Facebooktwitterlinkedin

Mucho se ha hablado sobre las consecuencias que presentó el pasado año en la economía global, con una paralización casi total de muchos sectores. Sin embargo, en el el panorama digital, 2020 significó un impulso sin precedentes, generando una gran ola de digitalización y desarrollo para los negocios digitales.

Por supuesto, con los cambios en el ecosistema digital, ha llegado un nuevo tipo de consumidor que llevaba años formándose, pero que hoy día se ha consolidado. Hablamos del consumidor 3.0, un usuario adaptado completamente al entorno digital con nuevas exigencias y características específicas que demandan una constante mejora de la industria digital.

A quién llamamos consumidor 3.0

Cada día nos encontramos con nuevas funciones, nuevos dispositivos y aplicaciones que se incorporan orgánicamente a nuestro día a día. Estamos en una época donde tenemos el mundo con solo desbloquear el móvil y donde incluso podemos poseer un tweet.

Como producto de estos avances e innovaciones, surge este nuevo tipo de consumidor, uno al que podríamos considerar totalmente nativo del ambiente digital. Estos nuevos usuarios han evolucionado presentando una serie de características que le distinguen de los anteriores, veamos cuáles son.

Qué sea digital, eficaz y rápido

A causa de la crisis global, las compras online cobraron gran importancia y la imposibilidad de salir de casa dio pie a una demanda increíble en este sector, así como en el de entregas. Así, el consumidor 3.0 creó un hábito sobre este método de compra y, ahora que las cosas  se normalizan un poco, prefiere mantenerlo. De aquí el auge de negocios online en todo tipo de sectores, como hemos visto con la venta de productos frescos y Amazon Fresh, o las recientes transformaciones digitales de gigantes de la distribución física como Leroy Merlin.

De la misma manera los productos y servicios digitales cuentan con una premisa: ofrecer comodidad y rapidez, conceptos que el consumidor ha internalizado. Al punto que se han vuelto una exigencia por su parte; ahora las tiendas en línea deben optar por ser más rápidas, eficientes y brindar al consumidor una experiencia de compra única.

Esto ha llevado a incorporar nuevos modelos de atención como la asesoría por videollamada en tiendas físicas. También ha dado a pie a nuevos modelos de venta de la mano del creciente social marketing, donde las redes sociales cumplen como vitrinas, y los influencers como los vendedores.

Control, flexibilidad y seguridad sobre los pagos

Hemos visto cómo el consumidor 3.0 es más exigente sobre los productos y servicios que busca adquirir. Algo que también sucede en el momento de realizar pagos. Al adaptarse a este nuevo ambiente completamente digital, los consumidores buscan mantener control sobre sus transacciones en línea. Pudiendo decidir cómo y con qué van a pagar.

Esto ha sido un campo abierto para el desarrollo de las carteras electrónicas y las plataformas de pago, tanto así que se han vuelto una estrategia disruptiva en el ámbito del marketing digital. De la misma forma, los usuarios de estos métodos y plataformas exigen también mayor seguridad y garantía de que sus datos están siendo resguardados. Es vital contar con un método de pago seguro como Instant Credit que cumpla con todas las garantías legales en cuanto a transparencia y seguridad, de confianza para el comprador y para el comercio.

Omnipresente e informado

Como comentábamos, esta nueva era en la que nos encontramos y donde surge el consumidor 3.0, se encuentra marcada fuertemente por el móvil y las redes sociales. Ambos han tomado gran protagonismo en las nuevas estrategias de negocio, estableciendo una conexión más directa con los usuarios, lo que permite a los nuevos consumidores estar siempre presentes y a tan solo un clic o una imagen de realizar una compra.

Finalmente, el crecimiento del eCommerce se traduce en un catálogo más amplio para los consumidores, invitándoles a ser más conscientes a la hora de comprar. Es decir, ahora los consumidores tienen la facilidad de ver mayor variedad de precios y experiencias relacionadas con el producto que buscan.

Además de que por el hábito de comprar en línea, también es más conscientes sobre los procesos de envíos, devolución, etc. Aspectos que, en conjunto, le permiten crear un criterio más agudo al momento de realizar compras, razón de más para que las tiendas busquen continuar mejorando sus servicios.

Imagen: Depositphotos

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram