Facebooktwitterlinkedin

La pandemia ha transformado los hábitos de compras realizadas  en España, como confirman las cifras recogidas de los pagos realizados a través de Oney, entidad especialista en soluciones de pago, crédito al consumo y seguros. La compañía ha realizado un  análisis comparativo entre el formato de compras realizadas en enero de 2020, cuando España aún no presentaba casos por COVID-19, con respecto al mismo periodo de 2021, es decir, en plena tercera ola de la pandemia. 

Las cifras confirman, en primer lugar, la tendencia creciente del pago aplazado, que ha crecido durante este periodo un 55%, lo que acerca un poco más al retail español a las cifras que esta modalidad de compra tiene en países del centro de Europa donde ya supone entre un 6% y un 10% de los pagos totales en comercios, frente a algo menos del 1% en nuestro país

La evolución de la fórmula del pago aplazado en comercios ya venía experimentando una  tendencia creciente en España desde 2018, aunque a un ritmo inferior que otros países. Pero, sin  duda, el año 2020 y el impacto de la crisis sanitaria sobre los hábitos de compra de los  consumidores ha acelerado el proceso y los datos de los que disponemos nos muestran que la  tendencia se ha transformado en hábito y que el pago aplazado ya forma parte de la manera en  que los españoles afrontan sus compras”, señala Santiago Caballero, Director de Pago Aplazado de Oney en España. 

Consolidación de las compras online 

Asimismo, las cifras de Oney confirman el boom de las compras online, que en enero de 2021 han aumentado un 19% con respecto al mismo periodo de 2020, alcanzando ya el 88% del total de compras realizadas a través de Oney.Si bien el periodo de confinamiento supuso un punto  de inflexión sin precedentes para el incremento de las compras online, detectamos con estos  nuevos datos la plena consolidación de esa tendencia”, explica Santiago Caballero, Director de  Pago Aplazado de Oney en España. 

De hecho, los datos analizados por Oney muestran también un incremento del número de clientes entre ambos periodos en más de un 20%, un indicador de que nuevos compradores se están  sumando a esta tendencia de pago. 

El análisis de las transacciones realizadas a través de Oney objetiva, además, los plazos de compra  preferidos por los consumidores en España, que son de 3, 4 y 6 meses. Una fórmula de compra que  está permitiendo al consumidor español nuevas formas de relación con sus finanzas para afrontar  una situación de incertidumbre como la actual y ofrece a los comercios una alternativa de pago adaptadas a las circunstancias sencilla y rápida para poder adaptarse a las necesidades y  preferencias de sus clientes en cada compra.  

Deportes y tecnología, entre los productos más demandados 

En este sentido, la mayor demanda en los datos analizados del pasado mes de enero ha estado  en los establecimientos relacionados con el deporte y el fitness, como Decathlon, y los de tecnología, como Cecotec, Backmarket, Samsung o Worten. Datos que ratifican el auge de estos  sectores desde que se inició la pandemia y que dan consolidan esta tendencia surgida durante  el periodo de confinamiento. 

Para los comercios, el pago aplazado supone un importante elemento de diferenciación y de  fidelización, simplifica y mejora la experiencia de compra de sus usuarios e incrementa la tasa de  conversión, hasta el 40% en algunos casos, con el consiguiente aumento de las ventas, por lo que  clientes y comercios salen beneficiados a través de este sistema. 

Imagen: Depositphotos

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram

Escribir comentario

¡Mantente al día!