Tiempo de lectura: 6 minutos
Shares

En los últimos meses te hemos ido hablando de varios modelos de negocio y hoy queremos centrarnos en uno muy específico, queremos hablar del poder de la unión online, del poder de lo “colectivo”. Si algo positivo nos ha traído Internet y las redes sociales es que los internautas tienen más fuerza que nunca y pueden influir tanto en el momento de crear como en el de comprar un producto.

Según este artículo del portal 20 minutos, “en solo cinco años, la compra colectiva se ha asentado en España y ha evolucionado hacia nuevas fórmulas”. El modelo de negocio de la compra colectiva nació con las webs de cupones de descuento como LetsBonus o Groupalia que se centraban principalmente en servicios de ocio, belleza y restauración. Posteriormente aparecieron los agregadores de ofertas de cupones que facilitaban al usuario encontrar lo que buscaba al mejor precio.

Actualmente, el boom parece estar en las empresas con un modelo de negocio como el que comentamos en este artículo: la unión online, la compra colectiva. Esta tendencia viene de los países nórdicos europeos en los que ya hace años que se crean comunidades de consumo para tener una mayor fuerza negociadora en un proceso de compra. En el caso de la creación colectiva, pasa lo mismo. Cada vez más, los usuarios se unen más para crear e innovar aprovechando así el trabajo en equipo creando sinergias muy interesantes.

¿Qué ventajas tiene la unión online?

Los internautas son los protagonistas y la unión online fundamental en este tipo de negocios. En el caso de la creación colectiva, ellos participan, de una manera u otra dependiendo de cada caso, en la creación del producto o servicio que ofrecen. Involucrando así a los usuarios, se logra preparar un producto de forma conjunta además de saber la opinión y posible aceptación del mercado a un coste bajo, a tiempo real y de forma directa. Los usuarios sirven como filtro para indicar qué puede funcionar en el mercado y qué no, obteniendo así de forma gratuita o por un coste bajo la colaboración de los participantes.

En el caso de la compra colectiva, los usuarios se unen para tener mayor fuerza para negociar con un comercio. Un usuario tiene poco peso pero si se unen un número considerable de usuarios éstos pueden realmente influir en una oferta logrando así mejoras o incentivos que de otra manera no podrían obtener.

Ejemplos de creación colectiva

1- iStockphoto

Es una plataforma que ofrece todo tipo de fotografías a un precio reducido de entre uno y cien euros aproximadamente. Cualquier usuario puede subir sus imágenes con las etiquetas correspondientes para que los usuarios puedan encontrar imágenes que encajen con su búsqueda. iStockphoto tiene inspectores de calidad que verifican si las imágenes que se ofrecen tienen suficiente calidad y son adecuadas para la venta.

Se creó en abril del año 2000 y, en ese momento, funcionaba como un sitio web que permitía el intercambio de fotografías gratuitas. Fue en el año 2001 cuando decidieron empezar a vender las imágenes a precios asequibles. Los colaboradores reciben una comisión de entre el 15% y el 45% dependiendo de cada caso.

A continuación podemos ver, por ejemplo, las imágenes que encontramos si queremos buscar fotografías sobre “ecommerce” y, si nos interesara alguna de las imágenes, podríamos entrar en su página y ver el coste que tiene, en créditos, según el tamaño requerido.

iStockphoto

iStockphoto

2- Quirky

Se trata de una plataforma de “inventores globales”. En esta plataforma online, los usuarios pueden sugerir ideas de productos que mejoren o cubran necesidades que consideren que están sin resolver, sin inventar. Se van proponiendo ideas y entre todos los usuarios se van mejorando las propuestas iniciales para acabar de dar forma y perfeccionar su planteamiento.

En este proceso, lo bueno es que pueden participar todo tipo de usuarios así que quizás una persona de diseño aporta por un lado, otra de marketing por otro y otro que es ingeniero añade otra parte importante; todo suma. Una vez se tiene una idea bien consolidada y creen que ésta puede tener una buena acogida por parte del mercado, Quirky lo produce y lo comercializa en su ecommerce. En el packaging se especifican los individuos que han participado en el desarrollo y, además, se les da una comisión que variará según el peso que haya tenido su aportación en el resultado final.

Uno de los inventos que surgieron a través de Quirky es el de Jake Zien, quien en 2011 y con tan solo 22 años, tuvo la idea de fabricar Pivot Power, um aparato que se trata de una regleta múltiple, flexible y modular. Con esto, Zien ha ganado más de 350.000 dólares ya que las ventas de este aparato generaron cerca de 25 millones de dólares en ingresos. Los beneficios no fueron solo para él ya que, a su vez, por ejemplo, otro miembro de la comunidad cobró 30.000 dólares por dar el nombre. En total, en el desarrollo de este aparato participaron, entre aportaciones y opiniones, más de 700 personas.

Pivot Power

Pivot Power

Ejemplos de compra colectiva

1- Shoppyo

Cuantos más seamos, menos pagamos”, ese es el lema de esta plataforma, la comunidad de compra colectiva. Su objetivo es poner en contacto a varios consumidores que quieren un mismo producto y lograr así descuentos que sean beneficiosos para ambas partes. Los consumidores logran, al ser un número considerable de usuarios, obtener el producto a un coste menor y las empresas que participan logran vender una gran cantidad de lo que oferta pudiendo incluso ofrecer un descuento que resulte atractivo.

El fundador y CEO, Antonio Martínez, explica en varias entrevistas que realmente la idea de crear este negocio se le ocurrió cuando un vecino de su comunidad propuso que todos los vecinos se unieran para encargar los toldos al mismo proveedor y lograr así que éste se los vendiese más baratos por realizar la compra colectiva.

El proceso empieza cuando creas tu grupo de compra colectiva o te apuntas a uno que ya esté consolidado, lo difundes para lograr el mayor número de interesados y esperas unos días. Si todo va bien, recibiréis ofertas de negocios interesados y éstos marcarán el número mínimo de compradores necesario para poder hacerse efectiva. Si ambas partes, consumidores y comercio, se ponen de acuerdo, se reserva la oferta y si se llega al mínimo exigido de compradores, recibes tu pedido.

Aquí tienes un vídeo explicativo por si quieres saber más sobre el funcionamiento de Shoppyo para la compra colectiva:



2- Compra colectiva

También existe la página Compra colectiva que lo que hace es agrupar todas las páginas que se dedican precisamente a esto, a la compra colectiva. En ella se pueden encontrar páginas como Lets Bonus, Offerum o Groupalia pero también otras más específicas como Del15, para comprar camisetas exclusivas de artistas gráficos, o Bonus Cursos, para encontrar los mejores cursos online a precios asequibles.

¿Qué te parece este modelo de negocio? ¿Crees que seguirá teniendo tanta fuerza la unión online o es algo momentáneo? Para acabar, te dejo con una frase de Zig Ziglar que creo que encaja muy bien en este caso: “los individuos marcan goles, pero los equipos ganan partidos”. 

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram