Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

¿Está todo en orden para que tu eCommerce pueda procesar sus transacciones online en territorio europeo? Según nuevos datos de TBS, el 80% de las empresas en España incumple con este tipo de obligaciones, estipuladas en la normativa SEPA.

Qué es la normativa SEPA

La normativa SEPA es una ley aplicada a distintas empresas en Europa, que establece que todas las operaciones en euros realizadas entre los países participantes quedan sujetas a un conjunto de reglas y condiciones homogéneas. Esta normativa de la Unión Europea incluye las operaciones realizadas a través de portales eCommerce, por ejemplo, con el fin de que sean procesadas con facilidad, rapidez, seguridad y eficiencia.

SEPA (Single Euro Payments Area, o Área de pagos simplificados en euros) también es el nombre o denominación de la zona en la que ciudadanos, empresas y otros agentes económicos pueden hacer y recibir pagos en euros, con las mismas condiciones básicas, derechos y obligaciones, y ello con independencia de su ubicación y de que esos pagos impliquen o no procesos transfronterizos.

En teoría, éste es un paso hacia una plena integración económica y monetaria en Europa en materia de comercio (incluido el comercio electrónico), que beneficia tanto a consumidores, como empresas, administraciones públicas y demás usuarios.

España, a la cola en la normativa de la Unión Europea sobre pagos

TBS ha indicado la mayoría de las empresas españolas están incumpliendo la normativa de la Unión Europea, especialmente en los referente a la obligación de contar con el documento obligatorio que recoge los datos de facturación de los mismos, dónde ellos estipulan la información y autorizaciones por escrito para poder domiciliar los pagos de sus respectivas cuentas.

A la luz de este estudio, parece evidente que son muchas las empresas en España que se han centrado en adaptar su sistema contable a esta normativa de la Unión Europea, pero no han hecho esfuerzo alguno por cumplir con dicho mandato.

Cabe señalar que esto es algo crítico para dichas empresas, pues si no cumplen en alinearse con la normativa SEPA, sus clientes dispondrán de un plazo de 13 meses para devolver los recibos de sus compras ejercidas con anterioridad, con el libre derecho de alegar devoluciones ya que el trámite de cobro no es correcto al no disponer de la autorización debidamente firmada. El plazo para poder adaptarse a esta normativa de la Unión Europea termina en febrero de 2016.

A qué países se extiende la normativa SEPA

El territorio que abarca la zona SEPA (y que por ende, obliga al cumplimiento de la normativa SEPA) para la creación de un mercado único de pagos en euros, comprende 34 países: los 28 países miembros de la UE, así como Islandia, Liechtenstein, Mónaco, Noruega, San Marino y Suiza.

Shares