Tiempo de lectura: 5 minutos
Shares

Al hilo de este estupendo artículo de Borja Ventura en Yorokobu sobre a dónde quiere llegar Twitter, me gustaría reflexionar un poco en voz alta sobre el futuro de las redes sociales, que creo que tiene un nombre propio: Facebook. La red social de Mark Zuckerberg ha vuelto a estar en las noticias estos días por la multimillonaria donación (o no, hay discrepancias sobre eso) de su fundador. El mero hecho que que un chico con pinta de haberse escapado de un casting de ‘Big Bang Theory’ haya podido hacerse indecentemente rico gracias a su criatura nos da una pista clara. Podemos afirmar sin ningún lugar a dudas que Facebook ha ganado la partida. Y podemos ir más allá diciendo que es bastante obvio que no podemos concebir el futuro de las redes sociales, al menos a medio plazo, sin la compañía californiana.

El futuro de las redes sociales y Facebook: del amor a la generalización, pasando por el odio

Hubo un tiempo, hace unos años, en los que molaba estar en una o varias redes sociales. Era casi un símbolo de estatus social. Si tenías perfil en Facebook es que eras un usuario avanzado de Internet, y si lo tenías en Twitter eras un ‘early adopter’. Se hablaba de la “moda” de las redes sociales. Sí, niños, niñas y desmemoriados/as: hubo un tiempo en el que estar en Facebook era cool

Después llegó el auge de Twitter, y con él surgieron muchos intentos de desbancar a Facebook de su trono. Primero se dijo que el futuro de las redes sociales pasaba necesariamente por Twitter, después hubo quien quiso atribuir ese futuro a Quora (¿alguien se acuerda de Quora?) y sucesivamente a Pinterest, Instagram…y bueno, ejem, algún loco que llegó a creerse lo de Google+.

Intentos que, salvo el mencionado de Google+ (y así les ha ido) no eran en realidad competidores directos para Facebook, sino más bien redes complementarias, como ha acabado siéndolo Twitter. Pero ya se sabe que ser popular te crea enemigos, y más aún en el mundo de la tecnología, donde una de las normas es “copia a tu enemigo y luego di que tu idea es original y novedosa”.

Fueron muchas las voces que, al calor del rápido crecimiento de redes como Twitter o Pinterest, decían que Facebook estaba acabado y que el futuro de las redes sociales estaba en redes de nicho, que la red de Zuckerberg no respetaba la privacidad, que era aburrida, que las redes generalistas no iban a mantener la atención de la gente durante mucho tiempo… y se volvieron a equivocar. Hoy nadie en su sano juicio pretende competir con Facebook en su propio terreno.

Sí es cierto que tras la etapa de entusiasmo inicial, mucha gente se decepcionó con Facebook. Subieron las tasas de abandono, dejó de ser una red de moda (lo que molaba en su lugar era Instagram/Pinterest/Twitter/Snapchat -táchese lo que no proceda-) pero aún así la cantidad de usuarios no dejaba de crecer.

Hoy la tasa de usuarios de Facebook oscila entre el 80% y el 90% de los usuarios de Internet en la mayoría de países en los que tiene presencia (88% en España, datos de 2014). Y con 1.500 millones de usuarios activos en 2015, Facebook aún tiene margen para crecer. Brasil, China o Rusia son países en los que el margen de crecimiento es muy alto. Y la penetración de Internet, promocionada por el propio Zuckerberg, en los países menos desarrollados conlleva la adopción de Facebook de manera casi automática. Es decir, tratando de prever el futuro de las redes sociales, Facebook aún no ha alcanzado su techo a nivel mundial, por lo que no es atrevido decir que podría alcanzar e incluso sobrepasar los 2.000 millones de usuarios en un plazo no muy largo de tiempo.

El futuro de las redes sociales pasa por Facebook sí o sí

Facebo0ok ha conseguido varios objetivos que ninguna otra red social está en condiciones de soñar a día de hoy: Una adecuada monetización, con ingresos crecientes cada año, una generalización de su uso como la principal herramienta de comunicación entre personas en internet, y algo fundamental: una enorme capacidad de difusión de mensajes publicitarios. Tanto, que está empezando a hacer pupa a Adwords, el sistema de Google que ha sido hasta ahora el rey único e indiscutible de la publicidad online. Y todo con un sistema de publicidad que aún está por evolucionar.

La clave del éxito de una red social no está (o mejor dicho, no está solamente) en el número de usuarios que tenga, ya que éstos no pagan por utilizarla. El número de usuarios permite generar masa crítica para los sistemas publicitarios. Y Facebook reina como red social en todos los rangos de edad y  nichos socioeconómicos.

Es decir, que Facebook tiene mucho que ofrecer a los anunciantes en lo referido a segmentación, capacidad de difusión e interacción con los usuarios. El resultado: más de 12.000 millones de dólares de ingresos en 2014, y una tasa de crecimiento interanual que supera el 40% en los tres primeros trimestres de 2015. Además, un dato clave: Facebook ingresa más que nadie en términos de ingresos/usuario, algo básico para medir la capacidad de monetización de una red social.  Una vez más, los datos avalan que el futuro de las redes sociales pasa por Facebook. Probablemente no como única red, algo que ya sucede, pero sí como la principal.

En la actualidad, pasados los vaivenes de amor y odio, Facebook se ha hecho un hueco en nuestras vidas y ya forma parte del paisaje de internet tanto como Google. En Google buscas cosas, en Facebook  compartes cosas. Cierto que el 80% son chorradas como pianos, pero Zuckerberg sólo llega (hasta ahora) a poner el canal y fijar las reglas. El contenido que compartas es cosa tuya.

El futuro de las redes sociales y la búsqueda de la rentabilidad

Probablemente nacerán y morirán redes sociales de nicho. No sabemos bien qué pasará con (o quién acabará comprando a) Twitter, que está en serios aprietos para encontrar el camino de la rentabilidad. Sea como sea, el futuro de las redes sociales se definirá a partir de lo que es Facebook hoy. La red de Zuckerberg ha sabido evolucionar y adaptarse como ninguna otra a los cambios y demandas de sus usuarios. Hacia dónde se moverá en el futuro es una incógnita, probablemente más condicionada por los usos que hagan los propios usuarios que por los deseos del propio Facebook. Pero, sin ninguna duda, estará en el futuro de las redes sociales a corto y medio plazo.

¡Mantente al día!

Recibe los mejores contenidos de marketing digital y comercio electrónico en tu email.

Acepto recibir comunicaciones comerciales perfiladas conforme a la política de privacidad de Iniciativas Virtuales.

Escribir comentario