Tiempo de lectura: 2 minutos
Shares

Con un nombre, un logotipo y unos productos que podrían haber salido perfectamente de una película de Almodóvar, Dolores Promesas se ha ido haciendo un hueco en el sector de la moda española en base a unos productos claramente diferenciables por su espíritu optimista y la omnipresencia de unos cuantos diseños reconocibles. En la actualidad cuenta con una red de tiendas físicas que distribuyen sus prendas y complementos por toda España y, desde hace poco, también cuenta con una curiosa tienda online.

Dolores, Promesas… Y algunas carencias

La tienda online de de Dolores Promesas destaca por un diseño cuidado, que hace justicia a los rasgos diferenciales que le han ayudado a popularizar sus productos.  Colores claros, fuentes sencillas, fondos atractivos… Sin embargo, y por mucho que sus fans aplaudan su apariencia, lo cierto es que este eCommerce cuenta con algunas carencias que lastran su valoración

Por ejemplo, Dolores Promesas no explicita en ningún lugar el coste de sus envíos, ni el límite a partir del cual éstos son gratuitos. El cliente tendrá que recorrer un arduo camino con su carrito de la compra para que, en la última etapa del proceso, los gastos de “transporte” aparezcan reflejados en la pantalla. Sin saber todavía cuál es el límite de su gratuidad, el precio del envío de pedidos es de 4€, con una demora de cuatro días en su entrega.

Tampoco Dolores Promesas ofrece a sus clientes la posibilidad de contratar una modalidad de envío más rápida, ni de recibir el pedido en un punto de recogida o en una de sus tiendas.  Por otra parte, la diversidad en las formas de pago también brilla por su ausencia, con la tarjeta como único soporte válido para realizar el pedido.

En todo caso, lo cierto es que hay más cosas que se echan de menos en este eCommerce: filtros y sistemas de ordenación que permitan navegar más fácilmente por su catálogo, mayores descripciones para unas fichas de producto un tanto escuetas, alguna posibilidad de contacto rápido al margen del formulario y el correo electrónico, una sección de FAQ’s... Incluso la posibilidad de echarse atrás durante el proceso de compra es poco evidente, teniendo que desandar el camino comiendo a marchas forzadas las migas de pan que aparecen en la parte superior derecha de la pantalla.

Shares