Facebooktwitterlinkedin

Si eres un negocio que conoce a sus clientes y lo que ellos buscan ¡Felicidades! Pero… ¿Conoces a tu competencia? Esto también es un factor sumamente importante puesto que te permite compararte con ellos y lo que hacen, un método que puede servirte para entender mejor tu mercado y crear mejores estrategias de marketing que te ayuden a captar un mayor número de clientes o consumidores. Para lograr esto existen los análisis de competencias, el cual evalúa las fortalezas y debilidades de tus competidores y las estrategias que usa.

Contar con un análisis de competencia permite poder evitar los errores que cometen otras empresas que se dirigen al mismo mercado que la nuestra y así poder ir un paso adelante. Además, ayuda a conformar una propuesta de valor única con la que podrás destacar entre otros proyectos dentro del mercado. Si bien un análisis competitivo no es una guía que se debe seguir ciegamente al pie de la letra, es algo que puede ayudarte de manera significativa a tomar las mejores decisiones para tu empresa.

Entre las ventajas que puede traerte contar con un análisis de competencia destaca el hecho de encontrar nuevos mercados, conocer lo que realmente quiere y necesita tu audiencia, entender las condiciones del mercado para planificarte mejor, identificar las tendencias, encontrar nuevos canales de marketing y ser capaz de reaccionar positiva o negativamente a productos y servicios. Con softwares como Semrush que permite analizar y comparar datos, puedes armar tu propio análisis de competencia fácilmente.

4 pasos a seguir para crear un análisis de competencia

Para lograr tener un análisis de competencia efectivo, es recomendable dividirlo en 4 partes. Cada una de ellas será una pieza fundamental en tu rompecabezas estratégico y se enfocará en una pieza clave para entender de qué manera se comporta tu competencia con la audiencia a la que quieres llegar.

1. Identifica tus competidores

No puedes comenzar a hacer un análisis si ni siquiera conoces quiénes son tus competidores principales. Puede que tu competencia no sea tan obvia, así que debes buscar quiénes son los que te frenan a un cliente opte por tus servicios.

Para poder identificar a tus competidores fuertes, puedes dirigirte a la herramienta de Semrush, Market Explorer. Allí deberás introducir el dominio de tu eCommerce y luego en el Cuadrante de Crecimiento podrás visualizar quiénes son tus competidores directos y dónde están posicionados. También tendrás la posibilidad de ver cuáles son los competidores orgánicos y tener a la mano una investigación de publicidad.

2. Analiza tus competidores

Una vez que conoces cuál es tu competencia, es momento de conocer más a fondo sobre ellos como la fecha de fundación de la empresa, el número de empleados, su volumen de negocios anual, la localización de todas sus oficinas y el número de clientes que maneja. Para obtener estos datos, debemos usar la herramienta de Análisis del tráfico de Semrush con la que podremos obtener una visión general de la historia del sitio web de cada uno de los competidores, una estadística de su tráfico y las localidades geográficas en las que son más populares.

Por otro lado, la herramienta de Publicidad te permitirá revisar sus anuncios de Google de descuentos y precios especiales, mientras que la herramienta Investigación de PLA te permite ver los anuncios de listados de productos utilizando filtros como tipo de producto, es decir, si colocas «sofá» podrás obtener un listado de todos los sofás.

3. Revisa tu información

Ya sacaste provecho de las herramientas a tu alcance para conocer toda la información de tus competidores que puede resultar útil, pero ahora es momento de revisar tu propia información.

Divide la información de tu proyecto en empresas, productos, precios, audiencia y marketing para ver qué es lo que estás haciendo, cuáles son tus resultados y compara esto frente a los datos que recabaste de tus competidores. Puedes ayudarte de esquemas y mapas mentales para tener una visión más clara de toda la información que estás manejando.

4. Compárate contigo mismo

Ahora que sabes cómo obtener los datos de tu competencia y has analizado a tu propia empresa, es momento de crear el hábito de revisar periódicamente tu crecimiento para tener un seguimiento de tu progreso. Hacer análisis comparativo es una inversión que te mostrará resultados a medio y largo plazo.

Prueba Semrush gratis

 

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram