Facebooktwitterlinkedin

Se acerca uno de los momentos más importantes del año para el comercio, especialmente para el eCommerce. Los últimos meses del año, desde hace algún tiempo, se han convertido en piezas fundamentales para cualquier tienda online. Este periodo destaca principalmente por la campaña de Navidad, pero también por otras fechas previas. 

Desde hace unas semanas, compañías de todo el mundo están organizando su estrategia para maximizar sus beneficios de cara a dos de las jornadas más importante a nivel de ventas: el Black Friday y el Cyber Monday. Estas fechas son clave en el calendario, donde la demanda crece exponencialmente, por lo que cuidar el stock se convierte también en una máxima. 

Esta tendencia no es nueva. La pandemia de Covid-19 ya impulsó el crecimiento de los eCommerce en 2020. Así, la ‘Encuesta Anual de Black Friday y Navidad 2020’ realizada por Adigital y Confianza Online señalaba que el 70% de los eCommerce españoles esperaba un aumento de la facturación para el Black Friday 2020. Teniendo en cuenta que la fiebre por el comercio electrónico sigue en auge, es de esperar que la facturación online también aumente en el Black Friday 2021.

crear un eCommerce sostenible y eficaz

«Encuesta Anual de Black Friday y Navidad 2020»

3 consejos para mejorar la logística de tu eCommerce durante la campaña de Black Friday

Sin embargo, una mayor demanda de artículos implica también una mayor tasa de devoluciones, lo que para muchos comercios online puede traducirse en un auténtico quebradero de cabeza. Desde la patronal de logística UNO afirman que la tasa de devolución media puede aumentar hasta el 35,5% en épocas con picos de ofertas y ventas como Black Friday, Navidad o el día de Reyes, lo que supone un crecimiento de entre el 5 y el 10% respecto al resto del año.

Es en estos días donde se remarca aún más la importancia de tener un buen servicio logístico dentro de la rama de comercio electrónico de las empresas. No solo para garantizar que las devoluciones en eCommerce sean rápidas y lleguen con exactitud al almacén, sino para evitar o reducir al máximo el posible impacto medioambiental que supone este proceso. Y es que, desde la perspectiva de la sostenibilidad, comprar diez artículos a diez comercios distintos y devolverlos todos se traduce en el doble de trayectos para transportar los productos y en el doble de emisiones contaminantes.

1. Optimizar el servicio logístico

Por ello, es más que necesario que las empresas que quieren maximizar sus ventas durante el Black Friday optimicen su logística de envíos para evitar en la medida de lo posible las devoluciones. Precisamente, la mayor parte de las devoluciones en este tipo de épocas se dan en el sector de la moda y calzado por el simple hecho de que los productos adquiridos no son de la talla adecuada para el cliente. Como en Internet no es posible probarse la ropa y el calzado antes de comprarlo, como sí se puede hacer en las tiendas físicas, es importante que en la ficha de cada producto se incluya una guía de tallas para que el cliente pueda orientarse y escoger la que mejor se adapte.

Pero muchas veces no se puede evitar que el cliente no se sienta satisfecho con el producto, y acaba devolviéndolo, sobre todo si hablamos de artículos electrónicos o tecnológicos que sufren algún tipo de tara. En estos casos, es responsabilidad de la empresa reducir el impacto de la sostenibilidad que tendrá su logística inversa, pero hay que hacerlo de una manera en la que la comodidad del cliente no se vea afectada.

2. Trasladar varios paquetes en un mismo envío

Una buena forma de reducir el impacto medioambiental de los envíos es que, si un cliente compra varios productos a una misma empresa, todos ellos sean trasladados en el mismo envío y en el mismo paquete. De esta forma, si el cliente necesita devolver alguno o todos los productos, se le puede dar la opción de devolverlos en el mismo paquete. Así, se puede reducir en gran medida el número de trayectos necesarios para devolver todos los productos.

3. Facilitar el proceso de devolución y evitar el uso de transportes

Otra de las claves para crear un eCommerce sostenible es facilitar en la medida de lo posible el proceso de la devolución y, si se puede, evitar el uso de transportes. Por ello ya muchos comercios y grandes marcas ofrecen a los clientes la posibilidad de que sean ellos mismos los que acudan a las tiendas para hacer las devoluciones y escojan un producto nuevo. Esto, obviamente, no se puede hacer en el caso de los comercios puramente online, pero se puede facilitar el proceso si los almacenes, o las propias mensajerías, son las responsables de recoger las devoluciones.

Y es que, en estos días, es esencial encontrar una herramienta o servicio que facilite los procesos de logística eCommerce tanto a la empresa como a sus clientes, a la vez que se reduce el impacto de los envíos. En este sentido, y para evitar cualquier confusión que desemboque en más envíos y más impactos medioambientales, es imprescindible que el gestor de logística utilice un sistema que actualice las devoluciones en el stock en tiempo real.

Imagen: Depositphotos

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram