Facebooktwitterlinkedin

Comúnmente se suele decir que quien tiene un amigo tiene un tesoro. Sin embargo, en estos tiempos tan difíciles para las economías mundiales, sería más apropiado afirmar que quien tiene un cliente tiene un tesoro. Y es que, dada la situación económica tan compleja que nos asola, el hecho de que los clientes sigan confiando en nuestra empresa para satisfacer sus necesidades es de agradecer.

Precisamente por ello, es importante que cuidemos de aquellos que apuestan por nuestra marca día tras día. Los lotes de Navidad para empresas son un buen método para devolver el favor a trabajadores y clientes, ya que nos ayudan a demostrar el papel tan importante que desempeñan tanto unos como otros en nuestra labor.

Por qué regalar una cesta de Navidad

Las cestas de Navidad son, sobre todo, un detalle por parte de una empresa que decide, de manera altruista, mostrar su afecto por sus trabajadores o clientes. Pero el hecho de que este acto nazca de la voluntad de la empresa no implica que no genere otros beneficios secundarios.

Los clientes que reciben lotes de Navidad se sienten agradecidos, de modo que aumentan su valoración y apuesta por la empresa. Por ello, se suele decir que los regalos por parte de las empresas fidelizan a su público, una acción que tiene numerosas ventajas. De hecho, no podemos olvidar que, en ocasiones, las empresas buscan nuevos clientes y se olvidan de los que ya tienen.

Por otro lado, las cestas de Navidad son inversiones en marketing. Numerosas empresas dedicadas al sector presentan la posibilidad de estampar el logo empresarial en los productos que componen los lotes. Por ello, es un gasto en publicidad.

Precisamente por ello, las cestas de Navidad son deducibles para las empresas. Así, pueden deducirse en el Impuesto de Sociedades y suponer un ahorro a largo plazo. No obstante, debe tratarse de un gasto repetido año tras año.

Lotes disponibles

Una vez que hemos decidido apostar por regalar cestas de Navidad, no podemos perder de vista que cada cliente es un mundo. Algunos clientes son más especiales que otros, ya sea por la inversión o por el tiempo que han estado con nosotros durante la travesía empresarial. Por ello, las empresas dedicadas a los lotes de Navidad presentan diversas propuestas de cestas: cestas de lujo, a domicilio, especializadas en quesos, con chocolates diversos, sin azúcar… Todo depende de qué y a quién queramos obsequiar.

Las típicas cestas navideñas, que suelen contener un lote de productos variados (vinos, jamón, turrón, sidra…) pueden ir acompañadas de detalles navideños, como boletos para la lotería.

En cualquier caso, lo cierto es que, a pesar de los tiempos convulsos de los últimos años, la inversión en cestas de Navidad por parte de las empresas no ha dejado de aumentar. Entre las razones están el afecto de las empresas por sus clientes, que siguen apostando por ellas a pesar de la numerosa competencia, y la necesidad de reforzar los vínculos con estos. Por ello, es un detalle que no podemos dejar pasar.

 

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram