Facebooktwitterlinkedin

Desde que se dio a conocer por la Unión Europea la denominada Tasa GAFA (también llamada Tasa Google), que impone nuevos impuestos a las grandes empresas tecnológicas hemos vivido un gran revuelo, tanto por la reacción adversa de Estados Unidos, al ser la sede de la mayoría de las empresas tecnológicas afectadas, como porque se especuló que este impuesto tendría repercusiones en los bolsillos de los clientes.

España puso en marcha la Tasa Google el pasado 16 de enero, siguiendo el ejemplo de Francia que comenzó desde 2019 y los grandes de internet han comenzado a tomar su posición al respecto. El último de ellos, Google España, que ha decidido imponer un recargo del 2% a sus clientes que quieran contratar publicidad digital en España y Francia.

Google cobrará un 2% adicional a sus clientes publicitarios debido a la Tasa Google

Amazon fue el primer gigante tecnológico en reaccionar al impuesto sobre Determinados Servicios Digitales, el nombre oficial de la Tasa Google en España. La empresa de Jeff Bezos informó hace unos días que a partir del 1 de abril de 2021 incrementará sus tarifas a vendedores en un 3% para los productos vendidos en España. Así, por ejemplo, en el caso de un producto cuyo precio total de venta sea de 100 euros y cuya tarifa sea del 15%, la nueva tarifa será del 15,45%, por lo que el vendedor pagará 15,45 euros por ese producto

Amazon España sigue los pasos de Francia y repercutirá la tasa Google a sus vendedores

Google ha decidido seguir su ejemplo y trasladar este coste extra a sus clientes que utilizan su plataforma Google Ads, sin embargo en su caso el coste será del 2% en las facturas por los anuncios que se sirvan en España, es decir, se impondrá a todos los clientes que, dentro o fuera del país, suscriban un contrato publicitario con Google España, así como en otros países como Francia donde ya se aplica la Tasa Google, y es similar a otros impuestos implementados por parte de Google en Reino Unido (2%), Austria (5%) y Turquía (5%) desde noviembre del año pasado.

“Estos recargos se incluirán en tu factura o extracto como un concepto independiente por país, y entrará en vigor el próximo 1 de mayo, aseguró el gigante de internet en su comunicado.

De acuerdo con algunas fuentes, Google España justifica este cobro extra a los anunciantes debido a que “los impuestos sobre determinados servicios digitales incrementan el coste de la publicidad digital”.

Google solo cobrará el 2% a sus clientes publicitarios y no el 3% que es la tasa exigida por el gobierno , por lo que la compañía asegura que continuará “pagando todos los impuestos que nos corresponden, tanto en España como en el resto de los países en los que operamos”, además de alentar a los gobiernos a nivel global a “llevar una reforma fiscal internacional en lugar de implementar impuestos unilaterales”.

¿Una mayor claridad en los impuestos de Google?

Como muchas otras compañías tecnológicas, Google mantiene sus operaciones en España bajo una estructura fiscal con sede en Dublín. Tras algunas regularizaciones fiscales, la compañía ha tenido que afrontar dos pagos extraordinarios, la última en 2018 por 3 millones de euros.

Mientras tanto, la mayoría de los países de la Unión Europea han respaldado la aprobación de una normativa que obligará a las multinacionales a hacer públicos el tamaño de su negocio en cada estado miembro, así como el pago de impuestos. Esta nueva normativa se aplicará a aquellas empresas con actividad en el área y con ingresos anuales superiores a los 750 millones de euros.

 

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram