Tiempo de lectura: 2 minutos
Shares

Conocer de dónde vienen las visitas y los usuarios es clave para saber dónde y cómo actuar en la estrategia de Inbound Marketing por ello las analíticas son las grandes aliadas, pero dentro de estas se encuentran visitas desconocidas o lo que se denomina tráfico Dark Social.

Estas visitas de origen indeterminado forman parte de los paneles de las plataformas de analíticas como parte del tráfico directo, pero no se corresponden literalmente con él.  La imposibilidad de medir estas visitas es el principal reto de los planes de marketing online ya que bloquean las posibilidades de conocer en detalle el customer journey que lleva al usuario a la página web.

De hecho, un estudio de la plataforma publicitaria RadiumOne afirma que el 82% de los contenidos compartidos a través del móvil entrarían en el tráfico Dark Social.

Qué es el Dark Social

El Dark Social son las visitas de las que se desconoce cómo han llegado a una página y que, por tanto, no se detallan en la analítica web. Normalmente ante los datos de plataformas como Google Analytics se considera que el tráfico directo es aquel recibido a través de quienes han accedido escribiendo directamente la url de la web en el navegador, pero en realidad incluye también el tráfico Dark Social.

Dentro de él pueden encontrarse los accesos realizados a través de páginas guardadas en favoritos o de links dentro de documentos. En este último caso, si ese documento es enviado por la empresa cabe la posibilidad de incluir un enlace acortado previamente en cualquier plataforma destinada a ello y que, desde esa plataforma, se realice el seguimiento y la medición de los clics a ese enlace.

La importancia de identificar el origen del tráfico en tu estrategia online

Parte de este tráfico invisible (o imposible de seguir en la actualidad) procede de recomendaciones que un usuario ha podido hacer a otro enviándole un enlace a través de un email o a través de un chat de cualquier app de mensajería instantánea como WhatsApp o Line; al ser enviado por el usuario este enlace no contiene ningún dato de seguimiento. Por ejemplo, cuando se crea una campaña de email marketing el trackeo de la misma es un paso imprescindible y por ello se incluyen enlaces que permitan realizar ese seguimiento.

Es decir, cuando el usuario accede a través de esa llamada a la acción la empresa puede saber a través de qué correo en concreto ha llegado a la web. Esta posibilidad se rompe en los enlaces enviados entre usuarios generando el tráfico Dark Social

Foto: Shutterstock

Shares