Facebooktwitterlinkedin

Nadie duda de la capacidad de influencia de algunos creadores de contenidos en redes sociales: con miles y a veces hasta millones de seguidores, estos influencers saben cómo enviar un mensaje, logrando conectar con su público objetivo y fidelizarlos, y estas acciones los hacen el canal ideal para cualquier campaña de marketing.

Pero no todos los grandes creadores de contenido se apegan a las buenas prácticas dentro del nuevo y concurrido mundo del marketing de influencers, y si bien gran parte de su contenido publicitario es muy aceptado entre los seguidores, muchos de ellos no informan de forma oportuna que sus publicaciones son publicitarias, haciendo que se pierda transparencia.

Es por ello que al igual que en otras partes del mundo, España buscará regular la actividad de los influencers, y para ello la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) ha propuesto que estos creadores se regulen bajo el anteproyecto de Ley General de Comunicación Audiovisual, con lo que tendrán que cumplir con las obligaciones de protección al menor y reglas publicitarias.

Los influencers españoles deberán indicar cuáles de sus publicaciones son publicitarias a partir del 1 de enero

Se incluirá la actividad profesional de los influencers en el anteproyecto de Ley General de Comunicación Audiovisual

De acuerdo con el regulador, «la consolidación de estos nuevos agentes que operan sobre internet requiere de un marco jurídico actualizado que permita lograr un equilibrio entre el acceso a los servicios de contenidos en línea, la protección del consumidor y la competencia».

Sin embargo, hasta el momento la CNMC no ha sido clara en cuanto a la definición legal de los requisitos que serán necesarios para ser considerado un prescriptor social o influencer, con el fin de someterlos a la normativa que se pretende dentro de la Ley de Comunicación Audiovisual, y por ahora la normativa que se aplica es la LSSI (Ley 34/2002), normativa que regula las actividades comerciales realizadas a través de internet, que señala que las comunicaciones comerciales realizadas por vía electrónica deberán ser claramente identificables como tales, así como la persona física o jurídica en nombre del cual se realizan estas comunicaciones.

Es decir, los influencers bajo la nueva Ley de Comunicación Audiovisual deberían estar obligados a informar que su contenido es una promoción por la que reciben algún incentivo ya sea material o monetario, y debería abarcar tanto las publicaciones regulares en redes sociales, como una story, reel o vídeo en directo.

¡Cuidado! El hashtag #ad no bastará para indicar que es contenido patrocinado

De hecho, Autocontrol, organismo independiente de autorregulación de la industria publicitaria en España señaló que una mención al pie de foto de una marca o un hashtag no será suficiente para etiquetar un contenido como publicitario.

La abreviatura #ad que frecuentemente se utiliza con este fin, tampoco será tomado como una identificación del carácter publicitario del contenido del influencer, ya que se recomienda utilizar palabras claras como «en colaboración con» o «patrocinado por».

Si bien la ley aún no está escrita, las sanciones podrían llegar a ser graves, ya que de no atender estos nuevos requisitos, los influencers podrían llegar a obtener multas de hasta 30.000 euros, además de que deberán responder ante sus seguidores si los bienes resultaran «dañosos, lesivos o defectuosos», una obligación que no se extendería a la red social ya que no «responden por la información que almacenan».

Además de estos criterios, algunos otros elementos que se podrían incluir en la Ley de Comunicación Audiovisual podrían dirigirse hacia la protección de los menores de edad, y quizás establecerlos con criterios para calificarlos por edades tal como sucede con las películas, y evitar falsas expectativas al incitar a la compra.

Uno más de los criterios que podrían incluir sería regular la práctica de compra de seguidores, ya que puede implicar un acto de «competencia desleal», ya que se implica que a mayor número de seguidores, mayor es la influencia del creador, e induce al error en los seguidores.

¿Qué es lo que puedes hacer si eres influencer?

De hecho, en otros países ya existen regulaciones publicitarias dirigidas hacia los influencers, como en el caso de Reino Unido, que ha comenzado a publicar listados de influencers que incumplen su código publicitario para evitar que se sigan cometiendo este tipo de prácticas, así que una medida similar ayudaría a acabar con la publicidad poco clara de los influencers en España, incluyendo garantías para no vulnerar la normativa de protección de datos.

Por supuesto que los influencers son y seguirán siendo un gran motor para lograr llegar al público objetivo, sin embargo, de acuerdo con Autocontrol, se recomienda que cuando publiquen contenidos patrocinados «se informe de manera clara y visible mediante rótulos o locuciones claras que indiquen que se trata de publicidad o contenido patrocinado».

 

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram