Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

El motor de búsqueda Google y China han tenido una relación difícil. De hecho, no hay que olvidar que, en 2010, la empresa estadounidense dejó de operar en el gigante asiático. Por otra parte, las autoridades chinas fomentaron el uso del buscador local Baidu, que es la referencia hoy. Parece que Google no quiere renunciar a la tarta publicitaria de este mercado y ofrece una nueva versión… con censura preventiva. ¿Cómo funcionaría? Te lo explicamos.

Dragonfly, o cómo Google aplicaría la censura preventiva

La idea del proyecto, denominado Dragonfly (“libélula”), es poder cumplir con las severas restricciones de las autoridades chinas. Se trataría de implementar un sistema que bloquearía las búsquedas en función de aquellas cuestiones que indique previamente el Gobierno.

La novedad es que sería más eficaz que la Cibermuralla Chinalas limitaciones que hoy implementa el gobierno de ese país para el libre acceso a los contenidos online. De hecho, la primera versión ya fue presentada a principios de año y se espera que a finales de 2018 y principios de 2019 esté la versión definitiva.

Ahora bien, la cuestión para que Google vuelva a operar en China no es solo técnica. En este país existe la Administración del Ciberespacio, un organismo dependiente del gobierno del que depende la autorización. Además, hay que recordar que la Ley de Ciberseguridad del país asiático obliga a almacenar datos de usuarios dentro del territorio chino. Por este motivo, es posible que a corto plazo aún no pueda operar. Un sondeo entre las autoridades locales indica que, de momento, no hay interés en permitir que Google regrese.

Otro aspecto que habrá que estudiar es el de las reacciones negativas ante semejante propuesta. Varios trabajadores, así como miembros de ONG´s como Amnistía Internacional han expresado su rechazo a la idea. Se entiende que Google es más que un buscador y, por lo tanto, sus decisiones no se deberían limitar a lo económico.

“Será un día oscuro para la libertad en internet si Google acepta las reglas de censura extrema de China para conseguir acceso al mercado” (Patrick Poon, Amnistía Internacional)

China: la piedra en el zapato de un líder absoluto

Es significativo que, aunque Google concentra más del 92 % de cuota de mercado en el mundo, China, el país más poblado, sea uno de los territorios que se le resiste.

Su marcha voluntaria en 2010 le hizo renunciar a un mercado que, hoy, ya es la segunda economía del mundo. Un argumento de peso para replantear la política de navegación es que China ya cuenta con más de 750 millones de internautas. Esta es la razón fundamental por la que los directivos del buscador se están replanteando la decisión. Por ejemplo, Baidu supera el 70 % de cuota en el mercado local, de manera que va a ser difícil recuperar la posición que perdió.

Top 20: las mayores empresas digitales chinas (que pronto estarán en España)

Dentro de un mercado global y en el que ya tiene otros competidores locales (Yandex en Rusia), Google busca no perder posición. En consecuencia, es de esperar que, más tarde, o más temprano, acabe volviendo a China. Dependerá, al final, de cuales sean los intereses del gigante asiático porque Baidu es uno de sus buques insignia.

Imagen: DepositPhotos

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram

Escribir comentario

¡Mantente al día!

Recibe los mejores contenidos de marketing digital y comercio electrónico en tu email.

Acepto recibir comunicaciones comerciales perfiladas conforme a la política de privacidad de Iniciativas Virtuales.