Facebooktwitterlinkedin

La activación eficaz de la base de datos de los clientes es una de las cuestiones más importantes para cualquier departamento de marketing. Cualquier empresa quiere tener una gran base de datos de clientes, pero sobre todo quiere que estos clientes sean activos, compren y sean fieles a la marca. Es decir que sean un verdadero motor de ventas. 

Para conseguirlo, debemos planificar muy bien la estrategia de marketing para conseguir captar, fidelizar, relacionarse con los clientes de forma diferente. Y esto es lo que nos explica Splio en su cómic, a través de la historia de Emma (clienta) y Laura (CRM Manager). Con este cómic descubrirás cómo construir esta relación con el cliente y cómo puede ayudarte tu programa de fidelidad en tu estrategia de marketing

¡Quiero ver el comic!

3 aprendizajes que sacarás del cómic de Splio

1. Captación 

Cuando un cliente entra a tu tienda por primera vez, es un momento fantástico que no se puede desperdiciar. Debemos aprovechar el programa de fidelidad como gran incentivo para la captación de nuevos clientes.

En el proceso de captación, debemos poner la tecnología al servicio de la adquisición de nuevos clientes, como por ejemplo utilizando códigos QR en tiendas para el que proceso de alta sea muy sencillo. Además, la adquisición debe ser respetuosa con las personas, invitándolas a vivir una experiencia de cliente atractiva y que fideliza desde la primera interacción. 

2. Fidelización

Una vez hemos llamado la atención del cliente y le tenemos identificado, es el momento de empezar a construir nuestra relación. La fidelidad se basa en el conocimiento y el reconocimiento del cliente, y para ello debemos poner la tecnología al servicio de una experiencia de fidelidad más humana, interactiva y duradera para todos.

Combinando un programa de fidelidad transaccional y relacional para involucrar a clientes y prospects podremos construir una relación duradera. Al final, el objetivo es activar y dinamizar la base de datos para aumentar el valor de cada cliente y transformarlo en un cliente VIP o embajador. 

3. Relación

La relación con el cliente es un proceso que nunca termina. No solo debemos estar atentos a aquellos clientes que pierden el interés en nuestra marca, sino que también debemos focalizarnos en conseguir que los clientes fieles sigan siéndolo y aumenten su sentimiento de pertenencia. La mejor manera de lograr este objetivo es apelar a la emoción, optando por tener pequeños detalles con ellos, cuidar la relación con el cliente pidiendo su opinión e invitarlos a recomendar la marca. Si consigues que un cliente sea embajador y recomendador de tu marca, no solo aumentas su fidelidad, sino que también mejora tu visibilidad y les conviertes en palancas de nuevas ventas. 

¡Quiero ver el comic!

 

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram