Facebooktwitterlinkedin

«Estrategia de hashtags en Instagram, vaya chorrada», pensarán muchos. «Lo que hay que hacer es meter los 30 hashtags que Instagram te permite poner en cada publicación, para que las vean la mayor cantidad de gente posible.  Cuantos más hashtags, mejor. Y a otra cosa». Ay, si fuera tan fácil todo…

Pero no lo es.  En realidad, hacer esto es una estupid un error tan grande como creerse que los productos light no engordan. Que se lo pregunten a los nutricionistas. Queridos amigos, queridas familias, hoy vamos a ver cómo cocinar una estrategia de hashtags en Instagram rica, rica y con fundamento. La ramita de perejil es opcional.

Si Arguiñano se la pone, nosotros no íbamos a ser menos

Algunos principios básicos de Instagram

Antes siquiera de calentar los fogones, tenemos que conocer los ingredientes. Lo que viene siendo saber algunas cosas básicas de Instagram para que tu receta no se convierta en uno de esos engrudos incomibles que a veces te sirven cuando alguien te invita a comer y encima tienes que ser cortés y decir «está bueno» mientras vas tanteando si llevas algún Almax encima. Vamos allá.

a) Instagram tiene un algoritmo

Y como todos los algoritmos que en el mundo ha habido, su composición exacta es secreta y cambia con muchísima frecuencia. Ese algoritmo es el que determina lo que verán o no verán tus seguidores de lo que publiques. Al igual que en Facebook, tus seguidores no ven todo lo que publicas, ni publicaciones, ni Stories ni Reels, sino lo que el algoritmo decide que vean. Y al algoritmo, como al algodón, no se le engaña.

b) Instagram es una plataforma publicitaria

Por tanto, su finalidad es que no sea fácil para un negocio conseguir muchos seguidores ni llegar a muchísima gente sin pagar por ello. Aunque no es el objeto de este artículo, si tu estrategia de Instagram no contempla inversión publicitaria lo tienes más difícil que pretender hacer una tarta de merengue en una tostadora.

c) Mejor calidad que cantidad

Si te pones ciego de bollos grasosos rellenos de crema pastelera, por mucho que sean una pura delicatessen creada por el mejor repostero del mundo, engordarás. Y si lo haces a diario probablemente morirás de diabetes, infarto o de las dos cosas. Si te comes ocasionalmente uno pequeñito, no te pasará nada.

No se trata de publicar 20 stories y 5 fotos diarias. Se trata de crear contenidos atractivos  que hagan que la gente detenga el scroll con el que están navegando por Instagram y vean lo que les quieres contar. Siempre se ha tratado de eso, de contenido de calidad, que sea capaz de generar interacciones, en esta red y en cualquiera. En el caso de Instagram ese contenido es visual.

d) Los hashtags no son un complemento o un adorno. Instagram es la paella de las redes sociales, porque está hecha de retales: las Stories son copia de Snapchat, los Reels de TikTok y los hashtags de Twitter, por poner algunos ejemplos. Al igual que en Twitter (qué digo al igual, bastante más) la función de los hashtags es etiquetar una publicación para que pueda verla gente que no nos sigue pero que sí sigue a ese hashtag o realiza una búsqueda. No es un «adorno» que le ponemos para quedar de guays ni una forma de escribir una frase muy larga sin espacios. Utilizar los hashtags correctamente es vital para que tu marca crezca en Instagram.

Señoras y señores, esto es Instagram

Ahora que ya tenemos claros los ingredientes, calentamos los fogones, preparamos las cazuelas y al lío.

Principios básicos de una estrategia de hashtags en Instagram

Hablamos de crear una estrategia. Estrategia=reflexión=trabajo=documento escrito. Si no eres la reencarnación de Einstein, no pretendas tener esta o cualquier otra estrategia en tu cabeza. Hasta los mejores chefs tienen que consultar las recetas más complicadas, y eso que las han escrito ellos. Vayamos por partes:

I. Decide qué tipo de estrategia de hashtags en Instagram vas a tener

Tienes dos alternativas: ir a por los hashtags más competidos y con mayor cantidad de publicaciones y seguidores (ejemplos: #moda, #bolsos, #tendencias #zapatos….) o usar una estrategia long tail.  Es decir, si vendes bolsos, usar cosas como #bolsos2021, #bolsosdecuero #bolsosrojos #bolsosdetela #bolsosartesanos, etc, etc. Sí, igualito que en las keywords para el SEO o la publicidad en Google. Obviamente, si no puedes competir con los grandes (Manolete, Manolete, si no sabes torear, pa’ qué te metes) porque la potencia de tu marca no te lo permite, tendrás que recurrir al long tail. Es más trabajo, pero te dará mejores resultados.

Estrategia long tail: la zona roja de los hashtags es la que más nos interesa

 

II. Estudia a tu competencia

A la que lo hace bien, claro. Si repiten continuamente hashtags, NO lo hacen bien. Mira qué hashtags utilizan, cómo lo hacen, cada cuánto los repiten, cuántas publicaciones hay en esos hashtags, qué es lo que se publica… Decide, en definitiva, cuáles son interesantes para tu propia estrategia de hashtags en Instagram y cópialos miserablemente y sin remordimiento. A esto del copieteo en marketing se le llama, muy finamente, «benchmarking». Que lo sepas.

III. Busca a los/las influencers (le he cogido el gusto a lo de los números romanos, qué cuqui)

Repite el paso anterior pero con influencers. Pero influencers contrastados/as, no de pacotilla, por favor.

¿Tú crees que con este peinado llegaré a influencer? – Calla y sonríe, Paco.

IV. Crea variaciones a partir de una palabra

En un indisimulado homenaje a Instagram, vamos a coger como ejemplo el hashtag #paella.

estrategia de hashtags en instagram

Como ves, el hashtag #paella tiene más de 3 millones de publicaciones. Habría que ver con qué frecuencia se publican imágenes ahí, pero si lo eliges para tu publicación probablemente no obtendrás mucha visibilidad, ya que difícilmente llegará a estar entre las destacadas y desaparecerá de las primeras posiciones de las más recientes muy deprisa.

Pero la propia Instagram nos ofrece ayuda, ya que nos muestra una lista de hashtags que contienen esa palabra, con menos publicaciones pero que pueden darte mucha más visibilidad. De esta lista yo me quedaría en primer lugar con #paellalovers, porque los valencianos somos muy nuestros con lo de que se llame paella valenciana a cualquier engendro, pero eso depende de ti. Y aunque parezca coña, no lo es, lo veremos luego en la lista de cosas que no debes hacer.

¿Hasta dónde llegar por abajo? Depende del tamaño del nicho de mercado al que quieras llegar. Un hashtag con 200 publicaciones en principio es una birria de hashtag pero ojo, puede serte muy útil si se trata de algo muy focalizado y que sabemos que tiene demanda. Dicho esto, un hashtag que a) tiene menos de 5.000 publicaciones y sobre todo b) tiene publicaciones muy poco frecuentes debería hacer que te lo pensaras 3 veces antes de usarlo. 

V. Crea grupos de hashtags y rótalos

Para evitar el shadowban, del que te hablaré luego, no deberías repetir un mismo hashtag en más de dos o tres publicaciones seguidas, y en cualquier caso,  suponiendo que publiques diariamente, no más de dos veces en la misma semana. Esto te obliga a la rotación.

Y ese es el motivo por el que no debes utilizar 30 hashtags en cada publicación, a no ser que tengas un ejército de CMs trabajando sólo para Instagram. Es prácticamente imposible que uses correctamente los hashtags si usas 30. Yo no pondría más allá de 5-7 en cada publicación, porque una sencilla aplicación de la teoría combinatoria que aprendimos en el instituto te hará ver que las posibilidades de meter la pata si usas 10, 20 o 30 hashtags son astronómicamente altas.

VI. Usa distintos tipos de hashtags

Hay muchos tipos, por lo que es conveniente que en tu estrategia de hashtags en Instagram no te centres solamente en los referidos al producto que vendes (porque no te limitas a publicar fotos de productos…. ¿verdad?). Aquí van algunos ejemplos/ideas:

  • Relacionados con el producto: #paellalovers, #paellavalenciana, #vivalapaella #paelleros #ilovepaella, #paellamadness, #instapaella #recetasconarroz…
  • De tendencias relacionadas con tu producto o donde este encaje: #realfood #foodie #foodlovers #comidareal #sinaditivos #comidacasera…
  • Geográficos: #valenciamola #vivavalencia #viscavalencia #valenciatrends… pero observarás que NO he puesto #valencia porque es de los que tienen demasiada demanda. Si tu negocio está en un sitio más pequeño, sí es una opción. Recuerda que también tienes la posibilidad (más que recomendable si tienes una tienda física) de geoetiquetar cada publicación con la ubicación a la que pertenece.
  • De buen rollo o con sentido del humor (ojo, siempre que lo tuyo encaje. Si vendes  ataúdes, como que no): #vivalavida #elveranomola #sentirsebien…
  • De actualidad: Estos dependen del momento, y hay que afinar bien para identificar cuándo surgen y cuánto duran. Para eso, seguir a las personas y marcas que crean tendencia es fundamental.

VII. Los hashtags no son eternos

Esto es obvio para los relacionados con la actualidad, pero no es tan obvio con los más neutros. Los hashtags no duran para siempre, tienen su momento y luego se abandonan, por eso es muy importante que verifiques la vigencia de los que estás usando, mirando cuándo se hizo la última publicación, qué y quién sigue publicando, etc.

VIII. ¿Crear tus propios hashtags? Con 1.000 seguidores no irás a ninguna parte

Crear un hashtag propio es súper molón y muy tentador, pero lo peor del mundo es que se trate de un hashtag en el que sólo publicas tú. Tienes que dominar muy bien Instagram y tener una masa crítica de seguidores dispuestos a seguirte (valga la redundancia) el juego. Por supuesto que los puedes animar con una promoción, un concurso o un sorteo para que lo usen, pero cuando se acabe la promo se acabará el hashtag. ¿De qué masa crítica hablamos? Es difícil decirlo, pero en mi opinión si no pasas de los 15.000 seguidores y/o tus publicaciones no tienen un alcance de 15.000 personas, ni lo intentes.

Algunas cosas que NO debes hacer

Además de las que ya te he dejado caer por el camino, aquí van algunas cosas más que te condenarán al infierno de Instagram si las haces:

  • Usar tu marca como hashtag. Me remito al punto VIII. Si no cumples esos requisitos, tu marca no tiene potencia como para que la gente se anime a publicar sus propias fotos incluyendo tu hashtag. Y si lo que pretendes es ganar visibilidad en las búsquedas en Instagram, para eso tu marca ya es tu nombre de usuario, ¿no?
  • Meterte en hashtags que no tienen nada que ver contigo. Ejemplo: #madridbarça si es un día de partido de ambos equipos. Vale, mucha gente estará usándolo y siguiéndolo, pero ¿realmente ese público va a hacer el más mínimo caso a la foto de tu paella? Otra cosa es que te pongas creativo y seas capaz de cocinar una paella con forma de campo de fútbol, pero procura pensártelo tres veces.
  • Usar hashtags chorras que nadie sigue. Uno está un poco harto de ver cosas como #cositasnuevas #nosencanta #nuevatemporada #lonuevodemodapepe y cosas así. Destiérralos, quémalos, mételos en un cofre, entiérralos bajo 2 metros de hormigón y tira la llave, pero NO los uses.
  • No hacer seguimiento. Las estadísticas, ahora llamadas insights (que le debió sonar súper molón a alguien) están para algo. Úsalas para verificar qué publicaciones funcionan mejor e identificar correlaciones con los hashtags que pusiste en ellas.
  • No verificar las publicaciones con un hashtag determinado. Un error en el que es fácil caer si usas aplicaciones para identificar hashtags relevantes en Instagram. No está mal que lo hagas, pero no uses jamás un hashtag, por inocente que parezca, sin verificar antes qué tipo de imágenes se están publicando ahí. Podrías llevarte sorpresas muy desagradables.

¿Cómo sé si mi estrategia de hashtags en Instagram es buena?

Aparte de lo obvio, que es que ganarás seguidores, interacción y alcance en tus publicaciones, las insights de cada publicación nos dan una pista fantástica, ya que nos dicen el origen de las impresiones (visualizaciones) de cada publicación. Si los tienes bien puestos (los hashtags) deberían ser, con mucho, la primera fuente de impresiones en tu publicación, tal y como se ve en la imagen de abajo:

insights de publicación de instagram

Si tu estrategia de hashtags es buena, la mayoría de las cuentas alcanzadas no deberían ser seguidores. Además, los hashtags deben ser la primera fuente de impresiones, con bastante diferencia sobre las demás.

Consejo: Dale unos días a la publicación antes de verificar las insights. En las primeras 24 horas es raro que los hashtags escalen a la primera posición como fuente de impresiones. Lo mejor es hacer una revisión pasados 7 días.

El infierno de Instagram tiene nombre: shadowban

El shadowban es el coco de Instagram.

Es el equivalente culinario a que se te corte la mayonesa repetidamente. Es importante decir que Instagram no reconoce oficialmente usar el shadowban, de hecho ha llegado a negar su existencia en alguna ocasión, pero sí reconoce que puede quitar prioridad o visibilidad a publicaciones y/o usuarios que hagan un uso inadecuado de Instagram. No obstante, la evidencia empírica, aunque no se le llame oficialmente «shadowban» es que Instagram sí aplica restricciones sin que el usuario lo sepa.

¿En qué consiste?

Es una restricción, normalmente temporal, que Instagram aplica a tus publicaciones de tal modo que no aparecen en casi ningún hashtag de los que utilizas, o directamente en ninguno. Es decir, que tus publicaciones sólo las verán la parte de tus seguidores a los que el algoritmo se las muestre. La gracia del asunto es que si te imponen un shadowban Instagram no te va a avisar de ello, simplemente lo notarás por una súbita caída en el alcance de tus publicaciones, los likes que obtienes, interacciones, etc.

Si no me avisan, ¿cómo puedo saber que efectivamente tengo un shadowban?

Fácil. Cuando vayas a mirar las insights de una publicación que tenga varios hashtags, verás que a) el % de cuentas que no te siguen es muy pequeño y b) Las impresiones con origen en los hashtags son muy pocas o directamente ni aparecen. Si eso antes no te pasaba y te empieza a pasar de un día para otro, tienes un shadowban.

¿Cuáles son las causas por las que me pueden imponer un shadowban?

Genéricamente, por violar esa parte que nadie se lee: los términos y condiciones de uso de Instagram. Puedes haber publicado contenido no permitido, seguido a demasiadas personas o dado demasiados likes en el mismo día, usado algún tipo de bot para automatizar publicaciones, haber comprado seguidores falsos… En lo que a la estrategia de hashtags en Instagram se refiere, es común que te caiga un shadowban si hay algún hashtag que usas continuamente en todas tus publicaciones, dado que eso es considerado spam por Instagram. Otro motivo más para no repetirlos machaconamente.

¿Y cómo se quita un shadowban?

Dado que Instagram no hace públicas las causas explícitas de shadowban, tampoco hay una regla fija para que te lo quiten, más allá de lo obvio: averiguar la causa y eliminarla. Una vez corregida la causa probable, deja descansar a tu cuenta de Instagram al menos 2-3 días y luego vuelve a publicar sin cometer el mismo error. Si con esto no se resuelve, puedes intentar contactar con la ayuda de Instagram, pero te aconsejo armarte de paciencia ya que pueden tardar mucho en responder… si es que lo hacen. Pero de nuevo el ensayo y error nos permite decir que es raro que un shadowban (o como quiera que lo llamen internamente en Instagram) sea permanente.

Para rematar, que esto me está quedando más largo que la receta del roscón de Reyes, el consejo de siempre con las redes sociales: trabajo, trabajo y trabajo. No hay atajos que valgan ni trucos mágicos. El buen contenido es el mejor ingrediente para que tu cuenta de Instagram sea digna del mejor gourmet.

Imágenes: Depositphotos

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram