Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

“… y  yo soy graduado en Ciencias Sociales, por la facultad de Facebook

¿Te imaginas explicar tu formación académica de esta forma?

No estamos lejos de esa realidad, o al menos, no lo están en absoluto en el Reino Unido.

Este lunes se presentó en el Parlamento británico un informe con reformas para el sistema de educación universitaria del Reino Unido, el cual tiene ideas novedosas para muchos… y angustiantes para algunos otros.

Este documento, llamado “El éxito como una economía de conocimiento” (Success as a Knowledge Economy en su lengua de origen) muestra nuevas reglas que deberían seguir las universidades para mejorar las garantías que estas instituciones proveen a sus estudiantes. Entre las modificaciones que enuncia, el documento exige a las instituciones educativas dar a conocer datos sobre las horas de lectura que tienen los estudiantes, las horas de clase,  los ingresos y trabajos que obtienen los graduados y su situación económica entre otros datos.

Quieren que las instituciones y colegios de prestigio den a conocer la excelencia de sus servicios contra los pagos que hacen sus alumnos, y la supuesta muy buena vida que tendrán al graduarse y poder tener trabajos bien pagados.

Pero lo que nos llama la atención de este documento es la reforma para fomentar la creación de instituciones “challenger

Instituciones Challenger como Facebook y Google serán capaces de dar títulos universitarios

Le han llamado  Instituciones Challenger a los centros educativos fuera de las normas establecidas, es decir: que compañías con el dinero suficiente podrán estar habilitadas para otorgar títulos universitarios si cumplen con las normas nacionales establecidas.

Se hace hincapié en el documento que quieren que estas mismas empresas garanticen tener trabajadores cualificados para sus negocios y poder proporcionar educación a personas que antes no tenían acceso a ella.

Además, en el documento se hace mención a un incremento en las tasas de matrícula universitaria actuales, que rondan las 9.000 libras (alrededor de 11.449 euros) y que incrementa la ansiedad de los alumnos ya que aumenta el porcentaje de graduados con deudas.

Esto le da un empujón un poco mayor a la creación de las Instituciones Challenger, ya que, al menos en un inicio, serán mucho más accesibles económicamente hablando.

Los pros y los contras

Parecen pensar quienes elaboraron estos cambios en el Reino Unido que las compañías privadas y empresas como Facebook y Google estarían muy interesadas en adentrarse en el mundo de la educación superior.

También es cierto que hay un número considerable de personas que podrían hacer buen uso de ampliar su conocimiento y su formación y sin tener que competir o tener que pagar una gran cantidad de dinero podría obtener su título.

Para la administración inglesa, es una respuesta a la gran demanda de profesionales cualificados y graduados.

Pero hay detractores por supuesto. A pesar de que la mayoría de las quejas son respecto al aumento de las tasas en matriculas, también hay preocupación sobre la calidad y la disponibilidad que tendrán estas nuevas instituciones o colegios formados a partir de empresas.

Se advierte que estas instituciones deberían tener ciertas medidas para evitar que cerraran y no terminaran la calificación de los alumnos que estuvieran inscritos ya que se trataría de un experimento económico por parte de las empresas.

Y por supuesto, ninguna de las empresas mencionadas se ha pronunciado en definitiva para abrir sus puertas a la impartición del conocimiento y del saber, pero es cuestión de tiempo saber quiénes van a integrar esta nueva modalidad de estudios en el Reino Unido.

¿Te gustaría entrar a este tipo de universidades? ¿Crees que este tipo de empresas como Facebook y Google participará?

 

Shares