Facebooktwitterlinkedin

Las compras online realizadas a través de las redes sociales se incrementaron y consolidaron a nivel mundial durante la pandemia. Se calcula que 6 de cada 10 internautas compran online al menos una vez por semana y se espera que esta tendencia crezca a un ritmo del 31,4% anual hasta alcanzar los 500.000 millones de euros gastados para 2027. 

Los datos se desprenden de la encuesta Global Consumer Survey Report 2021 realizada por la empresa Astound Commerce a un millar de consumidores en Norteamérica, Europa (incluida España) y Oriente Medio.  Según Daniel Carnerero, responsable de Astound para España y Portugal, las redes sociales se convirtieron en el escaparate inevitable para seguir conectando con los consumidores durante los meses de confinamiento: «En 2020 estuvieron conectados una media diaria de 2 horas y 23 minutos solo en redes, lo que representa más de un tercio del total de su tiempo en Internet”, asegura.  

Google lidera como herramienta de búsqueda

Aunque los compradores ya desean volver a espacios sociales, incluidas las tiendas físicas, el comercio electrónico no da señales de ralentizarse. El informe revela que el 61% de los consumidores a escala global compran online al  menos una vez a la semana, cifra que se dispara hasta el 74% en el caso de los británicos.

Google sigue siendo el vehículo principal de búsqueda de productos, mientras que Amazon tiene un 50% de las búsquedas dentro de su plataforma gracias a los compradores funcionales (aquellos que ven las compras como algo funcional más que emocional). “Esto reitera el control exagerado del mercado por parte de los gigantes tecnológicos y que, si no estás en ellos, es difícil competir en el mercado actual”, apunta Carnerero.  

Facebook lidera como canal de venta

Debido probablemente a su madurez y familiaridad, Facebook sigue siendo la principal red social para las compras, en especial para las generaciones de más edad y para el sexo masculino. Por otro lado, la Generación Z (los nacidos entre 1997 y 2003) elige Instagram por su mayor atractivo visual y el público femenino también suele seguir a los influencers a través de este canal.

Más allá de la plataforma elegida, se calcula que más de 3.500 millones de personas usan de manera activa las redes sociales, con un crecimiento en torno al 10% anual. Aunque tradicionalmente el canal social se ha visto relegado como lugar para descubrir productos y marcas, la convergencia de contenido y comercio ha convertido a estos espacios en lugares perfectos para la venta. «De hecho, casi un 25% de los consumidores a escala global afirma que comprará a través de una red social más a menudo en la próxima temporada festiva comparada con 2020”, resalta Carnerero.  

Las redes sociales buscan mejorar la experiencia de las marcas

Al calor del aumento en las  interacciones sociales el pasado año, muchas de las principales plataformas (Facebook, Instagram, Pinterest, Snapchat y TikTok) han acelerado sus actividades alrededor del comercio electrónico a través de distintas implementaciones, adquisiciones y asociaciones, con la idea de facilitar a las marcas sus operaciones comerciales.  

En este contexto es fácil de entender la aceleración en el número de marcas que ven las redes no como meros instrumentos para descubrir novedades sino más bien como una extensión de la experiencia integral de marca y, por lo tanto, buscan monetizar la actividad. Recientemente, Instagram lanzó una característica llamada Drops que permite a las empresas destacar y generar tracción sobre productos nuevos y ediciones limitadas.  

Una de las principales cuestiones relacionadas con la compra en las plataformas es la facilidad a la hora de comprar. Al estar logueado y tener, en muchos casos, medios de pago asociados en su dispositivo móvil, el proceso de compra del cliente se efectúa de  manera inmediata y sencilla, eliminado una de las barreras principales de la compra on-line. Con este objetivo, TikTok está  integrando funcionalidades de compra en su app que hacen más fluida la experiencia del consumidor.  

Según palabras de Daniel Carnerero: “A pesar de que lo peor de la pandemia ya pasó, nos ha quedado la sensación de que el tiempo fuera de casa está mejor invertido en socializarse y vivir experiencias, dejando muchas compras en el canal online. El retail no desaparece ni  mucho menos, pero es verdad que ha perdido mucho más de lo que en un primer momento se pensó”.

Sobre la encuesta de consumo de Astound Commerce  

El estudio se basa en las respuestas de 1.000 consumidores en las regiones de América del Norte (Canadá y EE UU); Europa (Alemania, Italia, España y Reino Unido) y Oriente  Medio (Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos).  

Los datos se segmentan por país, edad y género para proporcionar información adicional sobre el entorno  cambiante de consumo. Astound Commerce analiza los hábitos de compra en el entorno de la pandemia y el significado que tiene para las marcas de cara a la temporada alta de 2021.

Foto: Unsplash.

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram