Tiempo de lectura: 2 minutos
Shares

En el mercado de los wearables se viene librando una batalla desde hace un año; se trata de una batalla legal de Jawbone VS Fitbit

El origen de la guerra Jawbone VS Fitbit

La primera presentó una demanda en EEUU contra la segunda por supuestos “robos industriales y comerciales”. Jawbone acusaba a Fitbit en un inicio de “saquear” información protegida que tiene propiedad intelectual registrada, a través de sus propios empleados.

La denuncia incluía a 5 ex empleados de Jawbone, a quienes Fitbit habría ofrecido unirse a cambio de información y planes de desarrollo, los cuales en teoría habrían sustraído información en unidades USB.

En ese entonces, Jawbone afirmó que Fitbit trató de convencer al 30% de su plantilla de empleados para unirse a ellos a cambio de información. Por lo tanto, el objetivo no era sólo generar ventaja competitiva, sino destruir literalmente -de manera poco ética- a su rival.

Desde entonces, las cortes han visto ir y venir las disputas, insultos y alegaciones. Ahora, Jawbone quiere agregar “más leña al fuego” con un nuevo elemento humano al caso – una mujer que trabajaba formalmente en Jawbone pero llegó a Fitbit y se encargó de liberar información sensible.

Jawbone VS Fitbit: un nuevo capítulo de la contienda

Según Jawbone, sin estos archivos los productos de Fitbit no ofrecerían realmente todas las funciones que hoy llegan a tener. De hecho, alega que los productos más recientes de Fitbit contienen “claras marcas de la propiedad tecnológica de Jawbone”.

Siendo o no “posibles coincidencias”, la guerra de Jawbone VS Fitbit se incrementa con estos nuevos elementos. El rastro más claro de lo que pudiera ser un robo de propiedad intelectual se “justifica” con el lanzamiento de los productos de Fitbit de inicios de 2016, pues para sorpresa de muchos la empresa no había anunciado ningún producto desde octubre 2014.

Esto deja entredicho que durante el 2015, la táctica de Fitbit fue “usurpar” a los trabajadores de Jawbone y preparar su introducción de nuevos productos al mercado con toda la inteligencia desarrollada por estos últimos.

El final de este enfrentamiento todavía se antoja lejano. Pocos entienden la razón por la que Fitbit se involucró en un problema de estas características, ya que de perder la demanda contra Jawbone no sólo recibiría una importante multa económica, sino que le podría obligar a hacer publica toda la información que sus ahora empleados hayan obtenido de terceros.

¿Cómo y cuándo crees que finalizará el enfrentamiento de Jawbone VS Fitbit? Comparte tu opinión.

 

Imagen: ShutterStock
Shares