Facebooktwitterlinkedin

El eCommerce tiene una fiscalidad diferente a la del autónomo general, por eso es importante que quien decida comenzar con la venta online sepa de sus peculiaridades.

Para ello, hemos pedido asesoramiento experto a Marta Zaragozá, abogada fiscalista y CEO de Declarando, una asesoría fiscal online para autónomos. Ella nos explicará los pasos a seguir a la hora de abrir un eCommerce a nivel fiscal. 

Cómo darse de alta para abrir un eCommerce

El primer paso (este sí coincide con el de los autónomos) es darte de alta en Hacienda y la Seguridad Social. 

El alta en el modelo 036 y 037 y el IAE 

La forma de darte de alta como autónomo comerciante es presentar el modelo 036 o 037 en la AEAT, que sirve para informar de la actividad en la que quieres darte de alta. 

Marta Zaragozá explica: “Es muy importante que rellenes el formulario correctamente, porque las casillas que marques en tu alta determinarán aspectos clave de tu vida fiscal”.

Para ello, Hacienda ha habilitado una serie de epígrafes —los llamadas epígrafes IAE— que hacen referencia a las actividades profesionales a las que te puedes dedicar y que se expresan en forma de numeración.

Ejemplo práctico

Pongamos un ejemplo para que quede más claro. Imaginemos que Pepe quiere abrir un eCommerce de gafas de sol para surferos. Lo primero que tendría que hacer es presentar el modelo 037, que es el modelo de alta simplificado o el 036, una versión extendida y más compleja, pero necesaria en algunos casos. Como, por ejemplo, si vas a crear una S.L. o si vas a tener clientes de otros países de la UE.

Una vez decidido esto, toca seleccionar el IAE correspondiente. Y en este caso, a Pepe le correspondería el epígrafe 659.3, que hace referencia al comercio al por menor de aparatos ópticos entre otros.El 90% de las altas en Hacienda que vemos contienen errores básicos, como la elección de un epígrafe incorrecto, lo cual es normal porque hay cientos de ellos. Se rigen según normas, pero hay muchísimas excepciones, e incluso excepciones de las excepciones a estas normas” explica Zaragozá. 

Esto supone que el autónomo va a asumir unas obligaciones fiscales que, en realidad, no le corresponden y “las consecuencias van desde pagar más impuestos de los que deberías hasta exponerte a recargos y sanciones, por lo que dar este paso con seguridad es crucial” prosigue la abogada.

La condición de comerciante

Llegados a este punto es importante parar un momento para matizar la situación del autónomo que abre un eCommerce.

Para abrir un eCommerce es importante que Hacienda te dé la condición de comerciante”, explica Marta Zaragozá. 

Esta situación implica que el autónomo debe hacer facturas tanto de compra al proveedor como de venta hacia el cliente. Además, es importante que tenga una tienda online propia donde venda sus propios productos para ser considerado como tal.

En cuanto al almacenaje de los productos, este no es un punto que Hacienda considere relevante para la condición de comerciante pero sí para la fiscalidad del IVA. ¿Por qué? porque no es lo mismo almacenar un producto, que almacenarlo, manipularlo y alterarlo.  (pintarlo o serigrafiarlo, por ejemplo).

En resumen, es de vital importancia que realices las operaciones de compraventa a tu nombre y que tengas una tienda de venta de productos propia. Si cumples estos dos requisitos, Hacienda te asignará la condición de comerciante.

Diferencia entre el comerciante y el intermediario

Otro punto importante es saber diferenciar entre comerciante e intermediario a la hora del alta. La principal diferencia es que los intermediarios reciben una comisión de venta, no se llevan el pago final que hace el cliente por la compra del producto. Además, no tienen web ni almacenan los productos porque esta corresponde al comerciante; los intermediarios solo son el paso intermedio para hacer llegar el producto al cliente.

Si crees que eres intermediario, debes incluir en tu alta el IAE 631 que hace referencia a los intermediarios de comercio y no a los comerciantes.

La gestión del IVA en un eCommerce

La gestión del IVA en un eCommerce varía en función de cómo vendes los productos y del tipo de clientes que tengas. 

Cliente español

Si el cliente es español por norma general te tocará hacer facturas de venta con IVA, que en la mayoría de casos será del 21%. Pero cuidado, porque hay una excepción: no será necesario que emitas facturas cuando se trate de ventas menores de 400€ (incluyendo el IVA) a clientes particulares.

En ese caso, como Hacienda sabe que es complicado pedir los datos de facturación a una persona particular, no pide factura.

Clientes europeos

Por otro lado, el IVA en ventas europeas cambia. Si tu cliente es una empresa, lo primero que debes hacer es saber si está dada de alta en el ROI o Registro de Operadores Intracomunitarios (esto lo puedes saber en el VIES). 

Si es así y tú también estás registrado como operador intracomunitario, no será necesario que añadas el IVA, porque se aplica la exención del IVA por inversión del sujeto pasivo.

Pero para que todo esté correcto con la contabilidad de las facturas intracomunitarias exentas de IVA, estas deben contener un párrafo específico que haga referencia a su condición y a la Ley del IVA por la que se rigen. 

Software de facturación y gestión fiscal

Tal y como nos explican desde Declarando, este es otro de los puntos que levanta más dolores de cabeza. Por ello, han creado un software de facturación y gestión fiscal muy sencillo que evita los habituales errores en la creación de facturas al hacerlo todo de forma automatizada. 

En Declarando las facturas se rellenan solas, con IVA e IRPF automáticos en función de tu tipo de cliente, ya sea nacional o internacional, particular o empresa. En el caso de las facturas exentas IVA, la exención del impuesto y el comentario adjunto exigido por ley se aplica directamente” comenta la abogada.

Si vendes a clientes y/o proveedores europeos que no sean particulares, tendrás que presentar el modelo 349 para informar a Hacienda de tus operaciones intracomunitarias. Y además, si pasas el umbral de los 10.000 € te tocará presentar el modelo 369 de liquidación del IVA.

En cambio las reglas no son iguales si se trata de ventas europeas a particulares, pues en estos casos se aplica el IVA español directamente. 

Aquí es importante tener en cuenta que las ventas de todos los clientes particulares de ese país no pueden superar los 10.000€. Una vez pasado este umbral, hay que recurrir a la ventanilla única para tributar en destino.

Clientes no europeos

Por último, en las ventas a clientes no europeos —tanto si son empresas como particulares— tampoco se aplica IVA español, sino que  el IVA corre a cargo del país del cliente. 

En estos casos, es importante recordar que cualquier autónomo que realice importaciones o exportaciones está obligado a registrarse en el EORI, una especie de alta en Aduanas que te permite exportar los productos que vendes fuera de Europa.

En conclusión, como ves, es muy importante que Hacienda te trate como comerciante. Para ello necesitas una página web propia y facturas de compraventa a tu nombre. Una vez dado de alta y elegido bien el epígrafe IAE, la fiscalidad del IVA depende de tu situación y del cliente final al que le vendes.

Si tienes alguna duda o necesitas asesoramiento sobre tu caso concreto puede ayudarte una asesoría con profesionales como los de Declarando.

Imagen: Depositphotos

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram