Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

Los préstamos gratis son uno de los servicios financieros que más llaman la atención. Aparte del interés que genera todo lo gratis, en este caso el riesgo de la entidad financiera es mayor de lo habitual. Si pruebas un producto gratis y no te gusta, la empresa pierde el coste de facturación que suele ser sensiblemente más bajo que el precio de venta, pero con los préstamos gratis, la entidad arriesga bastante, por lo que muchos sospechan que no son trigo limpio. Aquí te explicamos en qué se basa su estrategia de marketing.

Confianza

El primer factor clave para que una empresa ofrezca un primer préstamo gratis es la confianza que genera en el cliente potencial. Los préstamos son uno de esos servicios en los que el consumidor suele invertir tiempo para informarse. Por eso, ofrecer un servicio gratis da un buen impulso a su incertidumbre. Al fin y al cabo no tiene nada que perder.

Con esto, las entidades financieras buscan fidelizar un cliente para futuras ocasiones. Por lo general, una persona que pide un préstamo de cantidades pequeñas hoy, es muy probable que vuelva a hacerlo dentro de unos meses, ya que su equilibrio financiero es un tanto precario.

Realmente gratis

El sector financiero está muy regulado y no se puede publicitar algo que no es real. Por tanto, los préstamos gratis, son simplemente gratis y no tienen comisiones ocultas. Las únicas comisiones que se pueden aplicar son las que se generan debido a los impagos o si se hace uso de otros servicios como una extensión del plazo. Pero no hay necesidad de hacerlo. Simplemente devolviendo el dinero dentro del plazo el consumidor habrá obtenido un préstamo y habrá devuelto exactamente lo mismo que le dieron al principio.

Versatilidad a la hora de promocionarlos

Este tipo de servicio permite hacer una buena variedad de promociones diferentes. Desde banners en publicaciones online, hasta artículos patrocinados, el hecho de que sean gratis hace que el público objetivo pueda ser más amplio y que los contenidos que se generan puedan ser de diferentes temas.

Por ejemplo, es habitual que los contenidos no se centren solo en el servicio en sí, sino que aporten información sobre temas potencialmente relacionados: ahorro, consumo, viajes, reparaciones, urgencias, etc. Esto es posible gracias al atractivo de la propia palabra gratis, que permite que las conversiones sean igualmente aceptables aunque el público objetivo no sea tan específico. Por supuesto, también se invierte en SEO y en publicidad SEM.

Lo importante: Una experiencia libre de problemas

Un factor clave para que este tipo de promoción tenga éxito y el cliente realmente repita haciendo que la misma merezca la pena, es que la experiencia del cliente no incluya problemas. Por eso, las empresas que ofrecen préstamos gratis suelen ser las mismas que evitan el papeleo en las solicitudes y que reducen los requisitos de concesión lo máximo posible.

Si tras haber conseguido un cliente interesado, al final se rechaza su solicitud, todo el esfuerzo de promoción habrá sido en vano. En consecuencia, son créditos de cantidades bajas que permitan a las entidades soportar un gran riesgo. Si es gratis, nadie espera un préstamo de miles de euros, pero sí que espera que todo vaya rápido, sea fácil y no genere costes extra.

 

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram

Escribir comentario

¡Mantente al día!

Recibe los mejores contenidos de marketing digital y comercio electrónico en tu email.

Acepto recibir comunicaciones comerciales perfiladas conforme a la política de privacidad de Iniciativas Virtuales.