Tiempo de lectura: 5 minutos
Shares

El geoblocking se ha convertido en uno de los asuntos más polémicos del eCommerce actual. Una práctica controvertida que impide a millones de usuarios europeos acceder a contenidos o comprar en eCommerces de países que no sean el suyo… pese a pertenecer igualmente a la Unión Europea.

Para evitar que las tiendas online de alguno de los países miembros impidan a ciudadanos de otros países comprar en sus eCommerce o utilizar tarjetas de crédito extranjeras, Julia Reda, eurodiputada del Partido Pirata, junto con otros movimientos sociales a niveles europeos han lanzado la plataforma Endgeoblocking.eu. Hemos hablado con ella para que nos explique más en detalle en qué consiste esta iniciativa. 

Hace unos días, la Comisión Europea anunció una serie de medidas destinadas a la prevención del geoblocking. ¿Cómo valora esta iniciativa?

Julia Reda (Endgeoblocking.eu): Cuando la gente oye hablar sobre geoblocking, lo primero que se les viene a la mente es el mensaje de error “Este vídeo no está disponible en tu país”. Desgraciadamente, la nueva iniciativa de la Comisión no hace nada para terminar con el geobloqueo de vídeos u otro contenido online, se limita a la venta online de bienes y servicios que no están relacionados con el contenido protegido por derechos de autor. Una regulación anti-geobloqueo que no afecta al geobloqueo de vídeos pierde el sentido.

¿Cómo se decidió a promover la creación de Endgeoblocking.eu?

Julia Reda (Endgeoblocking.eu): El geoblocking va en contra de la propia idea de Unión Europea: promover la comunicación y cooperación más allá de las fronteras nacionales y tener un mercado común interno. Afecta desproporcionadamente a las personas migrantes, minorías lingüísticas y aquellas personas que aprenden otra lengua – algunos de los más firmes defensores del proyecto europeo. También limita el atractivo de trabajos culturales europeos, porque, normalmente, solo estarán disponibles para una audiencia nacional.

Terminar con el geoblocking debería estar entre las prioridades de la agenda de la UE. La campaña Endgeoblocking.eu está apoyada por un gran número de grupos sociales que representan a estudiantes, minorías lingüísticas, startups y personas que defienden una Europa unida. Una política de la UE lo suficientemente ambiciosa como para terminar con el geoblocking en todas sus formas sería muy popular entre los europeos, vengan del sector que vengan.

¿Por qué cree que se ha popularizado tanto el geoblocking en las actividades online? ¿Cómo afecta a los derechos de los consumidores y creadores de contenidos europeos?

Julia Reda (Endgeoblocking.eu): El geoblocking es una forma, para los productores, de maximizar los beneficios del contenido online más popular. Si los dueños de los derechos de partidos de fútbol o de los éxitos más taquilleros del cine pueden vender por separado licencias exclusivas en cada país al mayor postor, pueden ganar más dinero que si en su lugar existiese una competencia entre diferentes servicios de vídeo online.

Para los consumidores, por supuesto, sería más beneficioso que existiese esa competencia. Pero tampoco los dueños de derechos de autor de producciones europeas más pequeñas se benefician del geoblocking porque, a menudo, los derechos para mostrar estos trabajos en otros países europeos distintos del país de origen no se venden en absoluto.

Consumidores a los que les gustaría pagar por ver películas europeas son rechazados porque no existe ninguna oferta legal en su país. Se ven obligados, por lo tanto, a acceder a ese contenido a través de canales ilegales o a esquivar el geoblocking. Solo los mayores y más exitosos dueños de derechos de autor se benefician de repartirse el mercado en 28 partes y subir los precios. No es una casualidad que la Comisión Europea esté investigando las prácticas de geoblocking de varias compañías de Hollywood por posible incumplimiento de la ley de competencia europea.

¿Es realmente un problema irresoluble? ¿El fin del geoblocking afectará solo a contenidos audiovisuales, software y servicios online?

Julia Reda (Endgeoblocking.eu): La nueva regulación presentada por la Comisión Europea exige a los comercios online vender a los consumidores de cualquier país europeo, pero no a enviar estos productos a cada país. Por ejemplo, si vives en Suecia, donde la venta de alcohol está muy regulada, y quieres comprar una botella de vino de una tienda online española, la tienda online no tiene permitido negarse a venderla simplemente porque tienes una dirección de IP o una tarjeta de crédito suecas.

Sin embargo, el vendedor no está obligado a enviar la botella de vino a Suecia si no ofrece esta opción a los demás consumidores, por lo que el cliente podría tener que recoger la botella desde una dirección española. Las mismas opciones de envío deben estar disponibles para todos los consumidores, independientemente de dónde realicen el pedido o de dónde esté registrada su tarjeta de crédito. Por lo tanto, no creo que la propuesta suponga ninguna carga desproporcionada para los vendedores online.

Desgraciadamente, debido al gran esfuerzo del lobby de la industria del cine, la música y los videojuegos, la nueva regulación no hace nada para terminar con el geoblocking en servicios de vídeos, software o música.

Pese a la existencia de estas barreras, algunas grandes empresas como Amazon han decidido esquivarlas, ofreciendo envíos a costes locales a decenas de países de la UE, a través de su red logística. ¿Cómo afectaría el fin del geoblocking a las pequeñas tiendas online?

Julia Reda (Endgeoblocking.eu):  Dado que la nueva regulación no incluye ninguna obligación de enviar productos a lugares nuevos, no creo que la situación cambie mucho en este sentido. Existen esfuerzos paralelos por parte de la Comisión Europea para reducir el precio del envío de paquetería entre países, quizás eso sí les afecte.

Imagen: ShutterStock

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram