Facebooktwitterlinkedin

Operar en el panorama minorista de hoy en día se ha vuelto exasperantemente difícil. Las sendas que toman los productos para llegar a los consumidores son extremadamente complejas. Por ello, debemos tener en cuenta los siguientes escenarios:  

  • «Nuestro público objetivo navega en Facebook y Pinterest, pero adaptar el contenido para dichas plataformas requiere mucho tiempo».
  • «Encontramos un nuevo minorista para llevar nuestra marca, pero necesitan datos de productos en un nuevo formato».
  • «Queremos lanzar una colección NFT, pero no tenemos los recursos para desarrolladores».

¿Os suenan estos puntos débiles? Si es así, no estáis solos, ya que casi todas las empresas en el sector minorista están pasando por verdaderos apuros para mantenerse al día con el caos resultante en todo el entorno comercial. Nosotros llamamos a este caos «anarquía comercial» y debemos frenarla.

Por qué estamos en un estado de anarquía comercial

El número de canales de venta y herramientas de marketing ha aumentado significativamente durante la última década y están evolucionando rápidamente; actualizando constantemente las funciones de compra y modificando los requisitos de datos de productos. Miremos a Twitter, que recientemente lanzó Twitter Shops para añadir más funciones de compras a la aplicación. 

Si bien la expansión de los canales de marketing y venta brinda más oportunidades para conectarse con los consumidores, las estrategias y los sistemas en los que se basan muchas empresas para gestionar la información de sus productos están obsoletos y no logran mantenerse actualizados. De hecho, el 73 % de los responsables de la toma de decisiones de empresas en la zona sur de Europa (Italia, Francia, España) están preocupados por la coherencia de la información de los productos que se transmite a través de sus pilas tecnológicas actuales, según un estudio de Productsup

Las pilas tecnológicas de la mayoría de las empresas están formadas por redes enmarañadas de sistemas, que añaden una plataforma aquí y otra allá para cada tarea individual, y crean más problemas de los que resuelven. Incluso para los grandes del sector, se ha vuelto casi imposible gestionar grandes volúmenes de datos de productos a través de miles de canales en cientos de mercados con múltiples sistemas. 

La anarquía comercial puede tener enormes implicaciones tanto en las ventas como en la fidelización a la marca, ya que los consumidores esperan una experiencia de compra práctica y sin contratiempos. Si la información del producto no es coherente y no está actualizada en todos los puntos de contacto con los clientes, incluso los clientes más leales se irán a la competencia. Según el informe Future of Retail (El futuro del retail) de Raconteur, de cada 100 compradores que te visitan online, 70 se van sin comprar. Los detalles más pequeños, como una imagen mal coloreada, un punto decimal fuera de lugar o una descripción engañosa del producto, pueden destruir la confianza del cliente ganada con tanto esfuerzo. 

Cómo podemos retomar el control

Necesitamos replantear radicalmente toda la cadena de valor de la información de productos (PIVC), es decir, la ruta que tienen los datos del producto a medida que pasan de los proveedores a los minoristas, marketplaces o plataformas de redes sociales y, finalmente, a los compradores. Esta ruta debe permitir un flujo libre de datos de un extremo a otro, lo que permite que la información del producto vuelva a los proveedores en forma de feedback o devoluciones de los clientes. 

Teniendo en cuenta que la mayoría de las pilas tecnológicas actuales impiden que los datos de los productos fluyan libremente a través de los PIVC, debemos dejar de optimizar los sistemas aquí y allá. En cambio, debemos considerar un enfoque completamente nuevo: la gestión product-to-consumer (producto al consumidor, o P2C)

Estrategia product-to-consumer (P2C)

Identificada como una nueva categoría de mercado por la firma de analistas Constellation Research, con un mercado total direccionable de 11.000 millones de dólares estadounidenses en 2021, la gestión P2C agiliza la ruta que tienen los datos de productos a medida que se mueven entre proveedores y compradores. Esta gestión P2C elimina la necesidad de hasta 50 aplicaciones diferentes dentro de una organización. Por esa razón, no son necesarias múltiples soluciones para abordar diversos desafíos comerciales. Las investigaciones muestran que el 51 % de los responsables de la toma de decisiones de empresas del sur de Europa creen que una estrategia P2C les ayudará a ganar tiempo a la hora de lanzar sus productos, activos digitales y campañas a los mercados. 

La aparición de nuevos canales y mercados ha transformado por completo la forma en que llegamos a los consumidores y vendemos nuestros productos. Los nuevos enfoques holísticos y optimizados, como la gestión P2C, te permiten convertir la complejidad en una ventaja, permitiendo así aprovechar con éxito nuevos canales, como el comercio social, para desarrollar todo tu potencial global.

Para obtener más información sobre el panorama cambiante del comercio social y cómo P2C puede ayudarte a impulsar las ventas en plataformas como TikTok, Facebook, Instagram, Snapchat, Pinterest y más, puedes descargar la siguiente guía.

Descarga la guía

 

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram