Facebooktwitterlinkedin

Como bien estamos apreciando en estas semanas, la crisis sanitaria que está provocando el virus COVID-19 está poniendo a todos los sectores y agentes socioeconómicos de nuestro país (y, en general, de todo el mundo) patas arriba. Y, como no podía ser de otra manera, también lo está haciendo en el ecosistema startup, que, dicho sea de paso, atravesaba -justo ahora- unos de sus mejores momentos, sobre todo en ciudades como Barcelona.

Sin duda, la situación de incertidumbre que están experimentando, en estos días, los emprendedores no es para nada fácil; y, aunque también aplique al resto de sectores económicos, la especial preocupación del colectivo emprendedor queda bastante acentuada.

¿Por qué? Fácil: recordemos que, si hay algo que define a una startup es su inversión constante en tecnología, investigación y desarrollo; algo para lo que necesitan inyecciones económicas periódicas que, normalmente, proceden de rondas de financiación con terceros. Y eso es, justamente, algo que (de cara a un corto y medio plazo) puede peligrar.

Impacto del coronavirus en las startups españolas: así lo viven desde dentro

Cómo está impactando la crisis del coronavirus en el ecosistema startup

Startup Genome, una de las principales organizaciones comprometidas con la investigación y desarrollo de negocios emergentes, ha querido llevar a cabo un estudio que demuestra el impacto que la crisis sanitaria generará sobre el ecosistema startup.

Estas son sus conclusiones clave:

Los acuerdos chinos de Capital Riesgo han caído entre un 50% y un 57%

China, que -como sabemos- fue el primer país al que tocó la crisis sanitaria del COVID-19 y, por tanto, uno de los más afectados hasta el momento, ha visto cómo sus acuerdos y contratos de Capital Riesgo (eso que definimos como la financiación de agentes destinada a startups en fase de crecimiento) han caído entre un 50% y un 57% en relación con lo sucedido en el resto de países.El impacto de la crisis sanitaria del COVID-19 en el ecosistema startup

Con una recesión a nivel mundial, la caída en inversiones de capital riesgo generaría una bajada de 26 millones de euros en los próximos dos meses

Si esta situación se extrapola, de igual manera, al resto de países, podríamos afirmar que, en los próximos dos meses, la caída total de las inversiones equivaldría a 26 millones de euros; lo que podría generar un impacto dramático para muchas compañías emergentes.

Prolongada en el tiempo, generaría una caída de 79.500 millones de euros en inversiones 

Como demuestra el estudio, si la situación continúa prolongándose en el tiempo, y se produce una recesión a nivel mundial (tal y como el FMI está previendo) el impacto podría alcanzar los 80.000 millones de euros en inyecciones a startups. Un cálculo para el que Startup Genome ha tenido en cuenta el impacto de las últimas dos recesiones (2000 y 2007/2009), que supusieron una caída en la inversión de entre el 21,6% y el 29,3% a nivel mundial.

El impacto de la crisis sanitaria del COVID-19 en el ecosistema startup

A pesar de esto, después de una recesión, las negocios pueden resurgir

A pesar de estos datos tan alarmantes, es cierto que -según experiencias de crisis pasadas, y como bien demuestra el siguiente gráfico del estudio de Startup Genome-, se ha demostrado que, por ejemplo, tras la recesión de 2008, muchas compañías de Fortune 500, creadas durante la crisis, salieron a flote.El impacto de la crisis sanitaria del COVID-19 en el ecosistema startup

Particularmente, el estudio hace referencia a 50 grandes unicornios tecnológicos, valorados en 134.000 millones de euros; entre los que se incluye el conocido portal de alquiler vacacional Airbnb, que salieron a flote, a pesar de que su valor total no creció a la misma velocidad al no contar con las mismas inyecciones económicas, derivadas de rondas de financiación de terceros.

Después de una recesión, las empresas emergentes son generadoras de empleo

También es cierto, por otra parte, que tras una recesión económica, las empresas más antiguas son las que se llevan la peor parte del pastel, mientras que las nuevas y jóvenes son las que más rápidamente se recuperan, generando empleos en la economía. ¿Eso qué demuestra? Que, sin duda alguna, los mercados necesitan, más que nunca, invertir en negocios emergentes que, tras la vuelta a la normalidad, permitan rescatar parte de la economía estancada.

Muchos gobiernos ya están apoyando a los negocios más jóvenes

Los gobiernos de muchos países del mundo, conocedores de esta situación, ya están ayudando a los fundadores de negocios emergentes en estos momentos tan difíciles. Por ejemplo, en Dinamarca, el gobierno ha decidido cubrir el 75% de los salarios de trabajadores de aquellas empresas que han decidido no recortar en personal. Alemania, por su parte, lo hace en un 60% en aquellos casos en los que las empresas han decidido reducir las jornadas laborales a tiempo parcial.

 

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram