Tiempo de lectura: 4 minutos
Shares

“Ding – Dong…” Llaman a la puerta de casa. Estamos mirando por la ventana y no hay nadie. Sólo un aparato volador que porta algo entre sus manos… ¡Pero si es el paquete que esperábamos! Sí, amigos, el envío de paquetería con drone está cada vez más cerca.

Es probable que lleves un tiempo escuchando hablar de este tipo de entregas que parecen venir directamente del futuro, como la de la lejía. Pero este no viene a dejarte la ropa de un blanco nuclear. Viene a hacer más fácil la entrega de paquetería a esas zonas de difícil acceso, medios rurales… O a cualquier tipo de vivienda, porqué no. Aunque se antoja algo más complicado.

El drone, clave en el reparto en zonas rurales

Eso es lo que ha publicado hoy la empresa de envío de paquetería MRW en su web. Una empresa que, según asegura, apuesta por la innovación para su entregas. Y para ello ya han realizado una prueba de concepto con drones con la colaboración de la empresa española HEMAV.

“Aunque hace unos años no se contemplaba esta modalidad de entrega, empresas como HEMAV trabajan para acercar más esta realidad que parece venir del futuro. Un drone permite una mayor flexibilidad en la entrega aportando un valor añadido para acceder a puntos complicados. Actualmente, las empresas de transporte tenemos una gran dificultad al repartir en zonas rurales o de complicado acceso, por lo que la entrega con drones optimizaría de manera significativa el reparto de los envíos. Además, como consecuencia se reducen los tiempos de tránsito de la entrega. Por estas razones, desde MRW se está investigando la viabilidad de esta modalidad de entrega”, ha explicado Guillem Pérez, miembro del Comité de Dirección de MRW.

Retos del futuro para la entrega con drone

Uno de los principales retos a conseguir parece uno de los que podrían parecer más sencillos. Pero no. Se trata del “reto legislativo”, es decir, de lo que las leyes permiten o no con respecto a estos aparatos. “Hoy día, el mayor freno al envío con drone lo pone la legislación, pues este tipo de operaciones no se contempla en la legislación vigente. Actualmente estamos en una primera fase en la que ya se realizan entregas de medicamentos, desfibriladores y otros elementos en situaciones de emergencia como desastres naturales. “explica Carlos Ferraz, director de HEMAV.

Otros puntos a tener en cuenta son los aspectos a nivel operativo y de seguridad. Hoy en día un drone (o dron, como prefieras) puede volar a más de 120 metros de altura sobre el punto en el que está el operador y, desde un punto de vista teórico, el techo de vuelo de las aeronaves con las que trabaja HEMAV está alrededor de los 3.000 metros. Hay una distancia, y nunca mejor dicho, que hay que recortar de alguna manera.

“Tecnológicamente la industria ya está preparada para la utilización de un drone en distribución punto a punto de paquetería. Aplicar drones en los envíos supone acortar distancias, complementar la entrega y dar un valor añadido a sectores como la salud y la medicina”, asegura Ferraz.



El sistema de Amazon Prime Air y los drones

Hace unas semanas ya te hablamos en Marketing4eCommerce del sistema drone de Amazon, que cumplió dos años de vida. Un sistema que, al igual que el que acabamos de comentar, todavía no cuenta ni con la seguridad ni con el marco legal necesarios para su implantación definitiva.

La solución a estas dos “trabas” no parece inmediata ni fácil de conseguir. Algo que para Jeff Bezos no es problema e insiste: “en el futuro será tan normal ver vehículos de Amazon Prime Air cruzando el cielo como camiones de reparto en la carretera”. Y para convencernos publicó este vídeo explicando cómo es su tecnología y cuál es el funcionamiento básico del drone que prevé utilizar en el reparto de pedidos a domicilio mediante Amazon Prime Air.



Un servicio el de Amazon Prime Air, que como hemos podido ver en el vídeo, no es demasiado apto para grandes ciudades ni núcleos urbanos, sino para zonas residenciales con viviendas unifamiliares y núcleos más dispersos.

Y… ¿cómo funciona? Al realizar un pedido, el cliente de Amazon activa una aplicación que le avisará de la llegada del paquete, pero antes deberá marcar la zona de aterrizaje del drone para facilitarle la entrega, lo que demuestra que una casa con jardín mejora notablemente las condiciones de uso de un servicio que todavía genera muchas dudas.

Aún no alcanzamos a imaginar una vida con drones volando a nuestro alrededor, pero lo que está claro es que cada vez se dan pasos con más intencionalidad para que eso suceda.

 

Shares