Tiempo de lectura: 4 minutos
Shares

Se cumple un mes desde que la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) puso en marcha Distafarma, una aplicación web que permite la venta de medicamentos de uso humano no sujeto a prescripción médica; y de momento, 23 farmacias se han sumado a la iniciativa online dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. La clave de este sistema de venta de medicamentos a través de Internet está en el logotipo común que identifica todas la farmacias online de la Unión Europea que venden legalmente medicinas sin receta. La iniciativa se ha lanzado al mismo tiempo en toda en Europa con el fin de acabar con el creciente comercio electrónico de medicamentos que puedan comprometer la salud de los ciudadanos, ya que los sitios web ilegales son la principal vía de acceso de los pacientes a fármacos no autorizados, sin garantías de calidad, seguridad y eficacia.

Un sello para garantizar la autenticidad de las farmacias on line

Desde 2011, una directiva europea frentlogo farma europae a medicamentos falsificados regula los requisitos de la venta online de este tipo de fármacos de uso humano y establece la creación de un distintivo común para reconocer los sitios web de la Unión Europea que vendan legalmente estas medicinas. En España, la venta online de medicamentos de uso humano no sujetos a prescripción médica, está regulada desde 2013 (Real Decreto 870/2013, de 8 de noviembre) con el fin de dotar de las máximas garantías a estas compras a través de Internet. Hasta el momento no estaba disponible el logotipo de la Unión Europea que debía identificar estas farmacias, pero en 2014, la Comisión Europea acabó de definir las características de ese sello que ahora exhiben en su tienda online las boticas que apuestan de forma decidida por el comercio electrónico. El distintivo incluye la bandera del país donde están ubicadas y debe ser visible en la página de inicio de los sitios web ya que sirve para garantizar la autenticidad las farmacias online seguras.

¿Cómo registrar tu farmacia on line?

En estos comercios solo es posible la adquisición de medicamentos no sujetos a prescripción médica, también conocidos como medicamentos sin receta; más de un millar de productos como analgésicos, antiinflamatorios, cremas y jarabes entre otros. Cualquier botica con sede física, responsable farmacéutico y licencia puede iniciar su actividad a través de Internet. Las nuevas farmacias online necesitan:

  • Disponer de una tienda virtual, porque no está permitido vender por correo electrónico.
  • Contar con un dominio registrado por el mismo titular de la tienda física.
  • Desarrollar una logística que facilite la entrega directa de los medicamentos a su destinatario sin alterar la calidad de los mismos.
  • Facilitar la información necesaria para ser identificada.
  • Muestrar el logotipo común europeo que marca la normativa comunitaria.

Las farmacias interesadas en sumarse a esta inciativa solo tienen que comunicárselo a su comunidad autónoma con 15 días de antelación al inicio de la actividad de forma de forma telemática a través de Distafarma.

El sector farmacéutico busca madurez en el negocio on line

Desde el 1 de julio de 2015 solo 23 boticas de las 22.000 que funcionan en España han dado el salto a Internet de la mano de Distafarma y han reclamado el aval del distintivo común europeo: trece en Cataluña, dos en Castilla La Mancha, País Vasco y Andalucía, y una en Galicia y Aragón. Son las que a día de hoy figuran en el listado de las farmacias online que pueden realizar este tipo de ventas en cada una de las comunidades autónomas, accesible desde la web de la AEMPS.

Pese a esta respuesta discreta, el catálogo de farmacias online crece y se renueva a diario. El eCommerce espera un aluvión de nuevas boticas dispuestas a asumir el reto de vender a través de Internet productos que hasta el momento no podían comercializar. Su actividad en la red se reducía a la venta de productos sanitarios, artículos de higiene, cosmética y alimentación. El crecimiento del sector de Consumer Health es constante desde 2013. Según los cálculos de la consultora especializada IMS Health, en 2014, los productos de autocuidado experimentaron un crecimiento del 4,1%, siendo el segmento que más creció el los medicamentos sin receta (OTC) de venta libre o directa, un 5’6 %. El negocio de la parafarmacia alcanzó los 5.000 millones, de los que la venta online representa menos del 1%. El margen de mejora es enorme y el sector se prepara no solo para vencer las dificultades técnicas y económicas que supone un negocio online, sinó también para beneficiarse de todas las oportunidades del comercio electrónico.

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram