Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

Grandes empresas de la distribución en España, como Carrefour, El Corte Inglés e Ikea, que pertenecen a la Asociación Nacional Grandes de Empresas de Distribución (ANGED) han señalado una desigualdad de condiciones para competir contra los gigantes del eCommerce y exigen al Gobierno flexibilizar la legislación comercial con un nuevo marco normativo “moderno y flexible, que responda a la realidad de nuestro mercado”.

De acuerdo a ANGED, la legislación comercial actual limita la competencia contra los eCommerce

De acuerdo a las declaraciones de la patronal de las grandes empresas de distribución “por desgracia, buena parte de la legislación comercial ha quedado anclada en el siglo XX: mientras que una parte del comercio está sujeto a un corsé estricto que afecta a aspectos clave como los horarios, la fiscalidad o la libertad de establecimiento, grandes operadores “online” quedan al margen, convirtiendo en ventajas competitivas las limitaciones del resto”.

Esta no es la primera vez que ANGED pide flexibilizar la legislación amoldándola a la revolución digital, ya que ha señalado anteriormente que limitar el número de domingos y festivos de apertura es una medida que ya no tiene sentido, ya que los gigantes del retail online como Amazon que tienen la posibilidad de vender cualquier día a cualquier hora.

Las grandes empresas del sector han destacado que la coyuntura es favorable para llevar a cabo amplias reformas a la legislación comercial, tomando en cuenta que el comercio cerró el pasado 2017 con un crecimiento del entorno del 3%, encadenando cuatro años de recuperación de la facturación el empleo. Tanto empresas como consumidores están demostrando una gran capacidad de adaptación al nuevo entorno en el que vivimos”.

Click To Tweet

Las grandes empresas de distribución buscan adaptarse al nuevo entorno

Los retos que enfrentan las grandes empresas de la distribución no se enfocan únicamente en tratar de competir en igualdad de condiciones que el comercio online, que de acuerdo a sus datos ya representa el 3,1% de la facturación minorista en España, sino afrontar toda una transformación digital en todas sus fases de cadena de valor: integrar espacios omnicanal, optimización de procesos, operaciones y la logística, la revolución de los medios de pago, o incluso la nueva relación con un cliente que permanece conectado.

Si bien el eCommerce ha llegado de forma disruptiva a cambiar el sector del retail, muchas de estas grandes empresas han tardado mucho en adaptarse a la realidad del eCommerce.

Un claro ejemplo de esto es Mercadona, líder en los supermercados españoles con más de 1.500 tiendas físicas, representando el 14% de las ventas del sector en España, pero cuya tienda online resalta por no querer apostar por este canal: sin productos destacados ¡sin fotografías! y sin ofertas ni carrito de compras, más allá de parecer que el eCommerce de Mercadona es anticuado, hace 10 años habría sido calificado de obsoleto.

Claro que este no es el caso de todas las empresas clásicas minoristas que han tratado de integrarse al eCommerce como es el caso de El Corte Inglés, que ofrece una buena experiencia al cliente, con servicios destacados como el sistema de pagos o devoluciones. Este tipo de comercios electrónicos no deberían sentirse amenazados por Amazon ya que tienen claras ventajas y juegan bajo las mismas reglas que el gigante del retail online.

A pesar de todo, la patronal demanda un cambio en la legislación comercial con mayores libertades pero a pesar de ello, no especifica qué medidas concretas quieren que adopte el gobierno.

¿Será esta la solución a los problemas de adaptación al eCommerce de los grandes de la distribución en España?

Imagen: Depositphotos

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram