Tiempo de lectura: 6 minutos

Otra de KPIs, pensarás. Estoy de ellos hasta los (piiiiiiiii).

Y no te falta razón. Lo cierto es que sobre los KPIs para eCommerce (key performance indicators o dicho en cristiano, indicadores clave que te dicen cómo estás haciendo las cosas) han corrido ríos de tinta (vale, se han encendido billones de píxels), pero en general de forma bastante oscura y poco accesible para el profano que tiene una tienda de e-commerce y quiere saber en qué tiene que fijarse.  Lo primero, aclaremos los términos. Demasiadas veces confundimos métricas con KPIs.

KPIs Vs Métricas

Si hablamos de métricas, nos referimos simplemente a datos. A números que obtenemos de una herramienta como puede ser Google Analytics, si hablamos de una web, o cualquiera de las herramientas de seguimiento de redes sociales, además de los datos que nos dan las propias redes (por ejemplo, nº de seguidores en Twitter, nº de RTs, de menciones….). Todo eso son métricas, datos en bruto, algunos de los cuales podemos utilizar como KPIs si nos interesa, pero no todos.

En general, los KPIs suelen ser producto de operaciones matemáticas a partir de las métricas. Aunque hay herramientas que pueden calcularlos por ti, si tu presupuesto es limitado o no quieres romperte la cabeza probando qué herramienta se adapta a lo que necesitas, muchos de ellos tendrás que elaborarlos tú mismo tirando de hoja de cálculo.

Si no tienes estrategia, no necesitas KPIs para eCommerce

Tan sencillo como eso: Los KPIs son indicadores de cumplimiento de objetivos estratégicos. Por tanto, si no has definido previamente cuáles son tus objetivos, difícilmente vas a dar con los KPIs para eCommerce adecuados para saber si vas camino de cumplirlos o no. De hecho, un fenómeno muy habitual es el exceso de información.

Manejar muchos datos pero no ser capaz de extraer conclusiones de ellos, porque no tienes claro qué es lo que quieres conseguir. Así que primero tómate tu tiempo en definir cuál es tu estrategia y cuáles tus objetivos, tanto si hablamos de tu negocio en general como si se trata de una acción o promoción en concreto.

Cuidado: “quiero vender más” no es una estrategia. Es empezar la casa por el tejado. Las ventas son el resultado de un proceso que tiene muchas etapas, y es ahí donde debes actuar, en cada una de esas etapas, tomando decisiones cuyo resultado final será un nivel de ventas determinado. Y en cada una de esas etapas tienes que tener un indicador que te diga si estás cumpliendo lo que te proponías o no.

Esa es la utilidad real de los KPIs, convertirse en un cuadro de mandos de tu negocio, al igual que un coche no nos informa sólo de la velocidad a la que vamos, sino que tiene multitud de indicadores y luces rojas que se encienden si algo va mal, porque los sensores que captan los datos le dicen al cerebro electrónico del coche que algo no funciona y éste responde encendiendo una luz roja en el panel de instrumentos.

Los KPIs son las luces rojas de tu negocio.

8 KPIs para eCommerce

Vaya por delante que la definición de los KPIs adecuados depende, como ya he dicho antes, de tu estrategia concreta. No obstante, podemos clasificar los más habituales en relación con los aspectos que se quieren medir Aquí van algunos ejemplos (no están todos los posibles, no soy tan atrevido, pero te haces una idea)

1. Relacionados con el esfuerzo inversor

Dado que captar clientes cuesta dinero, podemos poner en relación la inversión que realizamos en marketing con el resultado final o con diferentes partes del proceso:

Coste por lead

Los leads no son las visitas brutas a tu web, sino aquéllas que has tenido que “pescar” en las redes sociales, a través del e-mail marketing, en un blog o en sitios de terceros. Toda esa información la tienes gratis en Google Analytics y puedes ponerla en relación con lo que has invertido en ese esfuerzo de “pesca”.

Performance publicitaria

Lo importante de las acciones meramente publicitarias no es cuántos clics te generan, sino cuántos de esos clics llegan a ser ventas. Un KPI en este caso podría ser el % resultado de dividir el coste total de una campaña entre las ventas atribuibles a esa campaña en concreto. Así podrás saber la rentabilidad (el famoso ROI o Return of Investment) que esas campañas te generan y lo que te cuesta conseguir una venta. Esto es muy útil a la hora de comparar la efectividad de distintos tipos de campaña o hacer pruebas A/B

2. Relacionados con el comportamiento del usuario en la web

Para que las ventas lleguen es necesario que una parte significativa de los usuarios completen el proceso de ventas. Introducir criterios de medición mediante KPIs en puntos claves del proceso (el famoso funnel -embudo- de ventas/conversiones) puede ayudarte mucho para saber qué partes de tu tienda de eCommerce están cumpliendo con los objetivos prefijados y dónde debes actuar.

Ratio de conversiones

Es el % de visitas que acaban convirtiéndose en ventas. Nos da información sobre todo el proceso en su conjunto- Es uno de los KPIs recurrentes en cualquier análisis, pero, aunque es muy útil, no nos da información sobre en qué partes del proceso se producen los abandonos de los potenciales clientes. Es más útil si realizamos un desglose del % de conversiones según la fuente de procedencia de las visitas, ya que nos dirá en qué canales somos más eficaces.

% de rebote

Un caso de una métrica que se obtiene directamente de Analytics y que puede usarse como KPI. Mide el porcentaje de abandonos en la página de inicio sin realizar ninguna interacción con la web. Es un buen indicador de la eficacia de dicha página para retener a las visitas, así como nos indica si los “call to action” de esta página están siendo eficaces.

Valor medio de la compra

Total de compras de un periodo dividido por el número de compradores. Nos da información sobre la rentabilidad (si lo combinamos con el coste por lead o la performance publicitaria) así como si estamos o no cerca del objetivo de ventas por cliente que nos hemos marcado.

Ratio de recurrencia

Nos informa del % de visitantes que no son nuevos, sino que ya visitaron la web antes. Si lo desglosamos por canales de procedencia de las visitas es un buen indicador del grado de fidelización que estamos consiguiendo.

Carritos abandonados

El % de carritos de la compra abandonados y ventas no completadas nos dice si algo falla en el proceso de checkout, además de indicarnos en qué productos se produce con más frecuencia el abandono. Esto último puede darnos pistas acerca del grado de competitividad de nuestros productos comparados con la competencia, o si estamos abusando de los gastos de envío.

Tasas de abandono en cada página de la web

Saber en qué punto los clientes abandonan es fundamental para poder ponerle remedio.

… y muchos más KPIs para eCommerce

Podríamos incluir muchos KPIs para eCommerce más, relacionados con la actividad en redes sociales, la reputación online o el atractivo de la marca, entre otras muchas cosas. Lo anterior sólo vale como ejemplo, ya que el diseño de los KPIs debe ser personalizado en función de cada negocio y sus particularidades.

Lo importante es que antes de lanzarse a medir hay que tener claro qué se quiere medir, por qué se mide y, lo más importante, qué acciones vamos a tomar en función de lo que los indicadores nos digan. Y no nos olvidemos de que un KPI aislado no nos dice mucho.

Es importante que sepamos poner en relación unos con otros y observar la evolución temporal en función de las acciones correctoras que hayamos tomado en cada caso.

Se trata, en definitiva, de diseñar un cuadro de mandos a partir de nuestros objetivos, que debemos actualizar y revisar como mínimo cada mes. Lo ideal: tener una aplicación que nos calcule automáticamente los KPIs que queramos (muchos CRM y ERP lo permiten) pero esto suele ser costoso, tanto económicamente como en tiempo de implementación.

A veces una hoja de Excel es más que suficiente para comenzar con un pequeño negocio.