Facebooktwitterlinkedin

No hace tantos años, las traducciones a otros idiomas se limitaban fundamentalmente a libros, películas, vídeos y documentos legales, entre algunos otros. Pero, sin duda, la llegada de Internet generó un salto sumamente relevante en las traducciones de contenidos web a otros idiomas; contenidos que -como bien sabes- abundan en exceso en nuestros días.

Todo esto propició que la labor de los traductores perdiese notoriedad e importancia, traduciéndose cientos de contenidos de manera simultánea, sin dedicarles todo el cariño, precisión y adaptación al lenguaje y cultura del país de origen; o, al menos, no tanto como el que se debería. Hoy, veremos la importancia de la correcta traducción y adaptación de idiomas.

Evidentemente, existen muy pocos negocios -hoy en día- que cuentan en sus plantillas con personas dedicadas en su totalidad a estas labores, y, de hecho, por eso muchas veces las traducciones de textos y conversión a otras lenguas se hace de manera rápida y casi sin prestar mucha atención, lo que conlleva a un gran error. Pero, hoy en día, existen multitud de traductores profesionales, como podría ser Tradupla, que, además de asegurarnos una traducción perfecta en cuanto a ortografía y lingüística, también garantiza la adaptación correcta a las diferentes culturas de países, gracias a sus multiculturales y nativos profesionales lingüísticos.

La importancia de traducir los contenidos web a otros idiomas, adaptándolos al país de origen

Como bien sabemos, la primera imagen que genera una página web ante los ojos de un cliente potencial es algo sumamente importante para posicionarse dentro de su mente. De esta manera, cuando contamos con un site digital cuyo negocio permite generar cualquier tipo de interacción con el usuario, ya sea en cuestión de ventas de productos y/o servicios o simplemente lecturas informativas, en otros países diferentes al del país de origen, es necesario que seamos capaces de ofrecerles a dichos clientes una versión adecuada en su propio idioma.

O, sino, pongámonos en el siguiente escenario… Imagínate cuántas veces hemos acabado, tú o o yo, visitando una página de habla inglesa mientras estamos en medio de nuestra navegación. Cientos, ¿verdad? Ya sea navegando entre eCommerce, revistas o periódicos digitales, o, incluso, entre perfiles de redes sociales de usuarios extranjeros. Y, es que, sin duda, Internet es un canal totalmente abierto, en donde los usuarios podemos acabar absolutamente en cualquier página, y, sin duda, si nos gusta aquello que encontramos, es posible que acabemos efectuando algún tipo de acción.

Por eso, es necesario que aprovechemos el potencial que nos ofrece Internet, en favor de nuestro negocio, facilitando a los lectores y/o clientes el acceso a nuestros contenidos web a otros idiomas.

¿En qué debemos fijarnos cuando realizamos una traducción?

Bien, ahora que ya tenemos claro el porqué de que tengamos que traducir los contenidos con los que contamos en nuestro site, es preciso que maticemos cuáles son aquellos aspectos en los que debemos fijarnos detenidamente:

  • El nombre de nuestra marca y de nuestros productos

El nombre de una marca, sea la que sea, puede presentarse de dos maneras diferentes: como un nombre propio o como un nombre inventado. En este último caso, debemos asegurarnos que, en el nuevo idioma y bajo la nueva cultura, no represente un significado peligroso que pueda poner en riesgo nuestra notoriedad y reputación de marca, ya sea por cuestiones meramente lingüísticas o por cuestiones culturales.

  • Las imágenes e iconos de nuestro site

También, cuando nuestro negocio llega a otros países extranjeros, es necesario que nos aseguremos de que nuestras imágenes e iconos llegan correctamente a dicho país de destino, sin transmitir conceptos de forma equívoca.

  • El copywriting de nuestros mensajes y contenidos

Por último, debemos detenernos con precisión en los contenidos, descripciones, entradas, etc. de nuestro site para adaptarlos a la perfección al idioma del país destino donde el contenido pueda ser mostrado. Pero, claro… Cuando hablamos de adaptar los contenidos no estamos hablando de llevar a cabo traducciones puramente literales, sino de ir un paso más allá: de traducir y adaptar los mensajes a la lengua, usos y costumbres del país destino; lo que implica -también- conversiones a medida en cuanto a monedas, direcciones, refranes populares, expresiones coloquiales, etc.

La importancia de adaptar, en lenguaje y cultura, nuestros mensajes

En resumen, para que tu negocio tenga cabida y sea bien acogido en países diferentes al tuyo es necesario que dediques tiempo, esfuerzo y recursos en asegurarte que estás ofreciendo un contenido de calidad a un usuario extranjero; un usuario de una cultura diferente a la tuya que exigirá, para confiar en ti y en tu negocio, que le ofrezcas un contenido ad hoc a él.

Y, para ello, debemos tener claro que dominar diferentes idiomas no es sinónimo de realizar una buena traducción, ¡por supuesto que no! Dominar tu negocio y adaptarlo a otras lenguas implica poseer una gran riqueza cultural y variada de las lenguas, así como disponer de una buena habilidad para escribir con fluidez y con una gramática y ortografía perfectas.

 

 

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram