Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

El Internet of  Things (IoT) es actualmente como una especie de nebulosa. Hemos oído hablar de él, pero la mayoría de las personas lo hemos vivido poco. Sin embargo, en los próximos años estaremos rodeados de objetos inteligentes diseñados para gestionar información e interactuar con relativa independencia.

Internet of Things: coches del futuro, casas inteligentes y salud omnipresente

Por ejemplo, los automóviles del futuro serán capaces de darte información en tiempo real del tráfico para que evites los embotellamientos. ¡Adiós a la radio! Si eres un amante del deporte probablemente ya utilizas alguna aplicación en un dispositivo portable (wearable) que te informa tu práctica deportiva (kilómetros recorridos, calorías quemadas, tiempo de ejercicio…). Eso es IoT a nivel individual en el ámbito de la salud y el bienestar físico.

El concepto de “smart house” o casa inteligente ahora es accesible para ciertas élites. En algún momento la mayoría podremos monitorear desde la distancia nuestros hogares. Controlaremos la iluminación, la calefacción, el suministro de agua. Sabremos si nuestra mascota ha vuelto a crear un desastre sobre el sofá. Si la ropa en la secadora ya está lista para ser doblada. Tendrás sensores que te avisen en el trabajo cuando alguien ha violado una ventana para entrar en tu hogar o si las bombillas están a punto de caducar.

Todo este preámbulo necesario, es para darte una foto de lo que se avecina y cuáles son las implicaciones en nuestra vida cotidiana del IoT. ¿Cómo influirá en el marketing digital? Es algo que se viene cocinando…

Internet of Things modelando el marketing digital…(y a los humanos)

IoT permite una mayor proximidad entre el usuario y los productos de manera que el rol del marketing digital adquiere otro matiz. Menos venta dura y más información educativa que ayude a conocer el producto y aprovecharlo mejor. Por otro lado, los dispositivos tendrán acceso a información íntima. Probablemente se expanda la gestión de datos personales más allá del eCRM que conocemos hacia otros entornos en la nube más seguros.

IoT entrega más poder al usuario para que de forma fácil pueda gestionar su día a día. A cambio de la comodidad abrimos las puertas de nuestra intimidad y ofrecemos a las compañías materia prima para Big DataEl marketing debe estar listo para compartir o ceder ese poder, dejar a un lado la persecución de los consumidores.

Apenas estamos rascando la superficie de un cambio total y post-PC en el que todo estará conectado. Incluso nuestros organismos a través de microchips. Ya existen algunos pioneros en Estados Unidos que los llevan (RFID microchip). Son vigilados de tal forma que Gran Hermano se queda en pañales ante semejante invasión de la privacidad.

El marketing digital en un mundo hiperconectado y rodeados de objetos inteligentes será apenas una puerta de acceso a más información. ¡Adiós a los mensajes intrusivos y la publicidad tal y como la conocemos!

Shares