5 ejemplos de crowdfunding para entender qué es y cómo funciona

El crowdfunding puede ser una muy buena opción si no tienes los fondos suficientes para comenzar con tu proyecto. Estos son algunos casos de éxito.
Qué es el crowdfunding
1 de abril, de 2024
Copiar enlace

El crowdfunding ha surgido como una herramienta para financiar proyectos de manera colectiva, es decir, que se basa en la colaboración de individuos a través de pequeñas aportaciones.

En palabras más sencillas, el crowdfunding es un modelo en el cual personas de una red colaboran para proporcionar fondos o recursos para proyectos diversos. El proceso de crowdfunding implica la publicación del proyecto en una plataforma especializada durante un período determinado en el que se promociona el mismo a través de estrategias de marketing digital.

Al finalizar el plazo, si se alcanza la meta de financiación , se procede a la entrega de fondos al emprendedor, y los inversores reciben sus recompensas según lo acordado. En caso contrario, los fondos son reembolsados a los financiadores para garantizar seguridad en el proceso.

Tipos de crowdfunding

Existen diferentes modelos de crowdfunding, cada una adaptándose de si se trata de proyectos dirigidos a startups innovadoras hasta causas benéficas. Cada uno de los tipos tiene sus propias características y sus beneficios:

  • Donación: En este modelo, los participantes realizan aportaciones desinteresadas para respaldar una causa o proyecto específico. No esperan recibir nada a cambio más que la satisfacción de contribuir al éxito del proyecto y el impacto positivo que puede generar.
  • Recompensa: Los financiadores en este modelo reciben productos o servicios relacionados con el proyecto en el que invierten. Esta forma de crowdfunding permite a los contribuyentes participar activamente en el desarrollo del proyecto mientras reciben beneficios tangibles que pueden incluir desde productos exclusivos hasta acceso anticipado a servicios.
  • Inversión: Aquí, los inversores adquieren una participación en la empresa o proyecto en el que invierten. Esta participación les otorga derechos sobre los futuros rendimientos financieros del proyecto, ofreciendo la posibilidad de obtener ganancias a largo plazo a medida que el proyecto crece y tiene éxito.
  • Préstamo: Los inversores proporcionan financiamiento en forma de préstamo al proyecto. A cambio, esperan recibir intereses y la devolución del capital inicial en un período de tiempo acordado. Este modelo ofrece a los inversores una forma de generar ingresos pasivos a través de los intereses generados por sus préstamos.

Plataformas para hacer crowdfunding

En el mundo del Internet podemos encontrar opciones para cualquier cosa, por lo que lo mejor va a ser buscar aquello que nos traiga mayores beneficios. Sin embargo, siempre existen plataformas más populares que otras, sea por antigüedad o reputación. En esta ocasión te exponemos tres opciones de crowdfunding:

  1. Kickstarter: Es considerada como la plataforma líder en crowdfunding para proyectos creativos. Operando bajo un modelo de recompensas, los contribuyentes reciben incentivos exclusivos por su apoyo, lo que fomenta la participación y el éxito de las campañas. Kickstarter opera bajo un modelo de «todo o nada», donde los fondos solo se desembolsan si se alcanza el objetivo de financiamiento inicial.
  2. Patreon: De seguro has oído hablar de esta plataforma al disfrutar de los vídeos de tus creadores de contenido favoritos. Su modelo se centra en suscripciones mensuales, por lo que es usada por youtubers, podcasters e ilustradores. Le permite a los seguidores apoyar a sus creadores favoritos a cambio de beneficios exclusivos como contenido que no se publicó en redes sociales.
  3. GoFundMe: Se especializa en la recaudación de fondos para causas individuales, benéficas y comunitarias. Ofreciendo una exención de comisión para campañas personales y sin fines de lucro, GoFundMe facilita la recaudación de fondos para necesidades personales, desde emergencias médicas hasta eventos comunitarios.

5 ejemplos de crowdfunding

1. Tropicfeel

Tropicfeel utilizó el crowdfunding como una estrategia desde un principio. En 2018 su fundador Alberto Espinós lanzó su primer producto: unas zapatillas diseñadas exclusivamente para viajeros, que vendió por medio de la plataforma de crowdfunding Kickstarter. En solo 50 días, se vendieron un total de 35.000 pares de zapatillas, un logro que le abrió las puertas al ecosistema inversor y rondas de financiación, en las que se ha apoyado para que su empresa crezca. 

Su campaña se dividió en dos fases, la primera en Kickstarter y, la segunda, en Indiegogo. En la primera ronda llegaron a conseguir un total de 2,1 millones de € en tan sólo 50 días. Tras su paso a Indiegogo, lograron reunir más de 3 millones de euros para continuar con su expansión. Tal y como nos decía Espinós en una entrevista «tras las primeras 24 horas teníamos claro que el sueño de convertirnos en el zapato del millón de dólares era posible. Pocas campañas consiguen generar el engagement que generó nuestra campaña y nuestro vídeo».

Además, también utilizaron este formato para financiar el desarrollo de nuevos productos, como su mochila Shell. A través de plataformas como Kickstarter e Indiegogo, establecieron metas de recaudación modestas, pero rápidamente superaron las expectativas, alcanzando cifras significativas en poco tiempo. Finalmente, con la campaña terminada, la mochila Shell de Tropicfeel recaudó 1,9 millones de euros.

La respuesta positiva del público demostró la demanda y el interés en sus productos, lo que les permitió no solo financiar el proyecto, sino también generar un impulso considerable para su marca.

2. Pompeii

La marca de zapatillas Pompeii experimentó un aumento notable en su popularidad en los últimos años, respaldada por estrategias de marketing innovadoras, incluido el uso del crowdfunding. La empresa se vio afectada por el robo de un ordenador en una de sus tiendas, lo que los llevó a lanzar una campaña de crowdfunding solicitando un euro a cada cliente para comprar uno nuevo. Aunque la iniciativa inicialmente generó entusiasmo, pronto recibió críticas y fue retirada de las redes sociales y del sitio web de la empresa.

3. Hawkers

Hawkers utilizó el crowfunding como una estrategia de marketing para aumentar su visibilidad y dirigir más tráfico a su sitio web, en lugar de buscar financiación real, ya que en ese momento no la necesitaban. Este enfoque les permitió dar a conocer su marca a una audiencia más amplia, ya que querían llegar a Estados Unidos y aumentar su reconocimiento en el mercado.

4. Saye Brand (anteriormente Wado)

Saye Brand, una marca de zapatillas unisex inspiradas en los años 80, se destacó en la plataforma de crowdfunding Kickstarter como la empresa de moda española más financiada. Su compromiso con la sostenibilidad y la producción ética atrajo a mecenas de 75 países, permitiendo a la marca recaudar más de 360.000 euros.

5. Wetaca

Wetaca, una empresa española dedicada a ofrecer menús saludables preparados por chefs profesionales, optó por el crowdfunding en la plataforma Crowdcube para financiar su expansión y aumentar su capacidad productiva. En solo dos semanas, recaudó más de 600.000 euros, lo que le permitió expandir sus instalaciones y mejorar su capacidad productiva.

Foto: GPT4

 

Publicado por

Content Creator en Marketing4eCommerce
Creadora, redactora y revisora de contenidos, tanto en la web en español como en la web en inglés de Marketing4eCommerce.

Suscríbete a M4C

Únete a nuestro canal de Whatsapp

¡Todo lo que necesitas saber!

Apúntate a nuestra newsletter y recibe gratis en tu correo nuestros mejores artículos sobre eCommerce y marketing digital.