Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

Hace apenas unas semanas te comentábamos que la Unión Europea multaría a Apple con 13.000 millones de euros, la mayor sanción económica en la historia de este organismo. Pero los problemas para los gigantes del sector digital no han parado ahí y ahora quienes se encuentran en la mira son Google y Amazon, acusados de malas prácticas fiscales y tributarias en la Unión Europea.

Algunos líderes europeos, como el jefe de Gobierno Austriaco, el socialdemócrata Christian Kern, han mostrado su criticismo con la evasión fiscal. Este político incluso comentó que “Cualquier cafetería vienesa, cualquier puesto de salchichas, paga más impuestos que una empresa multinacional”

Estas duras críticas contra las malas prácticas fiscales  dejan clara la postura contra atraer este tipo de empresas al mismo tiempo que se dañan otros sectores económicos, además de no ofrecer ayuda en tiempos de recesión económica.

Google y Amazon en la mira del órgano ejecutivo de la Unión Europea

Siendo el objetivo prioritario de la Comisión Europea la lucha contra la evasión fiscal de las compañías multinacionales, se ultiman los expedientes en Bruselas contra estos dos gigantes tecnológicos. La idea es dejar claro que a partir de ahora se han acabado las ventajas fiscales que supuestamente han ahorrado miles de millones de euros a estas compañías.

Las investigaciones contra Google y Amazon no son recientes. De hecho la investigación contra el rey de los buscadores se remonta hasta hace seis años en el que ha sido acusado de abusar de posición dominante en el negocio de la publicidad online al favorecer sistemáticamente sus servicios de comparación de compra en las páginas de resultados.

Esta acusación es paralela a la lanzada por la Comisión Europea contra el sistema Android, por obligar a instalar de forma predeterminada sus servicios y no los de sus competidores. Ambas condiciones vulneran las leyes de la libre competencia del organismo europeo.

Por su parte, Amazon, el gigante del comercio electrónico, está siendo investigado por acuerdos fiscales, conocidos también como tax ruling y que acordó con el Gobierno de Luxemburgo en 2003. La Comisión Europea considera que es una medida contraria a las normas del mercado comunitario.

Pese a las acusaciones, la compañía de Jeff Bezos declinó el año pasado este acuerdo, debido a la presión ejercida por las autoridades de Competencia, ya que lo consideraban ventajoso debido a que canalizaban todas sus ventas por el Gran Ducado y comenzó  a tributar en cada nación europea donde lleva a cabo su actividad comercial.

La llegada de Vestager ha acelerado los procesos contra Google y Amazon

Al a llegada de la comisaria danesa se ha tomado un impulso en la búsqueda por imponer sanciones y corregir las prácticas fiscales de las multinacionales. Es así como se retoman los casos abiertos y se recrudecerá el control sobre estas compañías.

Los cargos contra estas compañías multinacionales guardan bastante parecido con otras que se llevan a cabo. Las sospechas contra Google tienen muchas similitudes con aquellas del caso contra Microsoft a la cual se multó por tener el monopolio en el mercado informático.

El caso de Amazon es parecido al que ocurrió con Apple en Irlanda: beneficios de ayudas estatales no compatibles con las normas establecidas por la Unión Europea.  Además de que presenta otro frente abierto con su oferta de libros electrónicos.

La compañía de la manzana es el mayor distribuidor de ebooks en Europa y las autoridades de Competencia ponen los ojos sobre ella ya que creen que los contratos que firma con los editores incluyen cláusulas creadas para mantener a los competidores fuera del mercado.

Imagen: Jonathan Weiss / Shutterstock.com

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram