya recaudado el 100% del objetivo de financiación. En este caso no hay ningún tipo de transacción monetaria y los compromisos de aportación de los mecenas quedan anulados.
  2. Que se haya llegado al 100% del objetivo de financiación o se haya superado. En este caso se realizan los cargos de los compromisos de aportación en las tarjetas o cuenta PayPal de los mecenas y el creador recibe el dinero recaudado.

Como ves, el crowdfunding Verkami funciona con el planteamiento del todo o nada. Si un creador se marca que necesita 3.000 euros para hacer realidad su proyecto, no podrá conseguirlo ni satisfacer las expectativas de sus mecenas si sólo ha conseguido 2.000.

Entre los más de 3.400 proyectos que se han hecho realidad desde 2010, cuando echó a andar el crowdfunding Verkami, se encuentran iniciativas modestas, con un objetivo de financiación que no superan los 500 euros –como un festival de cultura y gastronomía en Badajoz, Maimona Fest’15” – o o el cortometraje “Néboa”, que superó los 4.000 euros que marcaba su objetivo de financiación y alcanzó los 4.800 para poder rodar este mismo mes en las Rías Baixas.

Verkami también es una buena herramienta para medir las posibilidades de éxito de una idea, ya que los mecenas son un indicador de cuánta gente está dispuesta a apoyar el proyecto para convertirlo en realidad. Si obtienes el apoyo necesario, puedes sacar adelante tu proyecto con garantías. Si no lo consigues, no has adquirido ningún compromiso y puedes replantear la manera de enfocarlo.

La plataforma de crowdfunding Verkami puede utilizarse además de en castellano en, inglés, catalán, euskera, gallego e italiano. Durante los 40 días de búsqueda de aportaciones para el proyecto, los creadores dispondrán también de un blog donde actualizar sus contenidos y favorecer el feedback con sus mecenas o potenciales colaboradores.

Si el proyecto no consigue financiación, Verkami no realiza cargos

Con su crowdfunding Verkami pone a disposición de los creadores la plataforma para llevar a cabo su campaña y un asesoramiento para plantearla y llevarla a cabo con las máximas garantías de éxito. Por estos servicios la plataforma cobrará un 5% + IVA de lo que recaude el proyecto.

Sólo se cobrará por el servicio en el caso de conseguir el objetivo de recaudación planteado. Si no se consigue, no se recibe la financiación y no se hace ningún tipo de cargo, ni al autor ni a los mecenas que hayan hecho aportaciones. El crowdfunding Verkami funciona a través de Catalunya Caixa, que gestiona todos los ingresos que genere el proyecto, pero ofrece también la posibilidad de habilitar la opción de aportar a través de Paypal.

Shares