Tiempo de lectura: 2 minutos
Shares

La cadena de supermercados DIA se hizo famosa en los años 90 por popularizar las tarjetas descuento entre los compradores españoles, que descubrieron cómo podían obtener interesantes ofertas en los productos de su compra habitual bajo la forma de extensos (y a veces inacabables) tickets llenos de porcentajes. Con este atractivo modelo de negocio, Distribuidora Internacional de Alimentación S.A. comenzó pronto a crecer, hasta alcanzar los actuales 7.000 puntos de venta en seis países de tres continentes distintos. Y ahora, además, se lanza a la conquista del eCommerce español.

El Grupo DIA, ¿de Madrid al cielo?

El año pasado, el Grupo DIA comenzó a experimentar con el comercio electrónico dando la posibilidad de comprar sus productos vía online en la Comunidad de Madrid. Al mismo tiempo, llevó a cabo la apertura de un eCommerce de ventas flash a nivel nacional, Oportunidades DIA, con atractivas ofertas, limitadas en el tiempo, en toda clase de productos . El banco de pruebas madrileño ha debido dar buen resultado, porque ahora DIA planea abrir su tienda online para todo el territorio español.

Una decisión firme

Según las declaraciones de Ana María Llopis, presidenta no ejecutiva del Grupo DIA, la decisión de apostar por el eCommerce es firme: “estamos en un punto de no retorno en la transformación digital (…) Las empresas deben cambiar continuamente y tienen que saber adaptarse al entorno digital

A pesar de que el comercio electrónico de alimentación no es precisamente el principal protagonista de la eCommercesfera española, los responsables de DIA entienden que tiene un evidente potencial de crecimiento, especialmente si se le compara con la situación existente en países vecinos. El ajuste de las capacidades logísticas de la empresa a las características de los clientes, tanto en rapidez como en precio, parece un aspecto clave a la hora de abordar este ambicioso proyecto.

De todas formas, la apuesta de DIA por el eCommerce no parece que vaya a provocar una pérdida de foco respecto de su principal fuente de ingresos. “Nuestro modelo de supermercado urbano y rural tiene que disponer de lo virtual y de lo físico, teniendo claro que lo fundamental es conocer a nuestro cliente, no sólo al virtual”, aseguró Llopis.

¡Mantente al día!

Recibe los mejores contenidos de marketing digital y comercio electrónico en tu email.

Acepto recibir comunicaciones comerciales perfiladas conforme a la política de privacidad de Iniciativas Virtuales.

Escribir comentario