Facebooktwitterlinkedin

Debido a la evolución del ecosistema actual la presencia digital es muy importante para cualquier tipo de empresa. Por esta razón contar con una página web ha pasado de ser una estrategia multiplataforma, a una necesidad para consolidar a las empresas dentro del ecosistema digital. 

Dicho esto, uno de los aspectos básicos de una página web es su dominio, es decir, el nombre único que le representa en internet. Toda web cuenta con una dirección IP, compuesta por una serie de dígitos, pero memorizar o acceder a través de esta combinación numérica no es muy práctico.

Por ello el dominio ofrece un medio más humanizado, que facilita el acceso a la web a través de un nombre. Así mismo este nombre, tiene otros factores como la extensión de dominio, a la que no suele darse mucha importancia. Sin embargo, esta puede aportar mucho para nuestro sitio web si entendemos sus diferentes tipos y funciones, por lo que hablaremos de ello a continuación.

Qué son las extensiones de dominio

Cuando hablamos de las extensiones de dominios nos referimos a las letras, o terminaciones que se encuentran después del punto final de la dirección de un sitio web. Estas extensiones ayudan a definir el sitio web, ya sea desde un punto de vista geográfico, o de acuerdo con la naturaleza del mismo. A grandes rasgos, podemos dividir las extensiones en los siguientes tres tipos:

Dominios genéricos

Estas son las extensiones a las que más estamos acostumbrados, ya que fueron las primeras creadas y determinan la naturaleza general de los sitios. Algunas de las extensiones de esta clase son: .com, .net y .org. De entre las tres, .com, es la más utilizada y refiere a las webs de índole comercial, .net refiere a la palabra network, o red en español, y estaba originalmente pensada para los sitios relacionados con la tecnología. Y finalmente .org, el cual está destinado a organizaciones.

Dominios territoriales

Este tipo de dominios son específicos para cada país y determinan la ubicación geográfica del sitio web, lo que ayuda a establecer una relación más directa con el mercado específico en el que se encuentre. Por lo general estas extensiones se presentan con las dos primeras letras del país, como .es para España, .it para Italia. O en el caso de Reino Unido con las dos primeras letras de cada palabra, es decir .UK.

Nuevos dominios

La ICANN, organización encargada de supervisar estos dominios, lanza periódicamente nuevas extensiones, con la intención de diversificar los nombres de dominio, y democratizar la visibilidad en internet a través de palabras claves. Estos proponen dominios más específicos y se dividen en tres grupos: de marca, de temas y sectores, y de ciudades. De tal manera entre estas extensiones podemos encontrar algunas tan concretas como .social, .tienda, .beauty o .apartments, entre otros. En cualquier caso, el 52% de los dominios a nivel mundial llevan el clásico .com.

Cuál es la extensión ideal para tu negocio

Cómo hemos visto cada una de las extensiones conlleva un concepto particular que ayuda a dar sentido al funcionamiento y la temática de cada página. Por tal razón es importante jugar con la variedad de extensiones que podemos encontrar, para así potenciar la presencia de nuestra web dentro de internet.

De igual forma, a manera básica las principales extensiones por las que debemos apostar son: .com, ya que nos ofrece una entrada global al ecosistema de internet, y un .es, .fr, .uk… es decir, una extensión territorial de país en el que nos encontremos, con lo que podremos construir una presencia más sólida en el mercado local. Por otro lado, también sería recomendable tener en la mira los nuevos dominios como alternativa al .com, ya que estos ayudarán en el posicionamiento y la visibilidad del sitio web.

Ahora bien, para un nuevo emprendimiento o un pequeño negocio, lo más adecuado es usar la estrategia que hemos mencionado. Utilizando el dominio más amplio (.com), para generar tráfico hacia el dominio más específico (.es), ya que la presencia local será clave para el desarrollo y crecimiento del negocio.

Asimismo, si por ejemplo habláramos de una cadena hotelera, lo más recomendable sería manejar dominios territoriales en los mercados donde se tenga una comunidad de clientes. De tal manera, se podrán crear campañas de marketing determinadas para cada mercado de manera concreta, impulsando su conversión. Así mismo, el uso de nuevos dominios, como .travel, pueden ayudar en el posicionamiento web, lo cual sería de gran ayuda en un mercado tan competitivo como este.

Finalmente, para las startups y empresas tecnológicas, las cuales son tendencia en el panorama actual, lo más recomendable es mantener el uso de la extensión .com. Esto, ya que el desarrollo de estas empresas suele darse de manera internacional y no localizada, por lo que es necesaria una mayor visibilidad. Y de igual forma, los nuevos dominios pueden ser claves para generar estrategias de marketing y posicionamiento, con opciones como .tech o .online, que permitirán resaltar las tendencias digitales y tecnológicas de la startup.

Por qué es recomendable registrar un dominio con diferentes extensiones

Las diferentes extensiones cumplen diferentes funciones, y ayudan a impulsar diferentes aspectos en el sitio web. Estos son como hemos comentado, ganar visibilidad tanto global como local, seccionar mercados e impulsar las estrategias de marketing y posicionamiento. Pero, fuera de estos aspectos principales también puede ofrecer otros beneficios para la empresa, como una mayor seguridad en internet.

Al contar con diferentes dominios registrados, será más difícil que algún tercero utilice el nombre de la marca para algún tipo de estafa, ya que no es posible generar sitios web que tengan el mismo dominio que otros. Igualmente, contar con mayor diversidad de extensiones permitirá penetrar en diferentes sectores, impulsando el desarrollo del negocio, algo crucial para las empresas en crecimiento.

Dicho esto, lo más recomendable es mantener diferentes extensiones, usando siempre uno de presencia global y otro local, para donde esté ubicada la empresa. Por otra parte, también se debe tener en cuenta otros dominios territoriales de acuerdo a los planes de expansión. Y también, alguno específico del sector, que contribuya al posicionamiento web gracias a su función de palabra clave.

Desde nuestra experiencia, creemos que a la hora de elegir un dominio, las empresas deben pensar en el futuro que esperan para su empresa, no limitarse a coger el primer nombre que les venga en mente” explica Xavier Idevik, Director de Marketing de DonDominio. “Si ya se tiene un nombre de marca establecido, deberían dar de alta como mínimo el dominio .com y el .es con ese nombre. Y pensando de cara al futuro, buscar nuevas extensiones de dominio que puedan dar más visibilidad a la marca, por ejemplo, si se es un bufete de abogados, registrar la marca con un dominio .abogado puede ayudar en las campañas de marketing” añade. 

Hoy en día existen cientos de extensiones de dominio, se pueden llegar a encontrar nombres muy creativos que ayudarán al negocio a crecer. En DonDominio, actualmente, podéis encontrar más de 800 extensiones diferentes, así podéis analizar cuál o cuáles son las más adecuadas para tu negocio online. 

 

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram

Escribir comentario

¡Mantente al día!